Lo más visto

Más de Departamento 15

“Me da miedo que no lo vayan a seguir renovando”

Enlace copiado
“Me da miedo que no lo vayan a seguir renovando”

“Me da miedo que no lo vayan a seguir renovando”

“Me da miedo que no lo vayan a seguir renovando”

“Me da miedo que no lo vayan a seguir renovando”

Reunificación. Fue gracias al programa de admisión condicional de CAM, que hoy deja de existir, que la familia Pérez pudo reunirse en Estados Unidos de forma segura y legal.

Reunificación. Fue gracias al programa de admisión condicional de CAM, que hoy deja de existir, que la familia Pérez pudo reunirse en Estados Unidos de forma segura y legal.

“Me da miedo que no lo vayan a seguir renovando”

“Me da miedo que no lo vayan a seguir renovando”

Enlace copiado
Hace un año y cinco meses que Ana Pérez puede dormir tranquila. Sabe que su hijo está a salvo y que lo tiene cerca. El tiempo que sufrió por haberlo dejado en El Salvador ya quedó atrás y ahora él tiene la oportunidad de superarse y de ir a estudiar sin tener miedo en la calle.

Lo que más vale para ella es saber que su hijo está a salvo. En marzo de 2016 pudo abrazarlo de nuevo. El niño de dos años que dejó en su país de origen le sobrepasaba en estatura.Melvin Pérez cumplirá 19 años este 25 de agosto. Ya pudo graduarse del bachillerato y planea dedicarse este año a perfeccionar su inglés para estudiar en la universidad. Todavía no se decide por una carrera.

En Estados Unidos existen miles de historias de jóvenes como Melvin, que llegaron bajo un tipo de permiso contemplado en el Programa de Permisos/Refugios para Menores Centroamericanos (CAM, en inglés).

Pero a partir de hoy, esta parte de CAM deja de existir.

Ana dice que le produce “tristeza” ponerse en los zapatos de la gente que ya no va a poder aplicar bajo esta categoría.

También tiene miedo de lo que pueda pasar en diciembre, cuando acuda al Departamento de Estado para pedir una renovación del estatus de su hijo.

“Me pone triste que le hayan quitado más oportunidades a las personas de poderse meter a ese programa”, dijo en una llamada con LA PRENSA GRÁFICA.

La noticia de que el gobierno de Donald Trump decidió cerrar el programa de admisión condicional la tomó ayer por sorpresa.

La oportunidad que la administración del expresidente Barack Obama le otorgó ha sido única.

Le ayudó a alcanzar de forma legal la reunificación familiar y le devolvió la paz. Ella ya había intentado migrar a su hijo hacia Estados Unidos de forma irregular.

“Mi problema era que yo soñaba... Yo no dormía. Soñaba que algo le pasaba (a Melvin), era un estado de intranquilidad que yo tenía cuando él estaba allá (en El Salvador). Ahora yo siento una gran diferencia, duermo tranquila (ahora) que está conmigo”, relató.

Esta madre muestra temor y dudas al pensar en la mínima posibilidad de perder esa felicidad.

Fue difícil esperar más de un año para obtener la respuesta de Migración, pero cuando al fin llegó, todo valió la pena.

Ahora las cosas son muy diferentes ya que ella es una de los alrededor de 190,000 salvadoreños con Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) que no saben qué les depara el próximo año, cuando Trump decida si renovar o no la medida.

Ana resiente un poco la actitud que ha tomado el Gobierno de su país de origen con respecto a la dureza de Trump. “Nosotros, con el TPS, ¿cuántos años tenemos de tenerlo? Y talvez si presionaran los presidentes de Centroamérica a Donald Trump, siento que ya nos hubieran dado la residencia y apoyo a estos jóvenes que están entrando también”.

La mujer está convencida de que oportunidades como esta no deberían desaparecer. CAM ofrece una forma de migración legal, segura y ordenada para menores de 21 años originarios del Triángulo Norte de Centroamérica. El Departamento de Seguridad Nacional ha cerrado exactamente la categoría de CAM bajo la que Ana pudo volver a ver a su hijo. Sin embargo, siguen disponibles los espacios bajo la categoría de refugiado, que es más difícil de obtener, según aceptó ayer el canciller de El Salvador, Hugo Martínez.

Las familias centroamericanas a las que más impactan estos cambios son a las salvadoreñas, porque son las que más han aplicado al proceso.

“De las personas que yo he podido ver que entraron con el mismo permiso de él, pienso que estos jóvenes están trabajando, otros estudiando, están aprovechando la oportunidad. Pienso que si trabajan, estudian, no es que vengan a hacerle daño a nadie”, dice la compatriota.

Tags:

  • migracion en la era Trump
  • CAM
  • DACA
  • TPS
  • menores no acompañados
  • UAC

Lee también

Comentarios