Más niños intentaron migrar a EUA, solos y sin papeles

Los números recuerdan la crisis que se vivió en la frontera cuando todavía era Obama el presidente. También hay más migrantes arrestados dentro de EUA.
Enlace copiado
Agencia/LA PRENSA Precariedad.  Los que viajan a Estados Unidos por la vía ilegal se juegan su vida completa. Tienen que sobrevivir, antes de llegar, a las bandas organizadas.

Agencia/LA PRENSA Precariedad. Los que viajan a Estados Unidos por la vía ilegal se juegan su vida completa. Tienen que sobrevivir, antes de llegar, a las bandas organizadas.

Enlace copiado

El número de menores de edad no acompañados interceptados en la frontera con México cuando trataban de entrar por la vía ilegal a Estados Unidos aumentó un 26 % en octubre y noviembre, los dos primeros meses del año fiscal estadounidense, según los datos publicados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

En total fueron interceptados 7,168 menores: 3,168 en octubre y 4,000 en noviembre, un 26 % más respecto de los dos meses anteriores.

La mayoría de ellos procedía de Guatemala (3,333) y México (1,756), seguidos por Honduras (1,154) y El Salvador (660), según los datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), que es la encargada de las detenciones en la frontera.

“Pedimos al Congreso que termine con la migración en cadena (reunificación familiar) y que termine con el sistema de lotería de visas y que lo reemplace por un sistema de inmigración con base en el mérito. Queremos un sistema que ponga primero las necesidades de las familias de estadounidenses, de los contribuyentes y de la seguridad”.
Donald Trump, presidente de Estados Unidos

Los arrestos totales que la CBP registró en los dos primeros meses del año fiscal fueron 73,861; de los cuales, 34,855 fueron en octubre y los otros 39,006 en noviembre, cifras que doblan las de marzo (16,588) y abril (15,766), los meses con menos detenciones en la frontera con México desde que el republicano Donald Trump llegó a gobernar en la Casa Blanca.

La semana pasada, durante la rueda de prensa en la que dio a conocer las cifras de inmigrantes detenidos durante el año fiscal 2017, la administración Trump expresó su preocupación por un aumento en la llegada de menores de edad indocumentados y no acompañados a través de la frontera sur.

Estados Unidos vivió una crisis migratoria en 2014, bajo la administración del demócrata Barack Obama, ante la llegada de miles de menores de edad no acompañados, procedentes mayoritariamente del Triángulo Norte de Centroamérica. Los chicos huían de las pandillas, la pobreza y el desempleo.

Los años siguientes la tendencia pareció ir hacia la baja, pero no duró mucho tiempo.

Tyler Houlton, vocero del DHS, aseguró que en el último año se ha reducido la inmigración ilegal.

El aumento desde abril “enfatiza que el Congreso debe tomar acción inmediata para cerrar los resquicios en las leyes de inmigración, financiar el muro, poner fin a los programas de visado obsoletos y ofrecer las herramientas necesarias para que agentes del DHS lleven a cabo su misión”, dijo.

Además de las detenciones en frontera, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) arrestó a más migrantes dentro del territorio.

Bajo la gestión Trump, ocurrió un significativo incremento en el número de arrestos de inmigrantes por residir ilegalmente en el país o por haber cometido algún delito, según los datos de ICE correspondientes al año fiscal.

Solo entre enero, cuando Trump tomó posesión, y septiembre, cuando acaba el ejercicio fiscal, los agentes del ICE detuvieron a 110,568 inmigrantes, lo que supone un incremento del 40 % en comparación con todo el año fiscal anterior cuando, en la era del expresidente Barack Obama, hubo 77,806 detenciones.

Para contribuir con esta causa, el Departamento de Justicia desplegó más fiscales en la frontera de Estados Unidos con México y en los suburbios de Nueva York, donde hay decenas de pandilleros de la MS-13, la organización criminal que Trump usa como argumento para arremeter contra la inmigración.

Obama, el antecesor de Trump, intentó atender la crisis de niños y adolescentes migrantes con permisos especiales: el Programa para Menores Centroamericanos (CAM, en inglés) fue una de las salidas que halló y que le costó críticas de sus adversarios. Pero en cambio, Trump ha decidido desmantelar diferentes opciones de refugio o asilo para los migrantes de Centroamérica y de otras regiones. Por ejemplo, este año las autoridades de Estados Unidos en El Salvador confirmaron que el CAM pronto cerrará del todo.

Después del CAM, Trump le cerró las puertas al DACA, otra iniciativa de Obama para los que habían llegado a Estados Unidos, indocumentados, cuando todavía eran menores de edad. Este cambio deja en la incertidumbre a más de 800,000 personas.

Y luego anunció DHS que tienen serias dudas si deben mantener o no el Estatus de Protección Temporal (TPS) para El Salvador y Honduras, que beneficia a más de 240,000 naturales de esos países: muchos de ellos, con hijos estadounidenses que aún tienen una relación de dependencia.

 

Llamado mundial
El 18 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Migrante.
Llamado de la ONU
Los máximos representantes de la ONU y de varias agencias del organismo multilateral como UNICEF y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) pidieron que los países traten este fenómeno con un espíritu positivo al valorar sus beneficios y garantizar la seguridad de todos los que cruzan fronteras por una imperiosa necesidad.
Son 258 millones
 “Reconocemos las contribuciones y celebramos la vitalidad de los 258 millones de inmigrantes del mundo”, declaró en un mensaje difundido en Ginebra el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.
Mueren en el camino
Según la OIM, en total se registraron en lo que va de año en todo el mundo las muertes de 5,323 personas durante la migración, 1.4 veces menos que 2016.

Lee también

Comentarios

Newsletter