Lo más visto

Más de Departamento 15

Salvadoreños en EUA rechazan ser vinculados a MS

El impacto de los discursos del presidente Trump, en los que usa a la pandilla para poner en mal a la comunidad migrante centroamericana, está dañando la reputación de miles de salvadoreños que residen en ese país y no atentan contra la ley.
Enlace copiado
Salvadoreños en EUA rechazan ser vinculados a MS

Salvadoreños en EUA rechazan ser vinculados a MS

Enlace copiado

La comunidad salvadoreña en Nueva York ahora también lucha contra el impacto negativo que ha generado el discurso del presidente estadounidense, Donald Trump, quien insiste en criminalizar a los inmigrantes. Con frecuencia, Trump habla de la Mara Salvatrucha (MS-13) y la acusa de haberse aprovechado de los pocos controles migratorios.

Trump llama "agujeros de mier..." a El Salvador y Haití, según medios estadounidenses

Los compatriotas buscan opciones legales para quedarse en Estados Unidos, luego de la cancelación del programa de Acción Diferida para Menores no Acompañados (DACA por su sigla en inglés) y del Estatus de Protección Temporal (TPS por su sigla en inglés) para El Salvador. En total son aproximadamente 215,000 afectados.

Donald Trump critica de nuevo a El Salvador: "no son nuestros amigos"

“La MS se ha convertido en un producto político rentable para el presidente Trump y la gente lo compra. Sus bases lo aplauden y lo aceptan. La realidad de la pandilla aquí en Estados Unidos es diferente, y la realidad es que la comunidad salvadoreña en este país siempre se ha identificado por ser gente trabajadora que ha salido adelante”, dice Omar Henríquez, salvadoreño miembro de la Alianza Nacional TPS.

Aunque la MS ha sido el caballo de Troya que el presidente usa para atacar a migrantes latinos, en las últimas semanas sus discursos han sido más rudos. Primero, Trump llamó a las naciones con TPS –como El Salvador– “países de mierda”; luego, relacionó a los beneficiarios de DACA con la MS-13; y hace siete días, el mandatario dijo que los países del Triángulo Norte centroamericano “no son amigos” de Estados Unidos.

Estas palabras al final dañan a toda la población migrante.

“No somos pandilleros, no somos delincuentes. Es feo que la primera cosa que nos preguntan algunos, a veces, porque somos jóvenes y por venir de El Salvador es que si somos pandilleros, cuando hemos llegado aquí huyendo de la violencia y buscando oportunidades”, explicó Sergio, un joven beneficiario de DACA que llegó a Estados Unidos en 2013. A los que tienen protección de este programa, se les suele llamar “soñadores”.

Para los activistas, el discurso de Trump es un intento más por dañar la imagen de este sector, y así seguir promoviendo las políticas antiinmigrantes.

“Trump está usando el miedo para ganar apoyo a sus planteamientos. Se ataca la imagen del extranjero latinoamericano y se le presenta como una amenaza, y para esto ha planteado casos extraordinarios, de manera generalizada, con el fin de justificar su decisión de poner fin a DACA y TPS”, expresó por su parte el salvadoreño Óscar Chacón, director de Alianza Américas.

Aunque la MS aparezca en titulares informativos de los medios de comunicación estadounidense, en los barrios de angloamericanos no los conocen. Afuera de las comunidades latinas, muchos norteamericanos blancos saben de la pandilla por las noticias, pero pocos conocen a alguien que haya sido víctima de la pandilla y nunca han visto un pandillero.

“La mayoría de mis amigos o familia no hemos conocido a ningún pandillero. Hemos visto las fotos que se publican en los medios, pero entiendo que muchas veces son fotos de pandilleros de El Salvador. Considero que el país tiene otros problemas más importantes que estar intentando atacar a los migrantes que han contribuido a muchas cosas”, dijo Samuel Smith, residente en un barrio de New York.

Como este estadounidense, muchos consideran que la administración Trump le está dando demasiado espacio en la agenda política a la MS. Algo que también comparte la comunidad salvadoreña.

“Trump le da una notoriedad a la pandilla que le beneficia a la pandilla misma, porque como los comparan con grupos terroristas grandes, y ellos (pandilleros) creen que son más poderosos y usan esto para emocionar a los jóvenes que quieren reclutar”, afirmó Omar Henríquez.

Muchas organizaciones de salvadoreños viviendo en Estados Unidos han enfocado sus esfuerzos en dialogar con los congresistas para lograr solución permanente al TPS. Hasta ahora, en ninguna de las reuniones se ha hablado de algún vínculo relacionado con el riesgo que la MS representa.

“Nuestra lucha en los últimos meses se ha centrado en mostrar el verdadero rostro de todos los salvadoreños que nos hemos visto afectados por la cancelación del TPS y DACA. Algunos senadores no sabían quiénes somos y lo que hemos hecho por este país, por eso es que hemos estado realizando el cabildeo para que ellos sepan quiénes somos”, dijo Cecilia Martínez, coordinadora de Alianza Nacional TPS, de Long Island (Nueva York).

Según Martínez, de todas las reuniones que han tenido desde el año pasado con congresistas, en ninguna de ellas se ha mencionado el tema MS como algo que afecte la imagen de los salvadoreños amparados a beneficios migratorios.

“En ninguna reunión se ha tocado ese tema y creemos que no nos pueden vincular con nada que ver con las acciones de la pandilla, porque los tepesianos, especialmente, somos uno de los grupos más controlados por las autoridades. Ellos tienen registradas nuestras huellas, y para tener el beneficio del TPS uno de los requisitos es no tener antecedentes penales. Entonces, creemos que no es posible que se generalice de la manera que lo hace el presidente (Trump)”, agregó Martínez.

Lee también

Comentarios