Lo más visto

El primer presidente latino de EUA será salvadoreño

Así lo predice "Las Aventuras del Cipitío", el nuevo libro ilustrado—y bilingüe— de Randy Jurado Ertll y Billy Burgos.

Enlace copiado
El Cipitío detrás de un podio, en las sombras de Donald Trump.

El Cipitío detrás de un podio, en las sombras de Donald Trump.

Enlace copiado

A fines de los años setenta, agentes de inmigración irrumpieron en una de las maquiladoras de ropa que todavía se dan en el centro de Los Ángeles.

Para el dueño de la planta explotadora no hubo consecuencias. Los agentes, sin embargo, detuvieron a decenas de trabajadores, entre ellos una joven salvadoreña, madre de un niño de ocho meses.

La joven fue deportada a El Salvador, el cual estaba sumido en un ambiente de crisis política y social que daría paso a una guerra civil.

Fue así como Randy Jurado Ertll, autor de “Las Aventuras del Cipitío”, llegó a criarse en el departamento de Usulután y en San Salvador, a pesar de ser ciudadano estadounidense.

Travesía a través de tres fronteras
La guerra civil en El Salvador—parcialmente fundada por Estados Unidos—duró 12 años y cobró la vida de al menos 80,000 personas, incluyendo al tío de Jurado Ertll. Por ello, su madre decidió llevárselo nuevamente a Estados Unidos cuando él cumplió cinco años.

Antes de partir, Jurado Ertll le obsequió su colección de chibolas (canicas) a Albertito, su mejor amigo, con quien jugaba en la ciudad de Mejicanos. Ambos coincidieron en volver a jugar cuando Jurado Ertll regresara a El Salvador. Pero Albertito desapareció. Fue uno de miles de niños y niñas despojados de sus familias durante la guerra.

Al llegar a Estados Unidos, Jurado Ertll se instaló con su madre en el sur de Los Ángeles, donde batalló para aprender inglés y navegar la violencia entre pandillas. Mientras estudiaba en la escuela secundaria Foshay, Jurado Ertll se hizo amigo de Billy Burgos, un inmigrante beliceño. Esa amistad se mantuvo fuerte a pesar de los años y las distancias. Hoy día, varias décadas después de conocerse, Burgos es el ilustrador de su nuevo libro.

El artista Billy Burgos y el autor Randy Jurado Ertll. (Foto: Cortesía del autor.)

Basado en una de las leyendas más famosas de El Salvador, “Las Aventuras del Cipitío” narra la vida de un personaje que siempre tendrá diez años. Pero a diferencia al folklore salvadoreño, a este Cipitío no le toca hacer travesuras en los matorrales, sino cruzar tres fronteras hasta llegar a Estados Unidos, tal y como a cientos de miles de sus compatriotas.

Durante esa ardua travesía, el protagonista se conecta con sus orígenes indígenas, inspirado por los templos de los maya en Guatemala. También se asegura de rezar en la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, apuntando a la fe que une a tantos latinoamericanos, a pesar de ser resultado de la colonización española.

El Cipitío en la Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México. (Ilustración: Billy Burgos/ Suministrada)

Cuando finalmente logra llegar a su destino, el Cipitío se solidariza no solo con otros inmigrantes, sino con toda víctima de discriminación. Desarrolla una política que busca poner la educación, la atención médica y la justicia ambiental al alcance de todos—dentro y fuera de Estados Unidos. Es así como el Cipitió se convierte en el primer presidente latino del país.

Visibilizar a la comunidad centroamericana

A pesar de ser un libro ilustrado, “Las Aventuras del Cipitío” no se dirige únicamente a los niños, sino a todo lector que disfrute de textos acompañados por dibujos.

La meta de Jurado Ertll, también autor de “In The Struggle: Chronicles,” “Esperanza en tiempos de oscuridad: una experiencia salvadoreña americana” y otras obras, es visibilizar a la comunidad centroamericana.

“En este país, cuando la gente piensa en un salvadoreño, piensa en un pandillero. Y así ha sido desde que era niño. No existimos fuera de ese marco”, dijo el autor.

Es por ello que Jurado Ertll se ha dedicado no solo a escribir, sino a luchar para que los libros por y acerca de la población centroamericana sean adoptados en la bibliotecas y escuelas de Estados Unidos.

“La representación del centroamericano en la literatura importa no solo porque delimita cómo nos ven desde afuera, sino porque afecta cómo los centroamericanos se ven a sí mismos”, enfatizó.

 

Tags:

  • El Cipitío
  • Randy Jurado Ertll

Lee también

Comentarios