Lo más visto

La esperanza del TPS está puesta en el gobierno de Biden

La actitud racista del aún presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, es el argumento principal de los demandantes en el proceso legal que ha alargado la vigencia del TPS. La decisión de la Corte de desestimar estas acusaciones provocó que los tepesianos apelaran. Pese a los nueve meses de vigencia ganados, el beneficio para más de 200 mil salvadoreños sigue en el limbo.

Enlace copiado
Esperanza.  Por primera vez, el director de Alianza Américas  ve cercano un cambio en la Ley.

Esperanza. Por primera vez, el director de Alianza Américas ve cercano un cambio en la Ley.

Enlace copiado

El futuro de los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) está, por el momento, en manos de los jueces del Noveno Circuito, la corte de apelaciones de Estados Unidos. El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) anunció que se prorrogará la validez de la documentación de los tepesianos de El Salvador, Haití, Nicaragua, Sudán, Honduras y Nepal. Sin embargo, eso no significa una extensión del TPS. Solo se está ganando tiempo.

Los nueve meses de prórroga anunciados por el DHS son el resultado de una batalla legal que se ha librado entre el gobierno de Trump y los beneficiarios, en la demanda conocida como Ramos versus Nielsen. En marzo de 2018, los titulares del TPS de cuatro países y sus hijos ciudadanos estadounidenses presentaron una demanda contra el gobierno federal. El argumento principal de la demanda es que la cancelación del TPS es ilegal. Pues, entre otras cosas, el gobierno no siguió la Ley de Procedimiento Administrativo, actuando por racismo en violación de la Constitución. Así lo explica la Alianza Nacional por el TPS.

“Se nos dio la noticia de que el 9 de diciembre van a publicar la notificación del Registro Federal. Eso extiende automáticamente los documentos: licencia y permiso de trabajo. Eso significa que los beneficiarios del TPS que representamos bajo el caso Ramos tienen una prórroga automática de su documentación hasta el 4 de octubre 2021”, explicó Cal Soto, abogado de la demanda.

Soto dice que cuando la demanda se encontraba en el primer nivel, que es la Corte Federal, los equipos legales de los tepesianos y el gobierno llegaron a un acuerdo: mientras estuvieran en el proceso de la demanda, se iba a prorrogar cada nueve meses la validez de la documentación, y el anuncio de la prórroga tendría que hacerse 30 días antes de la última fecha de finalización. Esto, mientras el noveno circuito toma una decisión. Ahora, se encuentran en un proceso de apelación.

“Presentamos nuestros argumentos y recibimos una respuesta del primer grupo de jueces. No fue favorable. Ahí, nosotros dijimos que ellos habían tomado la decisión incorrecta, y que queríamos presentar nuestros argumentos a otros jueces. Ahora, la Corte ha dado hasta el 30 de diciembre al gobierno para que demuestre que los jueces actuaron correctamente al decir que la decisión del presidente no va en contra de la constitución. Luego, la Corte va a decidir si otro grupo de jueces escucha de nuevo los argumentos o ya no. Pero todavía no hemos recibido esta notificación”, dice Soto.

Si la corte decide que ya no va a escuchar argumentos, los tepesianos de Haití, Nicaragua, Sudán, Honduras y Nepal quedarían desprotegidos 120 días después de recibir la respuesta. Es decir, los 9 meses de prórroga otorgados recientemente ya no tendrían validez. En el caso de El Salvador, la prórroga sería por un año debido a un acuerdo alcanzado entre Nayib Bukele y Donald Trump. Esto alcanza a los más de 200 mil salvadoreños beneficiarios directos y a 450 mil personas cuando se incluye a las familias. La corte puede tomar la decisión en cualquier momento. 

Desde 2018, la demanda Ramos versus Nielsen ha conseguido tres extensiones a la documentación de los tepesianos. Y, aunque la joven Crista Ramos se ha convertido en el rostro de la demanda, en ella han participado 9 titulares de TPS de Sudán, Nicaragua, Haití y El Salvador y 5 de sus hijos ciudadanos estadounidenses.   

La esperanza es Biden

La esperanza de más de 200 mil tepesianos salvadoreños se encuentra, en buena medida, en el presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden. Una de las decisiones más esperadas es que deseche la orden ejecutiva de terminar con el Estatus de Protección Temporal y que extienda su plazo.

“Nosotros esperamos que él diga a su Departamento de Justicia que quiere bajar la demanda y dejar a los tepesianos siempre con su estatus. Eso, de manera posterior, podría llevar a lograr una residencia permanente. Él no puede tomar esa decisión, porque es de orden legislativo, pero sí puede presionar. Y, mientras eso pasa, hay diferentes maneras en las que puede proteger a los tepesianos. Eso es lo que queremos. Es la expectativa de este nuevo presidente, que él va a cambiar el rumbo”, explica Soto.

