Lo más visto

Más de Departamento 15

Juez EUA negó asilo a un joven amenazado por las pandillas

Solo el 2 % de los casos de asilo presentados en Setwart Lumpkin fueron aprobados, cifra que convierte a esta corte en una de las más difíciles del país.
Enlace copiado
Capturados.  Seis jóvenes, dos de ellos salvadoreños, formaban parte de los NC6, inmigrantes residentes en Carolina del Norte detenidos.

Capturados. Seis jóvenes, dos de ellos salvadoreños, formaban parte de los NC6, inmigrantes residentes en Carolina del Norte detenidos.

Juez EUA negó asilo a un joven amenazado por las pandillas

Juez EUA negó asilo a un joven amenazado por las pandillas

Enlace copiado
Un juez estadounidense negó el asilo a un joven salvadoreño detenido en Carolina del Norte a inicios de 2016 y que asegura que llegó a Estados Unidos cuando era menor de edad, tras recibir amenazas de la pandilla MS-13 en su país, informó ayer la organización United We Stand.

Tras casi un año detenido, un juez de Stewart Lumpkin negó a Santos Geovanny Padilla Guzmán, de 19 años, la petición de asilo, según confirmaron a Efe portavoces de la organización que asiste a la familia en el proceso legal.

“Stewart es una de las peores cortes para aprobar casos de asilo. Además, después de las acciones ejecutivas anunciadas por el presidente (Donald) Trump, la situación se ha puesto más delicada”, dijo Byron Martínez, de United We Stand.

El activista señaló que a pesar del golpe anímico la familia se mantiene con esperanzas, ya que el juez, quien dio a conocer su decisión el pasado viernes, otorgó al joven la oportunidad de apelar el caso, lo cual buscarán hacer en el estado de Virginia.

“Cuando Santos entró a Estados Unidos era menor de edad y su caso correspondía ser escuchado en Virginia, lo que no pasó porque USCIS (Servicio de Ciudadanía e Inmigración) lo entrevistó en Atlanta (Georgia) cuando ya era mayor de edad”, mencionó Martínez.

Santos Padilla es el único de los jóvenes centroamericanos del grupo conocido como NC6, que permanece detenido a causa de su estatus migratorio.

Fue arrestado el 19 de febrero de 2016 a las afueras de un complejo de apartamentos en la ciudad de Raleigh, capital de Carolina del Norte por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) cuando se dirigía a su trabajo.

“Abandonó su país luego de recibir amenazas de la pandilla MS-13 y ser testigo del crimen de su primo y un amigo. Si Santos regresa a El Salvador es su sentencia de muerte”, afirmó Martínez.

El año pasado, días después de que Santos fue detenido, su hermana dijo durante una vigilia realizada en la iglesia Metodista de Plains United, que su hermano fue acosado por los pandilleros.

“Él vino a este país a luchar. Estuvo estudiando bachillerato y pensaba iniciar una carrera, pero la Mara Salvatrucha lo acosaba. Le pedía que se uniera a ellos. Mi hermano nunca hizo una denuncia por miedo”, expuso Mirna Padilla a las personas que estuvieron en la vigilia.

Coyuntura adversa

Originario de San Miguel, el indocumentado fue uno de los nueve jóvenes de Carolina del Norte arrestados entre enero y febrero de 2016, luego de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) intensificó los arrestos de jóvenes centroamericanos que llegaron a Estados Unidos para huir de la violencia de sus países.

Según publicó recientemente el Centro de Información de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Siracusa, Nueva York, solo el 2 % de los casos de asilo presentados en Lumpkin fueron aprobados, cifra que convierte a esta corte en una de las más difíciles del país para ganar un caso de este tipo.

La semana pasada, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó dos órdenes ejecutivas relativas a la seguridad fronteriza e interna que buscan “acelerar la deportación” de aquellas personas cuyas pretensiones de permanecer en Estados Unidos “hayan sido rechazadas legalmente”, después de que se les impusieron “sanciones civiles o penales”.

Lee también

Comentarios