Estamos deportando a estas personas hacia sus muertes”

Esta representante de migrantes en Estados Unidos asegura que el ICE utiliza el miedo como táctica para propiciar detenciones.
Enlace copiado
Estamos deportando a estas personas hacia sus muertes”

Estamos deportando a estas personas hacia sus muertes”

Enlace copiado
A my Fischer es la directora política de RAICES (acrónimo en inglés del Centro de Educación y Servicios Legales para Refugiados y Migrantes), una ONG basada en Washington D. C. que ha asumido la representación legal de la mayoría de mujeres y niños indocumentados capturados a principios de año, cuyas detenciones fueron detenidas temporalmente el miércoles 6 de enero. En esta entrevista, Fischer denuncia las tácticas intimidatorias que, según los relatos de los migrantes a los que su organización representa, ha utilizado la Agencia de Migración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, en inglés) para detenerlos y enviarlos a la antesala de la deportación en Dilley, un centro de detención en Texas.

¿Qué pasó en el caso de los salvadoreños cuya deportación ha sido detenida temporalmente?

Pudimos reunirnos con las familias salvadoreñas gracias a la acción del consulado, que actuó muy bien. Logramos que esas familias vieran abogados antes de ser deportados y así pudimos parar las deportaciones de 12 familias capturadas. Es muy importante señalar que la razón por la que estas familias fueron arrestadas es porque la administración asegura que habían agotado todas las opciones legales, que se habían agotado las oportunidades de apelar, y que se les había notificado sobre sus órdenes finales de deportación, pero en realidad lo que vimos es que muchos miembros de estas familias tenían dispositivos electrónicos de localización, que habían estado reportándose regularmente con ICE. A pesar de que habían cumplido con la ley, muchos de ellos nunca tuvieron la oportunidad de ser asesorados para entender adecuadamente todas sus opciones legales.

¿El reclamo es, entonces, que a pesar de que había una orden final de deportación no se cumplió el debido proceso para llegar hasta ella?

Así es. El sistema de asilo en Estados Unidos es muy complicado. Lo que hemos oído de algunas mujeres que fueron detenidas en las redadas y a las que hemos representado es que ellas no sabían, por ejemplo, que tenían derecho a apelar; algunas, de hecho, no pudieron seguir todo el proceso de asilo porque no tuvieron representación adecuada o simplemente porque su abogado les dijo que no calificaba sin haber tenido la oportunidad de contar toda su historia.

¿Qué les han contado las familias sobre los procesos de captura? Ha habido en los medios denuncias de que ICE ha entrado en las casas de las personas sin tener una orden judicial o de que ha sacado a las personas de sus hogares con engaños.

No pudimos hablar con todas las personas que fueron detenidas en las redadas, y esto fue así porque ICE a propósito no nos dejó hacerlo. Algunas de las personas con las que sí hablamos nos dijeron que nunca vieron una orden judicial de allanamiento, que ICE entró a sus casas diciendo que estaban buscando a otra persona. En un caso miembros de una familia nos contaron que ICE les dijo que irían a una visita rutinaria (debido al proceso migratorio abierto contra ellos) y que regresarían a casa en unas horas, pero (en lugar de eso) los mandaron a Dilley. Sí, ICE ha utilizado una serie de tácticas para arrestar a estas personas. También ha habido mucho miedo en la comunidad, y muchos rumores; es algo que creo ICE ha hecho a propósito: sembrar miedo en la comunidad. Hay que entender que ICE siempre está buscando a las personas que son para ellos objetivos prioritarios de deportación, y siempre están ejecutando operativos. Hoy estamos hablando de una situación única en que ICE está apuntando a familias específicamente.

A la luz del memo que el secretario Jeh Johnson escribió en 2014 se supone que las prioridades de ICE no son las familias, sino las personas que representan peligro para la seguridad nacional; es algo en que la administración Obama siempre insiste. Sin embargo, al ver las estadísticas del año pasado queda claro que no hubo nadie deportado por ser una amenaza terrorista, por ejemplo. ¿Por qué están apuntando a familias ahora?

Creo que es escandaloso. Hace no mucho tiempo el presidente Obama dijo que iban a dar prioridad a criminales, no a familias, lo cual es de entrada una distinción problemática, porque sabemos que hay una tendencia a criminalizar a los migrantes. De cualquier manera estas acciones recientes están orientadas a detener a familias centroamericanas, no a criminales, a familias que no han hecho otra cosa que venir a este país en busca de asilo; para decirlo claro: estamos deportando a estas personas a situaciones de extrema violencia, a su muerte. Creo que la administración se resiste a reconocer el hecho de que hay una situación de extrema violencia en estos países del Triángulo Norte; es una jugada política: sembrar el miedo para evitar que la gente emigre a Estados Unidos. Sabemos que esta gente vino aquí sobre todo para escapar de una situación de violencia extrema; que buscan asilo. Y no es ilegal, bajo las leyes estadounidenses e internacionales, pedir asilo, eso no es un acto criminal ni ilegal.

Me puede decir algo sobre estas familias de Dilley a las que están deteniendo y deportando... Tienden a ser invisibles. ¿Quiénes son?

Algunas de las historias que estas personas cuentan son increíbles, es difícil de creer el tipo de violencia del que vienen huyendo. El valor de estas personas es impresionante. Muchos están huyendo de violencia de género, lo cual es una causa muy común entre quienes vienen aquí. Para muchos ha sido imposible buscar la protección de las policías en sus países, porque es común que esas policías sean cómplices de los criminales, o por miedo a que las pandillas se den cuenta de que están hablando con los policías. Estamos hablando de personas a las que les han matado familiares, de mujeres que han sido violadas, de niños que han sido amenazados por el simple hecho de ir a la escuela. Y vienen aquí buscando seguridad y nuestra respuesta es mandarlos a centros de detención, forzándolos a navegar un sistema legal complejo sin ofrecerles ninguna asistencia.

Y entiendo que para estas personas y familias tener representación legal adecuada marca una gran diferencia en el resultado final de los procesos de deportación.

Así es. Algo que he dicho una y otra vez es que la mejor forma de detener estas redadas es ofrecer representación legal adecuada a estas personas. Sabemos, por las historias que cuentan, por los mismos datos oficiales de los gobiernos de estos países sobre la violencia y la pobreza, que la mayoría de estas personas tiene una buena posibilidad de establecer que tienen miedo legítimo de regresar, que es parte esencial en el proceso de asilo. Si ellos (migrantes) pueden establecer ese miedo legítimo tienen más posibilidades de asilo. Y sí, tener representación aumenta las posibilidades exponencialmente.

Tags:

  • ice
  • deportaciones
  • migrantes
  • centroamericanos
  • obama
  • amy fischer

Lee también

Comentarios

Newsletter