Lo más visto

Jefa de Seguridad Nacional: “Vamos a proteger nuestras fronteras y nuestra soberanía”

Salvadoreño que viajó en la caravana logró tramitar antes una visa humanitaria.
Enlace copiado
Jefa de Seguridad Nacional: “Vamos a proteger nuestras fronteras y nuestra soberanía”

Jefa de Seguridad Nacional: “Vamos a proteger nuestras fronteras y nuestra soberanía”

Enlace copiado

La titular o secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, Kristjen Nielsen, envió un mensaje contundente a los migrantes centroamericanos que viajan en la caravana: “Si usted entra a nuestro país de manera ilegal, (entonces) usted ha violado la ley y será remitido a la fiscalía”. 
 

Nielsen dejó claro que los migrantes de la caravana no son bienvenidos, pues existe la posibilidad de que haya criminales entre ellos. “Vamos a proteger nuestras fronteras y nuestra soberanía”, destacó, citada en un comunicado de DHS.
En esa caravana viaja un salvadoreño que huyó porque las pandillas lo acosaban, lo extorsionaban hasta comprometer su salario y amenazaron con dañar a su familia. 

Jaime, de quien no daremos más detalles por su seguridad,  prestaba seguridad a un camión repartidor de productos de primera necesidad. Cuando el automotor tenía que viajar al interior del país o a colonias en San Salvador, casi siempre tenían que pagar una especie de peaje para poder entrar al lugar y entregar los productos sin problemas.
La primera vez que él y sus compañeros de trabajo pagaron la extorsión, entregaron su DUI a los pandilleros en la entrada de la colonia y estos anotaron los datos de quienes iban en el vehículo.

“A los meses de esto, ya me estaban esperando en la colonia donde vivía con mi mamá y ya unos familiares de ellos (pandilleros) habían llegado a la casa de mi mamá para meterme miedo y pedir que pagar más renta”, remarca Jaime.
Pagó varias veces la renta que le exigían los pandilleros para transitar por la colonia donde residía, pero su salario no le permitía entregar el dinero con regularidad.  El acoso empeoró y fue que decidió era emprender el camino hacia Estados Unidos sin decirle a nadie.  Su madre supo de la decisión por un periodista que le llamó por teléfono para avisarle que su hijo está con bien en México, casi cuatro meses después desde que lo vieron por última vez.

En México lo detuvieron. Lo llevaron a un centro de detención donde inició el proceso para solicitar la visa humanitaria y, además de eso, se unió a la caravana. Si no logra llegar a la frontera, o si su solicitud de asilo es negada, Jaime ha pensado en quedarse y establecerse en México. 

Lee también

Comentarios