HRW: México no asesora en sus derechos a menores migrantes

Un informe de HRW dice que México ha fracasado en asesorar a los menores. México sostiene que informa “a todas las personas” de sus derechos.
Enlace copiado
Migración.  El problema de migración es especialmente grave en el sur de México, donde se produce la mayoría de detenciones de niños migrantes. Algunos menores son trasladados a refugios del Gobierno.

Migración. El problema de migración es especialmente grave en el sur de México, donde se produce la mayoría de detenciones de niños migrantes. Algunos menores son trasladados a refugios del Gobierno.

HRW: México no asesora en sus derechos a menores migrantes

HRW: México no asesora en sus derechos a menores migrantes

Enlace copiado
Menos del 1 % de los niños migrantes que llegan a México huyendo de la violencia logra ser reconocido como refugiado, porque las autoridades no los asesoran sobre su derecho a pedir asilo, señaló ayer el grupo Human Rights Watch (HRW).

El Instituto Nacional de Migración (INM) de México negó por completo las conclusiones del informe de HRW y dijo que sí provee a los menores de asesoría y de cuidados mientras están en suelo mexicano.

Sin embargo, el informe titulado “Puertas cerradas: el fracaso de México en la protección de niños refugiados y migrantes de América Central”, sostiene que desde que Estados Unidos presionó a México para ser más estricto con los migrantes. La cifra de menores detenidos en 2015 aumentó a más de 35,000, casi un 55 % más que en 2014 y 270 % más que en 2013.

En un comunicado y sin hacer mención al informe, la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior) y el INM señalaron que “sin excepción, a todas y todos se les informa sobre sus derechos”, además de brindarles atención médica, alojamiento, alimentación, comunicación con sus familiares, entre otros servicios.

La mayoría de niños que llega al país proviene de Honduras, Guatemala y El Salvador, y si bien una parte lo hace en busca de mejoras económicas, el informe asegura que la mitad sale de sus países escapando de la violencia de las pandillas y la delincuencia.

HRW entrevistó a 61 niños migrantes en México y solo uno dijo haber sido informado por las autoridades migratorias sobre su derecho a pedir refugio. A partir de sus propias entrevistas y las investigaciones de otros grupos de derechos humanos, el informe estima que al menos dos tercios de los niños detenidos no son asesorados sobre sus derechos.

El asesor jurídico de la División de Derechos del Niño de HRW, Michael Bochenek, dijo que aunque la ley mexicana proporciona todas las medidas de protección para los niños migrantes, “en realidad solo unos cuantos reciben asilo, lo que refleja que, a pesar de que los niños y adultos de América Central afrontan serias amenazas, el Gobierno no está tomando debidamente en consideración sus solicitudes”.

El documento señala también que los casos de los niños se investigan adecuadamente, que los agentes migratorios rara vez preguntan activamente a los niños cuáles son sus razones para salir de sus países, y que aquellos niños que solicitan condición de refugiados no son asesorados jurídicamente.

Al respecto, el INM sostuvo que a todos los menores de edad que llegan solos a México se les ofrece refugio, pero que tienen documentado que lo rechazan “porque su único propósito es llegar a los Estados Unidos o reencontrarse con sus parientes más cercanos debido a que en México no tendrían la oportunidad de hacerlo”.

Además, negó recibir cualquier tipo de financiamiento por parte de Estados Unidos para regular el paso de migrantes hacia ese país, como señala el informe que considera al “creciente apoyo financiero que el Gobierno de Estados Unidos ha concedido a México para que implemente un control migratorio más estricto” el principal factor del incremento de menores de edad que llegan al país.

“Desde el año 2013, el INM no recibe de ningún tipo de organismos o dependencias, nacionales o extranjeras, a través de programas o iniciativas, recursos económicos para la operación migratoria en México”, dice el comunicado.

HRW criticó que los niños sean detenidos en “condiciones carcelarias” en centros de migración y que incluso cuando son llevados a los centros para la niñez, no asisten a las escuelas locales, ni a los parques.

“A menos que necesiten atención médica especializada, permanecen dentro de las cuatro paredes del refugio las 24 horas del día, siete días a la semana, durante el tiempo que dure su estancia”, señaló.

“Si el interés es la aplicación de la ley, como es el caso, lo que implica arresto, detención y deportación, va claramente en interés de los funcionarios y agentes concretos hacerlo tan fácil como sea posible”, comentó Bochenek.

Sin embargo, HRW destacó algunas prácticas positivas de las autoridades mexicanas, como una rápida gestión a los niños que llegan solos a México para que sean alojados en los centros de desarrollo comunitario y el conocimiento de quienes los dirigen.

Lee también

Comentarios

Newsletter