Salvadoreños luchan por reintegrarse

Diversas iniciativas se han realizado con salvadoreños que han sido deportados desde EUA y México.
Enlace copiado
Abastecido.  Nelson Guerrero busca que sus vecinos tengan a la mano todos los productos que necesitan.

Abastecido. Nelson Guerrero busca que sus vecinos tengan a la mano todos los productos que necesitan.

Atención. Mercedes cuenta con diversos servicios y productos en su salón de belleza en Cojutepeque.

Atención. Mercedes cuenta con diversos servicios y productos en su salón de belleza en Cojutepeque.

Salvadoreños luchan por reintegrarse

Salvadoreños luchan por reintegrarse

Enlace copiado
Nelson y Mercedes representan una de las caras poco vistas de los salvadoreños que son repatriados y que luchan por reincorporarse a la vida productiva en el país.

Nelson Guerrero intentaba por segunda vez llegar a Estados Unidos tras pasar varios meses en el país sin trabajo y por las deudas que tenía.

Señaló que realizó el viaje solo y que ahora el paso por México está más difícil. “Tanta delincuencia, secuestradores”, señaló Nelson.

Nelson perdió un brazo al caer del tren que utilizan los migrantes para trasladarse al norte de México y que es llamado “La Bestia”.

La pérdida del brazo el año pasado lo obligó a permanecer varias semanas en un hospital mexicano, donde fue operado y se le atendió con medicamentos. Indicó que durante ese tiempo migración corrió con sus gastos médicos.

Hace un mes, Nelson cuenta con el espacio y producto de primera necesidad para satisfacer la necesidad de sus vecinos en los planes, cercano al lago de Coatepeque, donde hay pocas ventas.

Nelson aceptó la propuesta al considerar “que era el momento de que mi vida tenga un cambio, porque yo me sentía deprimido, me sentía... con algo bien duro en mi corazón por mi pérdida, pero yo sabía que tenía vida y Dios preparó” esta ayuda.

“Yo sé que voy a salir adelante a través de este negocito”, con el que además apoya a su familia.

Nelson viaja una vez al mes a Santa Ana para abastecer con más producto la tienda.

Mientras, en Cojutepeque Mercedes Ramírez ha abierto un salón de belleza donde ofrece diversos servicios: corte, maquillaje, peinado, manicure, pedicure, uñas acrílicas. La técnica de este último servicio Ramírez la aprendió en Estados Unidos, donde vivió hasta el año pasado, pero por falta de documentos trabajó en restaurantes.

“Cuando yo llegué a este país me sentía muy mal como cualquier otro inmigrante”, señaló Mercedes, “de repente tú estás aquí con todos los sueños truncados”.

Nelson y Mercedes son dos de los 20 beneficiados con el programa que impulsa la Dirección General de Migración y Extranjería que cuenta con $400,000 aportados por el Gobierno de Canadá.

El programa es ejecutado junto a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

En años recientes, la cantidad de salvadoreños deportados ha ido en aumento.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter