Lo más visto

Más de Departamento 15

Salvadoreños apoyan “Un día sin inmigrantes”

Locales en varias zonas de EUA cerraron ayer en apoyo al movimiento que quiere mostrarle a Trump la importancia de los inmigrantes.
Enlace copiado
Marchas.  Con estas marchas y cierre de locales, los latinos y quienes los apoyan desean mostrarle al presidente que los inmigrantes contribuyen al desarrollo de Estados Unidos.

Marchas. Con estas marchas y cierre de locales, los latinos y quienes los apoyan desean mostrarle al presidente que los inmigrantes contribuyen al desarrollo de Estados Unidos.

Salvadoreños apoyan “Un día sin inmigrantes”

Salvadoreños apoyan “Un día sin inmigrantes”

Enlace copiado
Benny, salvadoreño de 57 años, lleva 25 trabajando en Capitol City, uno de esos típicos bares a los que acude la gente a tomar cerveza y comer hamburguesas mientras sigue por las distintas pantallas partidos de fútbol de las ligas europeas, de la NBA o partidos de béisbol y fútbol americano.

En el centro de Washington D. C., cerca de instituciones y rodeado por oficinas, el local cerró ayer sus puertas en apoyo a la convocatoria “Un día sin inmigrantes”, que llamó a los extranjeros de grandes ciudades del país, entre ellas también Nueva York, Filadelfia y Houston, a no ir al trabajo, no llevar a los niños a la escuela y no gastar un solo dólar. 

El objetivo era mostrar al presidente Donald Trump que la sociedad y la economía de Estados Unidos no funcionan sin los 11 millones de indocumentados a los que quiere echar ni sin los documentados a los que miembros de su administración, como el fiscal general, Jeff Sessions, acusan de quitar el trabajo a los norteamericanos.

Estados Unidos cuenta con cerca de 42.5 millones de inmigrantes, un 13.3 % de la población, según el Instituto de Políticas Migratorias. La mitad procede de América Latina.

“Se trata de que se vea la falta que hace el inmigrante en este país”, explicó Benny a dpa. Sus jefes apoyaron la reivindicación cerrando todo el día el restaurante, en el que trabajan muchos hispanos, y abriendo el bar solo dos horas en la tarde.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales, los restaurantes del país emplean a unos 1.8 millones de inmigrantes, son el 7.1 % de los 25 millones de extranjeros que trabajan en el país.

En la restauración de Washington, D. C. se aprecia visiblemente el peso de la comunidad inmigrante. Y fue en ese sector en el que se notó la iniciativa.

Uno de los 70 restaurantes cerrados fue “Jaleo”, uno de los establecimientos del chef español José Andrés, enfrentado con Trump en los tribunales tras abandonar un proyecto pactado para su hotel en Washington cuando el hoy presidente llamó violadores y narcos a los mexicanos.

“En apoyo a nuestra gente”, aseguró al anunciar el cierre de seis de sus restaurantes en la capital estadounidense.

La capital, de mayoría demócrata en las urnas y donde más del 20 % de sus 700,000 habitantes son extranjeros, no se paralizó, sin embargo, ayer. La marcha de inmigrantes en el centro apenas logró reunir a más de un centenar de manifestantes. Pero la iniciativa colocó el mensaje al dejar a la ciudad en la que vive Trump desde el 20 de enero funcionando a medio gas.

En el Capitolio, una de las cafeterías del Senado cerró sus puertas.

Tags:

Lee también

Comentarios