Lo más visto

Más de Departamento 15

La embajada salvadoreña que ignoró y obligó a exiliarse a Héctor Armando Quevedo en Filipinas

Según un reportaje del sitio de noticias Voz de la Diáspora, Héctor Armando Quevedo, un expolicía salvadoreño, sufrió un estado de abandono por parte de la Embajada de El Salvador en Japón, tras estar enfermo y sin dinero para resolver su situación migratoria en Filipinas. 

Enlace copiado
Foto de referencia

Foto de referencia

Enlace copiado

La complicada historia de Héctor Armando Quevedo, un expolicía salvadoreño, de 39 años, fue retomada por el sitio de noticias Voz de la Diáspora y retrata los duros momentos que este compatriota atravesó hace unos meses en Filipinas. 

Quevedo, según Voz de la Diáspora, arribó a Filipinas en 2016, tras terminar una misión con las Naciones Unidas en Timor Oriental, en el sudeste asiático. 

Desde entonces, vivió entre 2017 y este año un periodo difícil por no recibir la ayuda de la Embajada de El Salvador en Japón (encargada de apoyar a los salvadoreños en el sudeste asiático) cuando sufrió una enfermedad respiratoria que lo mantuvo ingresado por varios meses en Filipinas. 

En el extenso reportaje del portal estadounidense, Quevedo detalló que pidió ayuda varias veces por mensajes de WhatsApp a la embajada, presidida por Martha Lidia Zelayandía Cisneros, pero jamás recibió una respuesta positiva. Esto pese a que en un inicio le dijeron que le ayudarían por su condición vulnerable. 

Cortesía de Voz de la Diáspora
Foto: Voz de la Diáspora

Quevedo sostuvo que buscaba soporte para renovar su pasaporte y así también buscar apoyo económico, porque tras seis meses ingresado desde octubre de 2017, los gastos de hospitalización habían sobrepasado los $ 7,000. 

En sus aspiraciones, también buscaba regresar a El Salvador con dos hijos y su esposa, los tres de origen filipino, pero tampoco halló ayuda para esto. 

El reportaje destaca que, afortunadamente, el salvadoreño sobrevivió y logró salir del hospital luego de estar obligadamente varios meses en el nosocomio por no poder pagar la cuenta de hospitalización. 

El punto negativo fue, según relata Voz de la Diáspora, que su esposa fue detenida por estafa luego de que las autoridades filipinas detectaran irregularidades en un cheque que sirvió para pagar los gastos de su hospitalización. 

Quevedo debió enfrentarse a esta situación y la necesidad de regresar entonces a El Salvador con sus dos hijos. Sin embargo, por cuestiones migratorias tuvo muchas dificultades para ingresar a sus hijos al país y debió esperar un tiempo. 

Quienes los apoyaron en este proceso fueron ONG internacionales, las cuales lo ayudaron por fin a retornar al país en septiembre pasado con sus hijos, en medio del silencio de las autoridades de migración salvadoreñas, que jamás dieron respuesta a sus mensajes. 
 

Acá puede leer el reportaje completo: Obligado a estar exiliado por una embajada salvadoreña

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines