Lo más visto

Republicanos aconsejan no precipitarse con reforma migratoria en el Congreso

Un grupo de seis líderes republicanos del Senado de EUA advirtió hoy de que sería contraproducente precipitarse con una reforma migratoria negociada "a puerta cerrada" y que sólo represente a "intereses especiales" y pidieron transparencia en este debate.
Enlace copiado
Enlace copiado
En una carta enviada a líderes demócratas y republicanos de la Cámara alta, incluyendo a los ocho senadores de ambos partidos que elaboran un plan reformista, este grupo exigió un "proceso abierto" que incluya audiencias y en el que se recojan también las opiniones del público.
 
"Tenemos una obligación de adoptar una política migratoria que represente el interés nacional, no solo los intereses especiales, ya sean grupos que abogan por fronteras abiertas, grandes corporaciones o la clase política", indicó el grupo en un comunicado que acompaña a la misiva.
 
"Es imperativo que el Comité Judicial (del Senado) cumpla con su responsabilidad de revisar, escudriñar y juzgar de forma independiente cualquier proyecto de inmigración que vayamos a considerar", agregó.
 
Según el grupo, es preferible responder "paso por paso" a los complejos asuntos de la reforma migratoria, en vez de una "enorme legislación".
 
Las consecuencias de apresurarse a aprobar una "amnistía" para la población indocumentada sin el debido escrutinio "son simplemente demasiado profundas" y "violarían los principios fundamentales de nuestra república democrática", advirtieron los senadores.
 
El grupo recordó en la carta que en la última reforma migratoria, puesta en marcha en 1986, el Comité Judicial realizó "100 horas de audiencias con 300 testigos" antes de revisar el plan.
 
En el debate de este año, el Comité sólo ha programado tres audiencias hasta la fecha, "pero éstas son necesarias para examinar la aplicación de los componentes" de una reforma, argumentó el grupo.
 
La carta fue enviada como protesta al plan del Comité Judicial del Senado de someter a un voto preliminar la reforma migratoria tras el receso de Pascua, en la segunda semana de abril.
 
La misiva, dirigida al presidente del Comité Judicial, el demócrata Patrick Leahy, fue enviada por los senadores republicanos Jeff Sessions, Charles Grassley, John Cornyn, Orrin Hatch, Michael S. Lee y el hispano Ted Cruz, todos conservadores que exigieron "transparencia" en el debate migratorio.
 
Pero su idea de corregir el sistema migratorio en retazos choca con la que propone la Casa Blanca, líderes demócratas y grupos progresistas afines, que consideran que la reforma migratoria que salga del Congreso debe ser "exhaustiva" e incorporar medidas sobre la seguridad fronteriza, la legalización de los indocumentados y los futuros flujos migratorios, entre otros elementos.
 
En ese sentido, Frank Sharry, director ejecutivo del grupo pro-reforma Americas Voice, dijo en un comunicado que la verdadera intención de los seis senadores republicanos es "frenar la reforma" y que, 27 años después de la última reforma migratoria integral, la población indocumentada no puede seguir esperando.
 
"Esta táctica de demora no va a funcionar... los estadounidenses están cansados de la inacción del Congreso y quieren una solución de una vez por todas, no juegos políticos", afirmó Sharry, quien tachó de "hipócritas" a los seis senadores, al destacar que varios de ellos incluso se han vinculado con fuerzas opuestas a la reforma.

Tags:

Lee también

Comentarios