Lo más visto

Más de Departamento 15

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

Su camino no fue fácil, tocar puertas todos los días en busca de trabajo se convertía para Balbino en una tarea agotadora.
Enlace copiado
“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

“Le pedí a Dios una señal porque venía sin nada”: Balbino Avilés

Enlace copiado
Hablar de Balbino Avilés es recordar al locutor, periodista y presentador salvadoreño que visitaba las comunidades más pobres del país, no solo para informar, sino, para ayudar a los más necesitados.



A finales de 1994, Balbino incursiona en el mundo de la radio y se da cuenta de su pasión por los medios de comunicación. Tres años más tarde, es llamado de un canal para formar parte de una revista matutina para informar sobre el mundo de los espectáculos.

En el año 2000, decide renunciar a la televisión y dedicarse a su negocio y llevar de la mano su trabajo en la radio. "En ese mismo año me llamaron de otro canal y, en noviembre, ya era el presentador de la primera y última edición de ese noticiero".



Su trabajo en la televisión era compartido con la radio y su negocio, pero nunca se imaginó que su vida cambiaría ese mismo año. "Fui víctima de estafa en mi negocio, entonces mi economía se vino abajo; tocaba pagar y pagar. Yo no veía salida por ningún lado".

Fue así como, en 2004, Balbino tomó la decisión junto a su familia de emigrar hacia Estados Unidos, en busca de oportunidades. "Para muchas personas yo estaba loco. Me decían ¿para qué te vas, si aquí lo tienes todo?, pero nadie sabía la situación económica por la que estaba pasando".




Aunque reconoce que tenía contactos en ese país, nadie le había asegurado un trabajo. "Mi esposa se fue antes, yo me fui con mi hijo en abril y lloré cuando entré a Estados Unidos. Le pedí a Dios una señal, porque yo venía sin nada".

Su camino no fue fácil, tocar puertas todos los días en busca de trabajo se convertía para Balbino en una tarea agotadora.



Su primer empleo fue como vendedor de publicidad en un periódico en Los Ángeles, luego pasó a una productora y fue llamado para un programa televisivo; sin embargo, solo estuvo seis meses, debido a recorte de personal.

Su oportunidad de regresar al mundo del periodismo llegó en 2006, cuando logró ingresar al noticiero de una estación local como reportero y luego se convirtió en corresponsal nacional.



"Me tocó empezar desde cero. No conocía a nadie, tenía que hacer contactos y abrirme espacio, pero sobre todo, poner en alto el nombre de El Salvador".

Sin embargo, no se detuvo. Durante seis años trabajó para la cadena de habla hispana y, en 2013, fue llamado por el noticiero matutino de Telemundo 52.

"La inmigración duele"

Hablar de inmigración y separación familiar es un tema sensible para este salvadoreño luchador.

"La inmigración duele de cualquier forma, la separación familiar existe. Yo tuve que dejar a mis papás en El Salvador. La primera Navidad es tan difícil. Vine a este país sin nada y una de las barreras que tenía que romper para poder trabajar era el idioma; me tocó estudiar el inglés en la escuela para adultos".

Balbino cumplió recientemente 12 años de haber dejado su país. Desde que comenzó a trabajar en los medios de comunicación en Los Ángeles, se ha dedicado a cubrir historias de inmigrantes, de superación; así como noticias de última hora.

"Cuando vienes a un país que no es el tuyo, sientes el verdadero orgullo de ser salvadoreño, te pones la camiseta azul y blanco, vas a los desfiles y nos respetan tanto como comunidad, porque reconocen que los salvadoreños somos trabajadores".



Balbino ha recibido premios en las cadenas en las que ha trabajado. También las comunidades de salvadoreños le han entregado reconocimientos por su ardua labor en temas relacionados a los inmigrantes.

"Siempre trato de recalcar que el mejor reconocimiento que podemos recibir es el de la gente que nos ve en la calle, que aprecia nuestro trabajo".

Recientemente, Telemundo 52 obtuvo el premio Emmy como mejor noticiero matutino.



Balbino, junto a Sandra Bonilla, forman parte del equipo de este noticiero, y comparten cadena con el también periodista salvadoreño Juan José Méndez.

"No hay que dejar de soñar, si lo hacemos entonces estamos muertos.No olvidemos que Dios es fiel y todo sacrificio vale la pena. Yo no represento a Balbino Avilés, represento a mi comunidad salvadoreña".

Tags:

  • balbino avilés

Lee también

Comentarios