Más del 63 %de refugiados admitidos a EUA es salvadoreño

De las 5,000 plazas para habitantes de Latinoamérica y el Caribe, 913 ya fueron asignadas en los primeros meses del año fiscal de EUA. De ellas, 576 son para salvadoreños, el 63.08 %.
Enlace copiado
Enlace copiado
Un total de 576 refugiados salvadoreños han sido admitidos para entrar de forma legal, segura y ordenada a Estados Unidos desde octubre hasta febrero pasados, según cifras del Departamento de Estado publicadas en el Centro de Procesamiento de Refugiados (RPC, en inglés).

Esto representa el 63.08 % del total en la región. Cuba va en segundo lugar —con mucho margen de diferencia— con 129 plazas.

Han pasado cinco meses del presente año fiscal y los puestos para obtener un refugio ya son escasos bajo el mandato de Donald Trump. A la fecha, para Latinoamérica y el Caribe quedan 4,087 vacantes, de un total disponible de 5,000. De las 913 admisiones aprobadas para la región, la mayor parte ha sido para salvadoreños.

El Programa de Permisos/Refugios para Menores Centroamericanos (CAM, en inglés) es el único programa de refugio activo para El Salvador, Guatemala y Honduras. Es bajo él que han sido admitidos estos compatriotas. Que ya estén “admitidos” no significa que ya viajaron o que ya tengan una fecha de viaje, por lo que podrían tener que esperar por cuatro meses para gozar del beneficio de reunificación familiar debido a que desde el 16 de marzo todo programa de refugio quedará suspendido.

Según el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés), para aplicar a CAM un padre con presencia legal debe comenzar el proceso en Estados Unidos. Deberá de tener un hijo menor de 21 años, soltero, en cualquiera de estos países del Triángulo Norte, que califique bajo la delimitación de “refugiado”.

USCIS dice que para pedir la calidad de refugio en Estados Unidos se debe estar fuera de ese país y demostrar que se ha sido víctima de persecución por razones de raza, religión, nacionalidad, opinión política o por pertenecer a cierto grupo social.

Además, es necesario ser remitido al Programa de Admisión de Refugiados (USRAP, en inglés). Según la orden ejecutiva “Protegiendo a la nación de la entrada de terroristas”, este programa entrará en suspensión oficial el 16 de marzo, cuando entre en vigor el decreto del presidente Trump.

El programa CAM fue lanzado por el expresidente Barack Obama en 2014, a raíz de una ola de menores de edad no acompañados que se produjo a mediados de ese año. Fue ofrecido como una opción de migración legal para desmotivar la migración irregular.

Fue expandido en 2016 para abarcar a más familiares del menor, como el otro padre biológico, o guardianes que estén en el país de origen. Eso prácticamente podría llegar a cubrir a toda la familia biológica del joven.

Los refugios son escasos

En términos generales, las posibilidades para obtener este estatus se han reducido por orden de Trump, que firmó una orden ejecutiva el 6 de marzo que dice que admitir a más de 50,000 refugiados en el año fiscal 2017 sería algo “dañino” para el país que dirige. Esto representa una disminución de más del 54.5 %, ya que el expresidente Obama había decidido dejar el techo en admisión a refugiados en 110,000.

De las 50,000 plazas que Trump solicitó, ya se ocuparon más de 37,000 en solo cinco meses. Por decisión del republicano, quedan para todo el mundo solo 12,700 plazas para refugio, cuando faltan siete meses para terminar el presente año fiscal.

Todavía no está claro si con la orden ejecutiva de Trump se reducirán las posibilidades de refugio designadas para Latinoamérica y el Caribe. El presidente decretó que USRAP fuera reordenado, pero aún se está a la espera de directrices que aclaren cuáles regiones son las que serán afectadas por el recorte global.

Los refugiados deben permanecer en su país de origen por cuanto tiempo dure su proceso. Si deciden emigrar de forma irregular, son descalificados de forma automática. Solicitar refugio en Estados Unidos es un proceso largo. De un par de años para centroamericanos y de hasta cuatro años para países de mayoría musulmana.

Difiere del “asilo”, que debe de reclamarse directamente en un puerto de entrada.

El próximo jueves, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) dejará de procesar casos para petición de refugio, y el Departamento de Estado dejará de admitir el ingreso de refugiados. Sin embargo, las personas que ya tengan una fecha de viaje no se verán afectadas en ese lapso.

Cuando este tiempo de suspensión haya pasado, los titulares de las agencias citadas decidirán qué cambios debe de hacer el país a USRAP. Eso sí, podría afectar a los que no tienen fecha de viaje estipulada.

La más reciente orden en inmigración de Trump fue “reescrita” para reemplazar otra orden del 25 de enero que quedó estancada por una serie de demandas. Abogados en inmigración dicen, sin embargo, que el último decreto es todavía racista y que demoniza a los refugiados.

La misma orden también detiene los visados por 90 días para seis países de mayoría musulmana. Se deja afuera a Irak, luego de la revisión del equipo de Trump.

Lee también

Comentarios

Newsletter