Obama: “Llegó la hora” de la reforma migratoria

El mandatario habló claro sobre sus ideas para que el Congreso apruebe este año una legislación que repare el sistema migratorio de su país.
Enlace copiado
Obama: “Llegó la hora” de la reforma migratoria

Obama: “Llegó la hora” de la reforma migratoria

Mayoría.  Un grupo de hispanos se entretiene en un parque de Los Ángeles. Se calcula que la mitad de los 11 millones de indocumentados en EUA provienen de México.

Mayoría. Un grupo de hispanos se entretiene en un parque de Los Ángeles. Se calcula que la mitad de los 11 millones de indocumentados en EUA provienen de México.

Petición.  Asistentes al discurso del presidente estadounidense, Barack Obama, en una escuela secundaria de Las Vegas.

Petición. Asistentes al discurso del presidente estadounidense, Barack Obama, en una escuela secundaria de Las Vegas.

Obama: “Llegó la hora” de la reforma migratoria

Obama: “Llegó la hora” de la reforma migratoria

Enlace copiado
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió ayer su plan para una reforma migratoria que legalice a la población indocumentada, convencido de que el país está listo para sacarla adelante y de que la medida está “al alcance”.

“Estoy acá hoy porque ha llegado la hora de una reforma migratoria integral de sentido común”, dijo Obama durante el primer discurso de su segundo mandato, ante un auditorio repleto en la escuela secundaria Del Sol High School en Las Vegas, Nevada.

Obama señaló que si bien la reforma migratoria ha sido un asunto divisorio en Estados Unidos y que el debate en el Congreso se pondrá “más caldeado”, esta iniciativa es necesaria “para que fortalezcamos nuestra economía y el futuro de nuestro país”.

“La buena noticia es que, por primera vez en muchos años, tanto republicanos como demócratas parecen estar listos para lidiar con este problema juntos”, señaló Obama, al subrayar más adelante que ya existe un cimiento “para una acción bipartidista”.

Con todo, Obama dejó claro que no va a quedarse de brazos cruzados y dejar escapar el momento más propicio para hacer avanzar una reforma migratoria que ha fracasado una y otra vez en los últimos años.

“Necesitamos que el Congreso se ponga a trabajar de una forma integral y que afronte por fin la cuestión de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se encuentran en el país ahora mismo”, demandó.

“Esta vez (a las palabras) deben seguirles acciones, no podemos permitirnos que la reforma migratoria se vuelva a atascar en un debate interminable”, urgió.

El mandatario no entró a discutir los detalles de los principios presentados el lunes en el Capitolio por ocho senadores –cuatro demócratas y cuatro republicanos– que, según dijeron, esperan convertir en una propuesta de ley hasta marzo que revierta en una reforma migratoria antes del verano.

Sí que dejó claro, sin embargo, que considera imprescindible que cualquier propuesta contenga un “camino claro” para la obtención de la ciudadanía por parte de los 11 millones de indocumentados, en un proceso que, dijo, “no va a ser rápido, pero sí justo”.

También insistió en que, aunque hay cosas por mejorar, su administración ha realizado el mayor incremento de seguridad en la frontera con México.

Uno de los principales puntos de posible roce entre el plan de los senadores y la Casa Blanca es el condicionamiento de los legisladores a cualquier vía para la ciudadanía a que haya un refuerzo de la seguridad fronteriza verificable.

El senador demócrata por Illinois Richard Durbin, coautor de los principios bipartidistas revelados el lunes, consideró que las diferencias entre su plan y el de Obama son “superables”.

“Es una diferencia que podemos superar”, aseguró a CNN.

Según explicó, él y su colega demócrata Chuck Schumer, otro de los autores de la iniciativa bipartidista, conversaron el domingo en la noche con Obama y la conclusión principal fue que todos tienen “las mismas metas en mente”.

Mientras tanto, el senador republicano de Florida, Marco Rubio, dijo a CNN en Español que la posición fuerte de Obama en ese punto podría echar al traste el esfuerzo bipartidista.

Rubio, considerado una estrella en ascenso en su partido, defendió que la propuesta del grupo de senadores no es una amnistía, ya que los que actualmente se encuentran sin documentos deberán ir a la cola antes de obtener una residencia permanente.

Optimismo

Inmigrantes indocumentados, organizaciones religiosas, empresariales y activistas a favor de una reforma migratoria expresaron su optimismo ayer tras escuchar a Obama decir que “ahora es el momento” para lograr la reforma.

María Kennedy, una inmigrante sin papeles que llegó a Miami desde Entre Ríos, Argentina, hace 13 años, en busca de un futuro mejor, dijo vía telefónica: “Como indocumentada siento un alivio y aplaudo que se pongan de acuerdo (demócratas y republicanos) y traten de hacer algo, pero me preocupa que quede mucha gente afuera de la reforma. No creo que vaya a ser fácil para algunos regularizar su situación”.

El sacerdote católico Jesús Nieto-Ruiz, integrante de la red nacional religiosa PICO, dijo estar “esperanzado en que las declaraciones del presidente marquen una comprensión fundamental de que la naturalización es la única solución consistente con los valores estadounidenses y las creencias de cada credo religioso”.

La propuesta presentada por Obama da la opción de naturalizar a los indocumentados que se sometan a revisiones de seguridad nacional y prontuario policial, paguen impuestos y una multa, esperen que se hayan atendido todas las solicitudes presentadas previamente por los inmigrantes legales y aprendan inglés.

Laura Vázquez, analista legislativa para asuntos de inmigración del Consejo Nacional de la Raza (NCLR, por sus siglas en inglés), dijo que la alocución de Obama “confirma que 2013 es el año de la reforma migratoria”.

Tags:

  • Barack Obama
  • Estados Unidos
  • Senado
  • reforma migratoria
  • indocumentados
  • inmigracion
  • seguridad fronteriza
  • hispanos
  • latinos
  • Marco Rubio
  • deportaciones

Lee también

Comentarios

Newsletter