Presidente firma la orden para militarizar la frontera con México

Trump ya dio luz verde a la proclama para enviar a la Guardia Nacional a su frontera sur, por donde entran los inmigrantes centroamericanos.
Enlace copiado
Presidente firma la orden para militarizar la frontera con México

Presidente firma la orden para militarizar la frontera con México

Enlace copiado

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó ayer al Pentágono y a otras agencias del Gobierno que le presenten un plan para militarizar la frontera sur, que limita con México, con la Guardia Nacional. “El Pentágono deberá apoyar al Departamento de Seguridad Nacional en asegurar la frontera sur y tomar otras medidas necesarias para detener el flujo de drogas mortales y otro contrabando, pandilleros y otros delincuentes, e indocumentados al país”, ordenó Trump.

Trump dio 30 días al jefe del Pentágono, James Mattis; al fiscal general, Jeff Sessions; y a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, para que le presenten un informe conjunto que detalle el “plan de acción” para militarizar la frontera.

Trump y los gobernadores de estados fronterizos trabajan para desplegar “inmediatamente” a la Guardia Nacional en la frontera con México para detener la inmigración ilegal, afirmó el miércoles Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional. “La amenaza es real”, dijo Nielsen.

Nielsen dijo que ha estado en contacto con los gobernadores de los estados en la frontera suroccidental y trabajando con ellos para desarrollar acuerdos con el fin de supervisar dónde y cuántos miembros de la Guardia Nacional serán emplazados. Insinuó que algunas tropas podrían haber comenzado a llegar incluso el miércoles por la noche, aunque otros funcionarios gubernamentales advirtieron que los detalles sobre la cantidad de tropas, las ubicaciones y el momento de su llegada aún están siendo establecidos.

“Esperamos que el emplazamiento comience de inmediato”, afirmó.

Nielsen dijo que el plan sería similar a un operativo de 2006 en el que el presidente George W. Bush envió tropas para que ayudaran a personal de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza con labores no policiales mientras se contrataba y entrenaba a agentes fronterizos. El presidente Barack Obama, que precedió a Trump, también envió a cerca de 1,200 efectivos en 2010 para fortalecer el combate al narcotráfico y la inmigración ilegal.

Los gobernadores republicanos de Texas y Arizona elogiaron la medida, mientras que Susana Martínez, quien gobierna Nuevo México y también es republicana, no hizo comentarios. Es probable que el gobernador de California, el demócrata Jerry Brown, se oponga, pero todavía no se ha pronunciado.

Lee también

Comentarios

Newsletter