Lo más visto

Más de Departamento 15

Familia espera repatriación de restos desde hace cuatro meses

Una madre y su nieto piden a autoridades agilizar trámites de repatriación para poder enterrar a una salvadoreña que falleció en el desierto de Arizona.
Enlace copiado
Peligro. Depende de la época del año. Las temperaturas en el desierto amenazan la vida de migrantes irregulares.

Peligro. Depende de la época del año. Las temperaturas en el desierto amenazan la vida de migrantes irregulares.

Familia espera repatriación de restos desde hace cuatro meses

Familia espera repatriación de restos desde hace cuatro meses

Enlace copiado
Consuelo Barrera lleva cuatro meses esperando la repatriación de los restos de su hija, que falleció en el trayecto bajo condiciones migratorias irregulares.

El 12 de octubre fue la última vez que María Clementina Barrera habló con su madre, Consuelo, en El Salvador, para decirle que se disponía a cruzar el desierto para llegar a su destino final: Estados Unidos.

Le había tomado alrededor de dos meses llegar hasta allí.

Ese día le dijo a su mamá que la llamaría de nuevo pronto y que si no lo hacía era porque “la había agarrado Migración”. Consuelo esperó confiada bajo esa promesa.

El 2 de noviembre, Migración de Estados Unidos se comunicó con Consuelo, pero fue para decirle que habían localizado el cadáver de su hija en el desierto. Le dijeron que había muerto el 15 de octubre.

Ella no lo creyó porque el traficante de personas que se llevó a su hija le había mentido. Fue hasta que la cancillería la contactó para identificar el cadáver cuando aceptó la realidad.

“Le llamé al coyote y me dijo que estaba presa. El 2 de noviembre me llama Migración y me dice que la habían encontrado muerta. El coyote no me decía que estaba muerta, él decía que estaba presa”, relata Consuelo a LA PRENSA GRÁFICA.

Fuera de las esperanzas que tenía, todo lo que quiere ahora es la oportunidad de enterrar a su familiar y tener un lugar donde pueda llorarle y llevarle flores.

“El dinero (para la repatriación) se pagó el 22 de diciembre. Hasta la fecha no se ha visto si me la van a mandar porque solo me dicen ‘la otra semana, la otra semana’, porque me dijeron la semana pasada que esta semana me la mandaban. Yo sigo esperando, y yo no veo resultados”, dice la mujer, originaria de Sensuntepeque, Cabañas.

“Nada más me dicen ‘paciencia’, pero mire la fecha que llevamos ya”, reclama.

“(Eso es) una cosa horrible. Usted no tiene idea de lo que se siente cuando le dicen que se murió su hija. Yo todavía no lo creía”, recuerda Consuelo sin sobresaltarse.

María era vendedora informal, al igual que su madre. Emigró para buscar una forma de prosperar y mandarle dinero a su familia. Tenía 34 años.

Era madre soltera de un niño de 14 años que todavía no se resigna a que no volverá a hablar con su mamá.

“Él no lo cree, piensa que son mentiras, que mientras no la vea no va a creer que está muerta”, cuenta Consuelo.

Hasta el momento la cancillería la ha ayudado a pagar los $4,500 de la repatriación de los restos, lo cual agradece, pero, más allá de eso, pide que “le manden” a su hija.

Pero para esto dice que ya no sabe “a quién recurrir” por ayuda.

“No es fácil perder a un hijo y saber que no tiene uno una tumba para llevarle flores”, narra. “Que me la manden; yo lo que quiero es enterrarla”, insiste.

Las altas temperaturas en Arizona se cobraron la vida de 11 inmigrantes en junio pasado. Este es uno de los peligros con los que se encuentran los migrantes irregulares en tránsito hacia Estados Unidos.

La Patrulla Fronteriza (CBP, en inglés) también advirtió el mes pasado sobre el peligro en el cruce del río Bravo, fronterizo con México.

Más de 15,000 familias de compatriotas han sido detenidas en la frontera desde octubre pasado, según la Patrulla.

Tags:

  • estados unidos
  • arizona
  • desierto
  • fallecida

Lee también

Comentarios