Lo más visto

Más de Departamento 15

La ley migratoria de 1996 en EUA fue una aberración”

El demócrata Bill Clinton firmó hace 20 años la actual legislación migratoria de EUA, a la que se responsabiliza del aumento de las deportaciones.
Enlace copiado
La ley migratoria de 1996 en EUA fue una aberración”

La ley migratoria de 1996 en EUA fue una aberración”

Enlace copiado
El 30 de septiembre de 1996, el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, firmó una legislación que es considerada por grupos proinmigrantes en ese país como la causa del aumento de deportaciones y la criminalización de inmigrantes, entre otros aspectos negativos que todavía se perciben.

Ya han pasado 20 años de esa firma presidencial, contradictoria en dos sentidos: Uno, se trataba de un presidente demócrata, considerados más proclives a abrazar las causas migratorias. Dos, 10 años antes Ronald Reagan, un republicano, había suscrito una legislación, conocida en términos generales como amnistía, que permitió la legalización de al menos dos millones de indocumentados.

El salvadoreño Óscar Chacón funge como director ejecutivo de Alianza Américas y reflexionó sobre los alcances de la Ley de Reforma de Inmigración Ilegal y de Responsabilidad de los Inmigrantes (IIRIRA, siglas en inglés).

¿Cuál es la evaluación que hacen ustedes de la ley de inmigración de EUA aprobada en 1996?

Que hay un enfoque completamente equivocado entre la orientación general que se le ha dado a la reforma de la política de inmigración y el rol tan importante de contribuciones múltiples que las comunidades inmigrantes han venido jugando históricamente y ciertamente a lo largo de las últimas tres o cuatro décadas.

La ley de 1996 en cierta forma fue una aberración porque buscaba castigar de manera severa a una población que, contrario a la idea de que es una carga pública, una amenaza, un problema para el país, estamos hablando de una población que ha hecho aportes incalculables a la sociedad estadounidense en todos los sentidos. A 20 años de la firma de esta ley, es un tema que nos hace reflexionar sobre la importancia de exigir una reorientación profunda en el enfoque del trabajo de reformar la política de inmigración. Obviamente, no sabemos en este momento con certeza alguna quién va a ser el próximo ocupante de la Casa Blanca, ni tampoco sabemos cómo va a quedar compuesto el Congreso, pero independientemente, creo que organizaciones que abogamos por los derechos de la población extranjera debemos ser mucho más exigentes en que la orientación del debate sobre reorientar la ley se fundamente en los hechos, en los datos que las investigaciones aportan y no en los prejuicios emotivos, ideológicos que pueda tener quien sea acerca de la población extranjera que vive en el país.

¿Cómo se explica que un presidente demócrata haya firmado esta legislación?

Esta pregunta es importante porque tiene enorme parecido al momento político que estamos viviendo ahora. Lo que sucedió fue que desde que llegó a la Casa Blanca el presidente Ronald Reagan (1981-1988) inició un trabajo muy arduo por parte de grupos motivados por prejuicios racistas y xenófobos de pintar a la población extranjera, que ya en aquel entonces se veía como la población mayoritaria y que llevaba una tendencia de crecimiento, como una amenaza para la sociedad.

A finales los ochenta con el impacto que venía teniendo la reorientación de la política económica de EUA, en concreto se manifestaba en un patrón creciente de exportaciones de empleos que hasta los ochenta eran muy codiciados en la industria manufacturera que pagaban muy buenos salarios hacia el extranjero, incluyendo a América Latina.

Esta situación comenzó en California a generar mucho descontento de gente que se quedó de un día para otro sin trabajo y no sabían exactamente a quién culpar por esa problemática. Fue precisamente en ese estado que estas corrientes de pensamiento se expresan en el marco de una campaña electoral en 1994 que culminan con la aprobación de un referendo conocido como proposición 187. Ahora lo irónico es que un ala, una facción del Partido Demócrata comienza a levantar la tesis de que si querían seguir ganando elecciones en estados dominados por población donde predomina el votante blanco, el Partido Demócrata no podía hacerse de oídos sordos de estas tendencias excluyentes, racistas que se empezaban a manifestar a principios de los noventa.

¿Cuáles son las consecuencias que todavía se están viendo de esta legislación?

Hay que estar bien claros, esa sigue siendo la ley de la nación. Es decir, no ha habido ningún cambio sustantivo que busque revertir todos los contenidos de la ley de 1996. El problema de fondo no es simplemente el régimen punitivo que impone la ley, sino que el problema de fondo tiene que ver con la reforma que se aprobó en 1965, que básicamente es una reforma a la ley que ha dejado la realidad del inmigrante latinoamericano en una situación precaria en la medida que pone un límite numérico por país para poder acceder a visas de residencia permanente. En un momento en el que comienza a crecer enormemente la población inmigrante latinoamericana, los límites que imponía la ley de 1965 se fueron quedando cada vez más pequeños. Y precisamente sobre este marco ya erróneo, sucede el cambio de ley en 1996, que castiga a quien haya violado, precisamente, los límites de la ley de 1965, es un mal tras el otro.

Toda la política de deportaciones está justificada a razón de la ley del 96, la política que busca promover el rol de los cuerpos locales de policía como agentes migratorios está también respaldada en la ley del 96. La prohibición de reingreso de tres y 10 años para personas que han vivido en EUA sin autorización aun así tengan una visa de residente permanente nominalmente para ellos vienen también de ese año, la reclasificación unilateral de infracciones o delitos menores recategorizadas como crímenes agravados para residentes permanentes.

Tags:

  • Estados Unidos
  • inmigracion
  • reforma migratoria
  • Bill Clinton
  • deportaciones

Lee también

Comentarios