Lo más visto

La historia de un empresario y empleados salvadoreños que lo perderían todo cuando caduque su TPS 

German Benítez tiene un restaurante en Maryland y tres de sus empleados son salvadoreños. Todos dependen del TPS.
Enlace copiado
Foto de Univisión

Foto de Univisión

Enlace copiado

German Benítez tiene 43 años de edad, 24 de residir en los Estados Unidos y ocho de haberse convertido en el dueño del restaurante Jazmín, en Maryland, de acuerdo con información de Univisión. 

Estadounidenses, en su mayoría, llegan al lugar a comer tacos y guacamole, pero no imaginan el futuro de los empleados que se encuentran detrás del mostrador. German tiene tres empleados salvadoreños que, al igual que él, dependen del TPS.

Su estabilidad y la de sus hijos pende de un hilo, luego del anuncio del gobierno de los Estados Unidos de cancelar este amparo.

Son al menos 22,000 salvadoreños los que trabajan en restaurantes por medio del TPS, recoge el medio. Según Benítez, es más difícil entrenar a los jóvenes estadounidenses para este tipo de trabajo. Él mismo ha tenido dificultades con ello, porque "ven el trabajo como algo temporal", dijo a Univisión.

Asegura que prefiere cerrar su restaurante antes que despedir a sus empleados -algunos tienen hijos pequeños-. Su negocio es exitoso: los tres restaurantes anteriores en el mismo local se vieron obligados a cerrar, pero este funciona desde el 2010.

A Benítez le da miedo quedar indocumentado junto a sus empleados y dice que si ellos no tienen para pagar un abogado, él se los pagaría.

Teme por sus hijos, de 15 y 9 años. Le teme a las pandillas si vienen a El Salvador.

Pero este es solo un caso. Benítez es solo uno de los más de 190,000 salvadoreños que quedarán desamparados cuando finalice el plazo del Estatus de Protección Temporal (TPS), en septiembre de 2019.

Tags:

Lee también

Comentarios