Lo más visto

Más de Departamento 15

Salvadoreños en “pánico” ante la idea de regresar

Dicen que no volver no es opción. Temen por sus hijos nacidos en Estados Unidos y que todavía son adolescentes. No pueden separarse.
Enlace copiado
Información. Salvadoreños organizados en comités del TPS explican a otros compatriotas cómo avanzar hacia la residencia.

Información. Salvadoreños organizados en comités del TPS explican a otros compatriotas cómo avanzar hacia la residencia.

Enlace copiado

La noticia de la cancelación del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para los haitianos anunciada por la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, y el periodo de gracia que se dio para analizar el futuro del mismo para los hondureños parece indicar que el programa, que también ampara a miles de salvadoreños, tiene los días contados.

Sin embargo, la comunidad de salvadoreños que hasta ahora gozan de este beneficio están buscando todas las opciones y alianzas posibles que les permita iniciar procesos de residencia para poder quedarse, en caso de que el Congreso de EUA no logre aprobar una solución a tiempo.

“Solo de pensar en que debemos regresar a El Salvador, muchos de nosotros entramos en pánico desde ya. Con la situación nos sentimos traumados. Aunque uno quiera salir adelante en nuestro país no se puede. Los gobiernos no han podido resolver el grave problema de seguridad… El Salvador no está preparado en ningún aspecto para recibirnos”, dijo la salvadoreña Adela Rivas a este periódico.

“Muchos de nosotros tenemos capacidades, tenemos habilidades para salir adelante y lo hemos demostrado. Pero no vamos a regresar a El Salvador a poner en riesgo a nuestros hijos que no han nacido en nuestro país. Amamos a nuestro país, pero no queremos poner en riesgo a nuestras familias”. 
Adela Rivas,  salvadoreña beneficiada con TPS, en Nueva York

Regresar a su país y aceptar las pocas condiciones que el Gobierno salvadoreño les ha ofrecido y ha dado a conocer a quienes voluntariamente quieran regresar al país y emprender un negocio no constituye un alivio. “Muchos de nosotros tenemos capacidades, tenemos habilidades para salir adelante y lo hemos demostrado. Pero no vamos a regresar a El Salvador a poner en riesgo a nuestros hijos que no han nacido en nuestro país. Amamos a nuestro país, pero no queremos poner en riesgo a nuestras familias”, continuó Rivas.

La prioridad en este momento para los salvadoreños es buscar asistencia legal y encontrar espacios en la leyes migratorias de Estados Unidos que les permitan de iniciar, continuar o finalizar procesos de residencia u otras vías para poder continuar en el país, aun si el TPS es eliminado.

El triunfo del presidente Trump en las elecciones del año pasado fue la primera señal negativa que tuvieron los beneficiados con el TPS. Y aunque las políticas antiinmigrante del nuevo Gobierno se hicieron notar, muchos de los beneficiarios del TPS no pensaron que la administración Trump pondría fin al programa.

“Hemos estado enfocados en buscar apoyo, alianzas para que podamos hacer un poco de presión para que el Gobierno tome en consideración que todos los que estamos amparados al TPS no somos delincuentes. Somos personas que hemos aportado mucho a este país (Estados Unidos), somos personas que pagamos ‘taxes’ (impuestos) y que cumplimos con nuestros deberes”, defendió la salvadoreña.

Buscan apoyo

En los últimos meses, los salvadoreños han buscado todo el apoyo posible para su situación. El Gobierno salvadoreño les ha dado apoyo.

“Los consulados nos han dado los servicios de abogados de migración para que podamos realizar la campaña ‘Save TPS’ para que los salvadoreños puedan tener la asesoría migratoria necesaria gratuita”, dijo Cecilia Martínez, coordinadora de un comité de personas con TPS. Los abogados explican el camino a seguir para iniciar procesos de residencia.

Compatriotas informan a comunidad
En las últimas semanas los comités organizados por los salvadoreños con TPS en varias ciudades de EUA han celebrado jornadas informativas en conjunto con los consulados y con el apoyo de abogados contratados por el Gobierno salvadoreño ante una posible disolución del TPS. En diciembre tienen previsto reunirse con los miembros del congreso para pedir apoyo.

Lee también

Comentarios