Lo más visto

Región espera fondos de Alianza para la Prosperidad en enero

Cancillería sostiene que llegada de Donald Trump no alteraría los fondos, debido a que fueron aprobados por el Congreso.
Enlace copiado
Región espera fondos de Alianza para la Prosperidad en enero

Región espera fondos de Alianza para la Prosperidad en enero

Región espera fondos de Alianza para la Prosperidad en enero

Región espera fondos de Alianza para la Prosperidad en enero

Enlace copiado
Los países del Triángulo Norte de Centroamérica esperan que en enero de 2017 puedan comenzar a recibir los fondos del plan Alianza para la Prosperidad, autorizados por el Congreso de Estados Unidos para atacar las causas que generan la migración irregular hacia ese país.

Esos recursos ya se encuentran aprobados en el presupuesto del año fiscal 2016, que terminó en septiembre recién pasado pero que por cuestiones burocráticas aún no han sido recibidos.

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos el 20 de enero próximo no debería influir en el desembolso de esos fondos, que fueron solicitados por el presidente Barack Obama en 2015, debido a que contó con apoyo de legisladores republicanos y demócratas en ambas cámaras del Congreso estadounidense.

El Salvador, Guatemala y Honduras tuvieron el apoyo de México a ese plan, durante una reunión de cancilleres el lunes pasado en Ciudad de Guatemala.

El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, dijo que no están seguros de si ese desembolso comenzará en los últimos días de la administración del presidente Barack Obama o ya cuando Trump se instale en la Casa Blanca. “Eso depende del proceso que se está siguiendo en el Congreso. Antes de la elección, el Congreso había entrado en una especie de parálisis, pero ahora que el proceso electoral ha pasado y están ordenando las cosas, esperamos que el proceso fluya. No podemos adelantar si esto se va a dar antes del 20 de enero; en todo caso, es un proceso institucional que sigue el Congreso y que ya a esas alturas no está en manos del Ejecutivo”, respondió.

Obama nombró a su vicepresidente, Joe Biden, para que coordinara con el Triángulo Norte de Centroamérica la forma de enfrentar los altos índices de inmigración, principalmente de menores de edad no acompañados y grupos familiares, que se desataron a mediados de 2014 y que todavía continúan al alza.

La principal línea argumental del plan es que se debe invertir en combatir la violencia y generar oportunidades en las zonas expulsoras de migrantes.

El plan, elaborado con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), plantea cuatro pilares: desarrollo productivo, inversión en capital humano, seguridad ciudadana y fortalecimiento de las instituciones locales.

No está establecido qué cantidad de dinero recibirá cada país, ya que esto dependerá de los proyectos específicos que presenten.

Liberan de forma condicional

Las autoridades estadounidenses están liberando a inmigrantes indocumentados centroamericanos detenidos en la frontera con México, a los que instalaron dispositivos de localización en el tobillo, debido al aumento de las detenciones.

Los indocumentados, que en su mayoría son de Honduras, Guatemala y El Salvador, consideran que llevar las tobilleras es mejor que estar recluido en un centro de detención.

Los inmigrantes beneficiados por esta medida tienen que tener algún familiar en el país que pueda acogerlos y comprometerse a reportarse de manera periódica con las autoridades de Inmigración.

Según fuentes de los propios inmigrantes liberados con este procedimiento en la zona de El Paso (Texas), antes de poder salir de los centros de detención, tienen que proporcionar al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) los datos de sus familiares y firmar un documento en el que dicen entender y aceptar la medida precautoria.

Estas tobilleras utilizan un sistema de rastreo por satélite que determina el paradero del inmigrante durante su proceso legal, según las autoridades migratorias.

Este es el caso de Miguel, un guatemalteco que la semana pasada cruzó el río Grande con su hijo de seis años con el objetivo de llegar a Carolina del Norte, en la costa Este del país.

“Cruzamos por ahí, por un río angosto, y en eso llegaron los de Migración en las camionetas y me preguntaron que si necesitaba ayuda, y yo dije que sí”, dijo.

Ambos fueron llevados ante las autoridades del ICE, en donde los oficiales determinaron que ambos podrían continuar su viaje con la condición de que el adulto llevara ajustado en el tobillo derecho el dispositivo electrónico.

Tags:

  • estados unidos
  • triangulo norte
  • inmigracion
  • centroamerica
  • donald trump
  • violencia
  • deportaciones

Lee también

Comentarios