Premio para el ganador es ciudad en bancarrota

Los votantes podían llevar a la primera mujer al frente de la Alcaldía de Los Ángeles, o al primer judío o al primer político homosexual.
Enlace copiado
Enlace copiado
La ciudad de Los Ángeles está al borde de la quiebra, y muchos consideran que ya ha quebrado. Sus aeropuertos son una vergüenza, las autopistas están congestionadas, las calles están llenas de baches y las aceras agrietadas, al mismo tiempo que llevan años sin podar los árboles de muchos barrios.

Abundan los problemas por resolver en Los Ángeles, pero el electorado ha mostrado una gran indiferencia ante los comicios para elegir un nuevo alcalde. Ningún tema o candidato ha acaparado la atención popular, y mucho menos su imaginación, para reemplazar al demócrata Antonio Villaraigosa.

La disputa electoral está centrada entre Eric Garcetti, de 42 años, y Wendy Greuel, de 51, en la segunda ronda del 21 de mayo ya que probablemente ninguno de ellos obtendrá mayoría.

Con una asistencia a las urnas que podría ser inferior al 20%, la concejal demócrata Jan Perry, de 57 años, o el exfiscal republicano Kevin James, de 49, podrían deparar una sorpresa. Y el exejecutivo de la alta tecnología Emanuel Pleitez, de 30, queda en un lugar muy distante.

Los sondeos de opinión rezuman dudas por todas partes.

Los angelinos podrían elegir a la primera alcaldesa (Greuel, contralora municipal, o Perry), o el primer homosexual reconocido (James), o el primer judío (Perry o Garcetti, concejal). Pero los cinco candidatos más destacados se han centrado en las deficientes escuelas, un déficit galopante, un desempleo del 10.2% e impedir que el aumento de las pensiones y seguros médicos de los empleados y exempleados municipales impidan financiar los servicios.

Villaraigosa, elegido en 2005, es el primer alcalde hispano de Los Ángeles desde 1872.

Lee también

Comentarios

Newsletter