Lo más visto

Más de Departamento 15

Llegada de Trump es un enigma para la región

Los beneficios migratorios para salvadoreños, especialmente el TPS y DACA, no están asegurados cuando el multimillonario asuma el viernes las riendas del Ejecutivo de Estados Unidos.
Enlace copiado
Llegada de Trump es un enigma para la región

Llegada de Trump es un enigma para la región

Llegada de Trump es un enigma para la región

Llegada de Trump es un enigma para la región

Enlace copiado
La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, este viernes 20 de enero, tiene en un manto de incertidumbre a beneficios migratorios, programas de cooperación y acuerdos comerciales con la región centroamericana. La atención del presidente electo estadounidense parece haberse centrado únicamente en México y Cuba, escribió el académico costarricense Cascante Segura.

En el tema migratorio y en el caso específico de El Salvador, el Estatus de Protección Temporal (TPS), que beneficia a cerca de 190,000 salvadoreños, y el programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) son los programas migratorios sobre los cuales se está a la espera de una decisión de Trump.

El TPS para salvadoreños se encuentra actualmente vigente y vencerá el 9 de marzo de 2018, luego de ser prorrogado por décima primera vez. El argumento para mantener vigente ese beneficio para un importante grupo de salvadoreños es la destrucción causada por los terremotos que sufrió el país hace 16 años.

DACA, por su parte, beneficia a 600,000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños y se encuentran en el grupo de inmigrantes conocidos como “dreamers” (soñadores). De esa cifra, solo 20,000 de los beneficiarios son salvadoreños, según la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS).

“Me parece que de los programas que tienen que ver con estatus especial para los migrantes, no solo salvadoreños, están en peligro, especialmente los que son (respaldados) por el presidente (Barack) Obama”, explicó Jason Marczak, director de la Iniciativa de Crecimiento Económico Latinoamericano en The Atlantic Council, con sede en Washington, D. C.

DACA fue firmado como decreto ejecutivo por Obama en 2012 y permite a jóvenes que cumplan los requisitos, como haber servicio en el Ejército o graduarse de bachiller, evitar la deportación y obtener un permiso de trabajo.

En su campaña, Trump dijo que eliminaría ese programa, pero ya como presidente electo matizó su decisión. “Vamos a buscar una solución que deje contentos y orgullosos a todos”, manifestó. “Fueron traídos a una edad muy joven, trabajaron, fueron a la escuela. Algunos fueron buenos estudiantes. Algunos tienen muy buenos trabajos. Y se encuentran en una especie de tierra de nadie, en la que no saben lo que va a pasar”, agregó.

Luego de que hace dos semanas el Congreso reinició sus labores, han surgido varias iniciativas que buscan extender los beneficios a la población dentro del grupo de los “dreamers”.

Alianza para la Prosperidad

El ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, recordó a finales de la semana pasada la alianza establecida entre El Salvador, Guatemala y Honduras con México para defender a los inmigrantes indocumentados, ante una eventual política de deportación de Trump.

Martínez también mencionó un viaje que hizo a finales del año pasado para reunirse con líderes republicanos en el Congreso de Estados Unidos y miembros del equipo de Trump.

El canciller dijo que su visita al Congreso tuvo el propósito de “abogar por las buenas relaciones entre Estados Unidos y El Salvador y para abogar por los derechos de nuestros compatriotas”.

A juicio del funcionario, encontró entre los legisladores “mucha receptividad” con el Plan de la Alianza para la Prosperidad en el Triángulo Norte de Centroamérica, para el que ya hay asignados $750 millones, pero que están pendientes de ser desembolsados.

Sobre ese programa, Marczak, de The Atlantic Council, dijo que es optimista de que los fondos de Alianza para la Prosperidad no están en riesgo, debido a que fueron ya aprobados por el Congreso.

Otro aspecto que destaca el analista estadounidense es que el designado por Trump como secretario de Seguridad Nacional, el general retirado John Kelly, “es un gran amigo de América Central, incluso de El Salvador”.

“Él (Kelly) tuvo su audiencia de confirmación en el Senado y habló de la necesidad de invertir en América Central, que cualquier muro en la frontera no es la única manera para regular el flujo de migrantes”, destacó Marczak.

Kelly fue hasta enero de 2016 el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, que coordina los esfuerzos en contra del narcotráfico y el crimen organizado en el Hemisferio Occidental.

Donde sí Marczak ve una pérdida para el Triángulo Norte es en que Joe Biden ya no será el vicepresidente de Estados Unidos. El compañero de fórmula de Obama asumió la tarea de buscar con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras soluciones para frenar el flujo de menores no acompañados y familias que comenzaron a llegar de forma masiva en el verano de 2014.

Biden movió con maestría sus contactos en el Congreso, fue senador por Vermont hasta su elección como vicepresidente, para conseguir los recursos orientados a combatir las causas que generan la migración.

“No vamos a ver a Mike Pence (vicepresidente electo) haciendo el mismo papel”, vaticinó.

Martínez reconoció hace unos meses en una entrevista con LA PRENSA GRÁFICA que la salida de Biden será para la región una pérdida muy grande.

Otros programas como FOMILENIO II no están en riesgo, puesto que son recursos ya aprobados en 2012 y que están en ejecución.

En cuanto al tema comercial, Trump se ha enfocado más en México y China.

Tags:

  • estados unidos
  • centroamerica
  • donald trump
  • inmigracion
  • tps
  • daca

Lee también

Comentarios