Para Oscar Chacón, co-fundador y director ejecutivo de Alianza Américas, es claro que la administración Biden- Harris tendrá una postura distinta a la de Trump en temas de migración. Espera que se dé más apertura para escuchar propuestas de solución que vienen de la sociedad civil. Además, dice, esta administración ha puesto sobre la mesa su idea de trabajar en función de alcanzar cambios en la ley. Y, aunque sabe que eso no depende del ejecutivo, como Soto, espera que encuentre formas de persuadir al congreso. Chacón ve cercana la posibilidad de una residencia permanente.
“Esta es una lucha que tiene décadas de venirse impulsando. Nunca habíamos tenido la posibilidad tan próxima de que personas que han sido beneficiadas de TPS puedan solicitar residencia permanente”, comenta.

Pablo Alvarado, codirector ejecutivo de NDLON, no se confía. Él cree que no se debe bajar la guardia. Que se debe seguir presionado. “Los demócratas tampoco son proinmigrantes 100%. Nosotros tenemos que pelear, porque ya uno, Obama, que hablaba bien bonito, deportó a 3 millones de personas. Él fue el que creó los centros de detención para las familias, que luego Trump usó para separar a los niños. Con esa experiencia, ahora entendemos que no nos van a dar nada de gratis, que debemos pelear”, dice.

Biden, desde su elección, no ha dado ninguna garantía clara, explica Soto. Ese silencio es peligroso. El abogado comenta que uno de los argumentos presentados en la demanda contra la cancelación del TPS fue que Trump no consideró ninguna evidencia. La decisión de cancelar el TPS estaba tomada desde que llegó a la oficina presidencial. Su decisión se basó en su racismo. Y, ante esa situación, puede ser que Biden, señala Soto, prefiera guardar silencio sobre el tema mientras no toma posesión del cargo para evitar, luego, enfrentarse a ese tipo de argumentos.

Otros escenarios

Los beneficiarios del TPS se encuentran en un limbo. Ante esa situación, Chacón ve tres posibles escenarios. El primero, dice, es que se asegure por unos meses más la protección para los tepesianos. Para él, ese es el escenario mínimo. El segundo es en el que se logra definir un cambio en la ley migratoria de los Estados Unidos, que permita a estas personas solicitar residencia permanente a razón del número de años que llevan viviendo en Estados Unidos en calidad temporal.

Ese segundo escenario es complicado, piensa Alvarado. “Es cuesta arriba. Por ejemplo, si la composición del congreso es como está ahorita, no hay posibilidades. Pero si en la elección de Georgia los dos demócratas ganan, entonces habría una composición en el Senado de 50 demócratas y 50 republicanos. Y quien llega a romper el empate es la vicepresidenta. Si eso pasa así, existe un poquito más de posibilidades”, dice.

El tercer escenario que Chacón visualiza es una nueva extensión del TPS, en la que se podría alcanzar a personas que, hasta el momento, no cuentan con dicha protección y que ya se encuentran en Estados Unidos. “Este escenario toma fuerza a partir de los tristes sucesos de las últimas semanas con las tormentas que golpearon a Centroamérica. Con ellos ha surgido la posibilidad de que el presidente electo, una vez instalado, pueda designar a los centroamericanos como beneficiarios de una nueva protección temporal”, explica.

Soto alcanza a ver un escenario menos favorable. Ese en el que la Corte decide ya no escuchar sus argumentos y los tepesianos quedan totalmente desprotegidos. Él lo tiene muy presente, porque todos los días, cuenta, espera la respuesta.

El Salvador no está preparado 

Milena Mayorga, designada embajadora de El Salvador en Washington, dijo a un medio de comunicación que el 50% de los salvadoreños en Estados Unidos quiere regresar al país. Ese, dice Chacón, es un discurso peligroso y que no contribuye al estatus de permanencia que los tepesianos están buscando.

“Se debe quitar énfasis a algo que ella declaró, y a lo que el mismo presidente hizo eco: que El Salvador está en condiciones para que regresen los salvadoreños que viven en Estados Unidos. Es importante asegurar que no se den declaraciones de esa naturaleza, porque no son ciertas. El Salvador no está en condiciones de respaldarlos”, explica Chacón.

Si el gobierno de El Salvador quiere contribuir en algo, dice Chacón, debe ser en emitir comunicación oficial hacia el gobierno de Estados Unidos, respaldando la idea de que el país, en este momento postpandémico, no puede garantizar el bienestar de sus ciudadanos, especialmente en el caso de los que ya están en Estados Unidos.

Alvarado ha trabajado con la comunidad tepesiana desde que se comenzaron las gestiones para que existiera el TPS. Hasta hoy, dice, nunca ha conocido a ninguno que le diga que quiere volver a vivir en El Salvador. “Ellos quieren quedarse acá porque sus hijos, sus negocios, sus hogares y sus trabajos están aquí. Su vida está acá. Eso ya no es temporal”, comenta. 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines