Lo más visto

Más de Departamento 15

Sigue flujo de migrantes por peligroso río Suchiate en frontera sur mexicana

Las amenazas de imponer aranceles a México no han tenido ningún efecto en el flujo de migrantes.
Enlace copiado
Caravana.   Unos 400 migrantes centroamericanos cruzaron la frontera hacia México ayer con la esperanza de llegar a Estados Unidos.

Caravana. Unos 400 migrantes centroamericanos cruzaron la frontera hacia México ayer con la esperanza de llegar a Estados Unidos.

Enlace copiado

El flujo de migrantes por el río Suchiate, que separa México de Guatemala, continúa constante pese al refuerzo de las medidas de seguridad de México y a las reiteradas amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Ayer a las seis de la mañana un grupo de personas cruzaba ilegalmente este caudaloso río, entre ellos extracontinentales que huyen de sus naciones buscando un futuro mejor en México y los Estados Unidos.

Guiados por otros compañeros de la misma nacionalidad, buscan trasladarse a las oficinas de la estación migratoria Siglo XXI ubicada en el municipio de Tapachula, a unos cincuenta kilómetros de distancia de esta frontera entre Guatemala y el suroriental estado de Chiapas.

La africana Ayop ejemplifica este éxodo de miles de kilómetros. Su travesía desde Duala, Camerún, hasta México no ha sido nada fácil y ha durado más de tres meses, en los que ha cruzado países peligrosos. "Ha sido lo más difícil que he hecho en la vida. Lloro todo los días", expresó a Efe unos minutos después de tocar tierra mexicana. Según explica Ayop, su migración se debe a una mala gobernabilidad en su país vinculada con una excesivo centralismo del sistema político y a unos elevados índices de corrupción que azotan su natal país.

Cuenta que su travesía comenzó en Duala y de ahí voló hasta Ecuador, atravesó la jungla colombiana, la selva de Panamá y cruzó Costa Rica, Honduras y Guatemala.

"Y ahora estoy aquí", dijo la joven de 21 años, desconcertada de estar en un país no conocido pero convencida de que solicitará "asilo a México".

Ayop es una persona más entre las decenas de miles de migrantes –la mayoría de ellos centroamericanos– que cruzan de manera irregular cada año el territorio mexicano, exponiéndose a la corrupción de las autoridades y a la violencia del crimen organizado.

El volumen de personas ha crecido en los últimos meses coincidiendo con el fenómeno de las caravanas, que ha causado choques diplomáticos entre naciones y elevado la tensión con Estados Unidos y su presidente, Donald Trump, quien la semana pasada anunció que aplicaría aranceles del 5 %.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines