Lo más visto

Inclusión financiera, el reto con receptores de remesas

Ejecutivo afirma que hay que trabajar por incluir las remesas en el sistema.
Enlace copiado
Enlace copiado
La afirmación de que la mayor parte de las remesas familiares que recibe El Salvador va al consumo es relativizada por el presidente de Banco Agrícola, Rafael Barraza.

A su juicio, muchos estudios incluyen en consumo el dinero producto de remesas que los receptores destinan a educación, alimentación y salud.

“Esa parte no es consumo en términos económicos, pero de todas maneras una parte importante se va a consumo, a las necesidades básicas porque la pobreza en que viven las familias receptoras de remesas todavía es muy importante”, sostuvo.

Barraza opinó que la mayor parte de salvadoreños que envían remesas está incluida en el sistema financiero. Por el contrario, hay trabajo que hacer para que sus familiares en El Salvador sean parte de este.

“Resulta que la remesa familiar promedio ($400) es más alta que el salario mínimo de El Salvador. En el caso del Banco Agrícola, el 65 % de los que reciben una remesa no tiene una cuenta bancaria”, reveló.

El ejecutivo cree que ayudar a esas personas a que abran cuentas permitirá que no saquen todo el dinero que reciben y puedan ahorrar para emergencias u otras necesidades.

A eso habrá que sumar la posibilidad de que los receptores de remesas también sean sujetos de créditos para inversión y vivienda, siempre vinculando a la familia que recibe y envía.

Lee también

Comentarios