Lo más visto

Más de Departamento 15

Pandilleros dieron órdenes a clica en EUA: desde la cárcel coordinaron homicidios desde El Salvador

La Fiscalía estadounidense tiene grabaciones de chats de Facebook, correos electrónicos y llamadas donde se coordinaron reuniones y teleconferencias de la MS-13 durante varios meses.

Enlace copiado
Pandilleros dieron órdenes a clica en EUA: desde la cárcel coordinaron homicidios desde El Salvador

Pandilleros dieron órdenes a clica en EUA: desde la cárcel coordinaron homicidios desde El Salvador

Enlace copiado

Asesinatos, extorsiones y otros crímenes federales cometidos por una clica de la Mara Salvatrucha (MS-13) en Estados Unidos (EUA) fueron ordenados por cabecillas desde penales de El Salvador. Los fiscales de Estados Unidos (EUA) atribuyen todos estos crímenes, ocurridos entre 2015 y 2017, a ocho pandilleros salvadoreños que enfrentan un proceso judicial en el estado de Maryland, en las afueras de la capital norteamericana, el cual inició la semana pasada.

“Estos pandilleros de la MS se mantenían en contacto con los líderes de sus clicas en El Salvador. Los contactos se hacían cuando los líderes de las ciclas en Estados Unidos realizaban sus ‘meetings’ y los líderes en los penales de El Salvador utilizaron teléfonos de contrabando para comunicarse”, según documentos de la Corte entregados contra los pandilleros.

El presidente estadounidense Donald Trump ha lanzado una política de cero tolerancia contra la MS-13 desde su llegada a la Casa Blanca. Incluso, el mandatario comparó a la pandilla con las organizaciones terroristas como Al Qaeda e ISIS.

Según los documentos de la Corte, las autoridades tienen grabaciones y registros de las llamadas telefónicas entre los pandilleros en los penales de El Salvador y los miembros de la pandilla en Maryland, realizadas entre 2015 y 2016. De ser encontrados culpables, los pandilleros salvadoreños podrían enfrentar condenas de cadena perpetua.

Las autoridades estadounidenses tienen todos los récords de chats de Facebook, correos electrónicos y llamadas donde se coordinaron reuniones y teleconferencias de la MS-13 durante varios meses. Además, “los líderes de las clicas de Estados Unidos y de otros países sostuvieron otras reuniones y teleconferencias simultáneas para discutir sobre las reglas, los negocios de la pandilla, para resolver sobre castigos a otros miembros y para hacer llamados de unidad entre los miembros de la MS en todo el país”.

Los miembros de la clica Sailors Locos Salvatruchos identificados como: Carlos Roberto Tejada Cruz, Kevin Alexis Hernández Guevara, Rolando Arístides Juárez Vásquez, Jeffrey Rodríguez, Junio Noé Alvarado, Michael Eduardo Contreras y Luis Fernando Orellana Estrada, que operaba en varios condados de Maryland, son —según las autoridades estadounidenses— los que se comunicaban regularmente con los líderes en El Salvador para hablar sobre sus operaciones.

Entre los crímenes que la Fiscalía estadounidense adjudica a los pandilleros salvadoreños está el asesinato del guatemalteco Cristian Villagrán Morales, de 18 años, que llegó a Maryland dos meses antes de su muerte. La “luz verde” de este homicidio fue dada por jefes de la MS porque los pandilleros de Maryland sospechaban que Villagrán era miembro del Barrio 18. El cadáver de Villagrán Morales fue encontrado en junio de 2016 en un parque público. Después de las investigaciones, la Policía confirmó que el guatemalteco no era pandillero y fingió serlo para parecer “cool”.

Las investigaciones también señalan que los pandilleros de esta clica coordinaron un “meeting” en la casa de un miembro de la MS-13 en Richmond, Virginia. En esa reunión participaron líderes de Massachusetts, Ohio, Maryland, Nueva York, Virginia, North Carolina, Colorado, Nueva Jersey y Texas.

En estas llamadas y “meetings”, los pandilleros también coordinaron los movimientos del dinero de las extorsiones realizadas en Estados Unidos y en El Salvador.

De acuerdo con las investigaciones, este dinero se utilizó para que la pandilla comprara armas, mantuviera sus actividades criminales, ayudara a los pandilleros recluidos en penales de ambos países y para comprar cosas de lujo para los jefes de la MS en El Salvador.

Mata, viola y controla

De acuerdo con la investigación de las autoridades estadounidenses, la MS ha buscado en los últimos años incrementar sus acciones, reclutar más miembros en el territorio norteamericano y mantener su lema “mata, viola y controla” entre sus rivales.

“Los miembros y asociados de la MS esperaban que sus aliados protegieran el nombre y la reputación de la pandilla de pandillas rivales y personas ajenas a esta. Para proteger a la pandilla y aumentar su reputación, se alentaban a hacer uso de toda la fuerza necesaria para hacerse de respeto, incluyendo tácticas de intimidación bajo su lema ‘mata, viola y controla’”, se lee en el documento.

En las reuniones simultáneas que sostuvieron los miembros de la MS con los miembros de El Salvador —consta en los documentos— también se dio “luz verde” para asesinar a miembros de la pandilla que habían transgredido las leyes o que representaban una amenaza a la misma pandilla.

“La MS es una organización transnacional que se organizó por clicas en Maryland y otras ciudades. A menudo, estas clicas trabajaban juntas en actividades criminales y se asistían unas a otras para evadir las investigaciones y a las autoridades”, asegura la Fiscalía estadounidense.

De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, los ocho pandilleros acusados en Maryland, y nueve más que fueron acusados en julio pasado en Long Island, son una parte de los resultados de un operativo realizado entre Estados Unidos, El Salvador, Guatemala y Honduras, con el cual arrestaron a 3,800 pandilleros en los cuatro países.

En los últimos meses las instituciones de Justicia del Triángulo del Norte y Estados Unidos han trabajado e intercambiado información y evidencias para combatir a la MS y sus actividades transnacionales.

“La MS 13 es una de las pandillas más violentas en Estados Unidos. La MS ha coordinado alrededor de nuestras fronteras asesinatos, violaciones, tráfico de drogas y ha utilizado para ello jóvenes menores de 18 años. Hemos coordinado en nuestras fronteras acciones para detener a esta pandilla. Eso es lo que estamos haciendo y seguiremos manteniendo nuestra política para desmantelar a esta pandilla”, dijo el fiscal general Jeff Sessions, en septiembre pasado.

Lee también

Comentarios