Lo más visto

Más de Departamento 15

“Le pido al Padre celestial que haga justicia, no le pido que los maten”: madre de maestra asesinada en LA

Doña Marina, madre de la maestra salvadoreña asesinada en Los Ángeles, dijo que su hija se dirigía hacia la vivienda de un familiar a dejarle un pedazo de queso, que le traía desde El Salvador cuando paró por el sur de la ciudad, donde unos sujetos las usaron como escudos para escapar de un ataque a balazos.

Enlace copiado
El lugar en el que ocurrió el asesinato/FOTO DE LA PRENSA GRÁFICA

El lugar en el que ocurrió el asesinato/FOTO DE LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Ese es el ruego de una madre angustiada que solo quería pasar la Navidad junto a su hija Ángelica Gabriela Rodríguez; la maestra salvadoreña que viajó a Los Ángeles, California para encontrar la muerte en una balacera entre la avenida Broadway y calle 88 oeste.

A días de su trágico asesinato, hoy la madre de la víctima rompió el silencio y narró a LA PRENSA GRÁFICA los momentos de dolor que vive por la pérdida de su hija. “Sólo quisiera tener a mi muchachita aquí” dijo entre lágrimas la mamá de la maestra, cuyo crimen ha conmocionado a todo El Salvador y  a la comunidad de salvadoreños en Los Ángeles.

La aterrada madre tuvo que cancelar la entrevista presencial por la crisis de nervios que le ha quedado desde el asesinato de su hija, ella dio estas declaraciones vía telefónica con una voz entrecortada. La entrevista se tuvo que hacer por partes, mientras mejoraba su estado de ánimo.

“Tengo miedo, los asesinos de mi hija eran pandilleros y me pueden hacer daño a mí” continuó la conversación la desesperada madre.

A parte del dolor de perder a su hija de esta forma tan violenta, a ésta mamá le preocupa enormemente conseguir el dinero para velarla y enterrarla.

“Yo no tengo dinero, yo he andado recogiendo botes en este país” expresó la progénitora de la maestra que gozaba de gran admiración y estima en El Salvador.

La familia de Ángelica mantiene una cuenta activa en la página de internet: Gofundme que sirve para recolectar dinero para causas nobles.

En un primer momento, la familia doliente quiere reunir fondos para velar a Ángelica en Los Ángeles.

Pero un servicio en esta ciudad podría costar entre cinco mil y siete mil dólares, el más económico.

Doña Marina dijo que después de despedirla de sus familiares en Los Ángeles desean llevar el cadáver de su hija a  El Salvador, algo que sería sumamente costoso. La idea es trasladar el cuerpo para velarlo otra vez y enterrarlo en un cementerio del departamento de Santa Ana.

Para que eso ocurra, la familia está urgida de donativos que hagan posible el traslado y luego los servicios fúnebres.

Explican que no será un proceso fácil, para el funeral en la tierra natal de la profesora necesitan unos 11 mil 500 dólares, aparte que cada vuelo de emergencia les podrían costar más de mil dólares por persona.

La búsqueda de los fondos se ha intensificado, hasta este martes la cuenta estaba en unos seis mil dólares, pero aún los donativos no son insuficientes.

Mientras albergan las esperanzas de reunir ese dinero, hoy la madre hizo otras reveladoras declaraciones del asesinato de Ángelica. Doña Marina dijo que su hija se dirigía hacia la vivienda de un familiar a dejarle un pedazo de queso, que le traía desde El Salvador cuando paró por el sur de Los Ángeles, donde unos sujetos las usaron como escudos para escapar de un ataque a balazos.

La víctima habría recibido unos nueve impactos de bala entre el pulmón y el estomago, según dijo la madre.

Este martes visitamos el lugar donde ocurrió el ataque y constatamos que esta plagado de pandilleros, indigentes y marcas de graffiti.

El caso de la familia Rodríguez encierra un circulo temido por miles de salvadoreños que tratan de llevar una vida alejada de las pandillas. Paradójicamente Ángelica murió en la ciudad que exportó el problema de las pandillas hacia El Salvador.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines