Madre de migrante salvadoreña asesinada en masacre de San Fernando exige exhumar restos

La familia de una de las migrantes salvadoreñas muertas en la masacre de Tamaulipas (2010) demanda que se revise el caso.
Enlace copiado
Travesía.  Mirna del Carmen Solórzano en México, donde se manifestó, junto con otros familiares de desaparecidos, ante entidades mexicanas.

Travesía. Mirna del Carmen Solórzano en México, donde se manifestó, junto con otros familiares de desaparecidos, ante entidades mexicanas.

Madre de migrante salvadoreña asesinada en masacre de San Fernando exige exhumar restos

Madre de migrante salvadoreña asesinada en masacre de San Fernando exige exhumar restos

Enlace copiado
Mirna del Carmen Solórzano todavía acostumbra a llevar colgada al cuello una fotografía de su hija, a cada evento de familiares de desaparecidos que va en el país o en México, a pesar de que han pasado más de cinco años desde que fue dada por desaparecida. Cuenta que vivir con la incertidumbre es “algo que mata”.

Por eso exige, desde su posición de madre, justicia y “verdad” para su hija, que fue dada por muerta en la masacre de San Fernando, Tamaulipas (2010), donde murieron 72 migrantes en total.

¿Qué pasó con los migrantes masacrados en Tamaulipas?, es la pregunta que Solórzano se hace “todos los días”.

“Hasta ahorita el Gobierno de México todavía no ha resuelto nada, en esa espera estamos, de que puedan dar los expedientes para poder hacer la exhumación acá en El Salvador”, dice.

Glenda Yaneira Medrano Solórzano emigró de El Salvador con destino a Estados Unidos buscando mejorar las condiciones de vida de su familia.

Tenía 30 años. Su cuerpo fue encontrado en una de las fosas clandestinas en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, México.

Junto a ella, y también con rastros de tortura, atados de manos, otros 71 migrantes provenientes de Centroamérica y Brasil.

Entre abril y mayo de 2011 las autoridades mexicanas hicieron otro hallazgo con 47 fosas clandestinas más.

Esto llevó a las ahora más de 100 familias a dudar de si los restos que la Procuraduría General de México les había entregado eran los de sus respectivos familiares.

Entre los que siguen viviendo con la duda está Mirna del Carmen. Ella exige que la PGR pueda entregar los expedientes para que la Comisión Forense pueda hacer su trabajo.

El 5 de septiembre de 2010 Solórzano recibió el cuerpo de su hija y lo sepultó en El Salvador, pero dice que hasta este día “no siente deseos de llevar allí una flor”, porque duda de que el cuerpo que enterró confundida sea el de Glenda Yaneira.

Lo enterró bajo la advertencia de las autoridades de El Salvador y de México de no abrir el ataúd.

“Yo necesito que le hagan la exhumación acá en El Salvador para poder salir de las dudas de si es o no (el cadáver) de mi hija”, pide.

Ella relata que no le fue dado ningún documento formal que evidenciara que los restos pertenecen a su hija, tampoco de las pruebas de ADN que le hicieron en El Salvador “que fue un día en la mañana que nos llevaron a Medicina Legal y a las tres horas me estaban diciendo que sí era mi hija, pero no tuve ninguna documentación”.

“Uno vive enfermo... vive enojado, en un dolor muy grande. De todas las familias (de los desaparecidos), no solo yo”.

Hace unas semanas que Solórzano llegó a reunirse con las autoridades de México para pedir una respuesta del caso.

El tribunal emitió una orden a la PGR para entregar el informe de la masacre a otras dos familias salvadoreñas y se evalúa incluir a los familiares en el informe de víctimas.

Solórzano dice que en México “la PGR le muestran la cara muy bonita”, pero que eso no basta. “Queremos reparación, verdad, y justicia”, señala.

“Queremos no solo palabras, sino pruebas, que ellos puedan ceder esos expedientes para que puedan sacarnos de esa incertidumbre que nosotros vivimos día tras día. Todos los familiares, vivimos un dolor grande al pensar: ¿es o no es?, después de cinco años y medio. Ando buscando la verdad, a como Dios la ponga”, solicita.

Tags:

  • estados unidos
  • masacre tamaulipas
  • mexico
  • indocumentados

Lee también

Comentarios

Newsletter