Inmigrantes vuelven a demandar a Trump por el fin del TPS

Los acusados en el caso son Trump, la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen y la subsecretaria Elaine Duke, quienes son los actores principales en poner fin al TPS de varios países.  
Enlace copiado
Esta es la tercera querella a favor del TPS.

Esta es la tercera querella a favor del TPS.

Enlace copiado

Inmigrantes haitianos demandaron al presidente Donald Trump y funcionarios de Seguridad Nacional, alegando que una decisión de poner fin al programa que les permitía vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos luego de los desastres naturales en su país natal obedeció a motivos racistas.


La demanda presentada el jueves en el tribunal federal de Nueva York se suma a otras en el país contra la decisión del gobierno de poner fin al estatus de protección temporaria (TPS, por sus siglas en inglés) que beneficia a personas oriundas de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

La demanda detalla los perjuicios que sufriría la comunidad haitiano-estadounidense si unos 60.000 haitianos estuvieran sujetos a deportación.

Entre los demandantes se encuentra Haiti Liberté, un semanario publicado en Nueva York donde un periodista beneficiado con el estatus protegido podría verse obligado a regresar.

En Miami, el Movimiento Red de Acción Familiar debió canalizar recursos de sus servicios centrales tales como educación para adultos y atención de salud para ayudar a haitianos que temen la deportación. También podría perder a varios activistas, dice la demanda.

Seis de los demandantes podrían ser separados de sus hijos nacidos en Estados Unidos, y otro que padece parálisis cerebral perdería su seguro médico si se lo separa de su hermano, que es ciudadano estadounidense, añade.

Según la demanda, agentes de Seguridad Nacional violaron sus protocolos al determinar si podían renovar las protecciones otorgadas a inmigrantes haitianos después de un terremoto devastador en el país caribeño en 2010.

Esos beneficios fueron prolongados reiteradamente hasta que el gobierno de Trump anunció en noviembre que los haitianos tenían plazo hasta julio de 2019 para regresar a su país.

Los acusados en el caso son Trump, la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen y la subsecretaria Elaine Duke.

En lugar de analizar la situación en Haití, con una epidemia de cólera y la destrucción provocada por el huracán Matthew en 2016, los agentes de Seguridad Nacional se atuvieron a los estereotipos de los negros e inmigrantes que cometen crímenes y viven de la asistencia pública, según la demanda.

Esta cita las declaraciones de Trump sobre los inmigrantes durante la campaña electoral e informes de que el presidente dijo que los miles de haitianos que llegaron en 2017 “todos tienen SIDA”, además del lenguaje vulgar con el que cuestionó por qué llegaban inmigrantes de Haití y países africanos en lugar de Noruega. Trump lo ha negado.

La vocera de Seguridad Nacional. Katie Waldman, dijo en un correo el miércoles que el departamento no hace declaraciones sobre litigios pendientes.

 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter