Familia de salvadoreño ahogado en río Bravo aún espera repatriación

Un inmigrante procedente de El Salvador murió en México al tratar de cruzar a Estados Unidos (EUA) hace dos semanas.
Enlace copiado
Peligros. En el intento por llegar a territorio estadounidense, los migrantes –en su mayoría del Triángulo Norte de Centroamérica– cruzan las traicioneras aguas fronterizas del río Bravo (México-EUA).

Peligros. En el intento por llegar a territorio estadounidense, los migrantes –en su mayoría del Triángulo Norte de Centroamérica– cruzan las traicioneras aguas fronterizas del río Bravo (México-EUA).

Familia de salvadoreño ahogado en río Bravo aún espera repatriación

Familia de salvadoreño ahogado en río Bravo aún espera repatriación

Enlace copiado
En noviembre pasado, Érick Antonio Portillo Barillas decidió salir del municipio de San Rafael Cedros, en el departamento de Cuscatlán, huyendo de las amenazas a muerte que recibió de pandilleros de la zona.

El 27 de febrero murió ahogado en el río Bravo, en la frontera de México con Estados Unidos, en su segundo intento por alcanzar suelo estadounidense.

Dos semanas han pasado y la familia del migrante salvadoreño aún no ha podido darle sepultura. Un familiar contó por medio de una llamada telefónica que con muchos esfuerzos han logrado reunir una parte del costo total para repatriar el cadáver desde México, donde se encuentra.

Los familiares piden que sea el Gobierno de El Salvador, por medio de cancillería, o cualquier otra persona los que les ayuden a terminar de reunir el dinero que necesitan para repatriar los restos y poder darles sepultura.

“La incertidumbre es lo que nos está matando”, dijo José Alexánder, hermano gemelo de Érick.

Cancillería les ha enviado un presupuesto en el que se detalla que el costo de repatriar el cadáver ronda los $5,000.

También les informaron que es mucho más fácil repatriarlo si consiguen reunir todo ese dinero. Hasta el momento tampoco han tenido la confirmación legal de la identidad del cadáver.

A “Toño”, como le llamaban sus familiares, le gustaba trabajar y jugar fútbol. Su gemelo se siente acongojado por la pérdida de su hermano. Érick Antonio dejó en la orfandad a un hijo de dos años.

El traficante de personas con el que viajaba en el momento de su muerte no ha vuelto a contestar las llamadas de los familiares, quienes se enteraron por medio de una página de Facebook que da seguimiento a estos casos en la frontera México-Estados Unidos.

“Él era una persona muy trabajadora, tenía un empleo, tenía su familia. Le encantaba el fútbol. Comenzaron a surgir problemas y recibió amenazas de pandillas en la zona donde residía, por lo que emigró a Guatemala”, dijo José Aparicio, tío del fallecido.

“Yo no lo creía, porque sabía que él podía nadar bien”, dijo José Alexánder. Otro familiar relató que Érick huía de los agentes de Migración en la frontera mexicana y en su desesperación cayó a las traicioneras aguas del río Bravo, donde murió ahogado. “Sabía nadar, pero quizás estaba demasiado alto el río, quizás la corriente lo arrastró, esa es toda la información que tenemos”, manifestó su tío. Todo lo que tiene la familia ahora son los “quizás”, mientras esperan algún tipo de información de parte del consulado general de El Salvador en Monterrey.

“Nos sentimos mal porque quisiéramos poder trasladarlo. No veo nada claro, no me contestan en cancillería. No contesta la encargada de este caso y no sabemos qué pasa. Nosotros sabemos que es él, pero legalmente no nos han dado la confirmación y por eso no lo podemos traer”, dijo.

“No ha sido nada fácil. Nunca nos habíamos visto en una situación así. No es nada fácil. La mamá de él y el hijo están mal. Lo más difícil de todo es que no podemos ni siquiera traerlo para darle la sepultura como debería de ser”, lamentó su hermano gemelo.

“Es duro. Yo no hallo ni qué hacer ya. Es demasiado para soportar”, dijo, y relató que para él es difícil seguir adelante luego de haber compartido 27 años con Érick, con el que también eran compañeros de trabajo.

Tags:

  • inmigrante
  • méxico
  • río bravo

Lee también

Comentarios

Newsletter