Sindicatos de EUA listos para defender a migrantes de C. A.

El temor crece en las comunidades de inmigrantes centroamericanos por las redadas de la policía y la separación de familias. Como respuesta, los líderes sindicales buscan educar a la población sobre los límites que tiene “la Migra”, en especial dentro de las ciudades santuario. La era de Trump tiene todavía dos años más por delante.
Enlace copiado
Intimidar a los migrantes es una estrategia que tiene efectos hasta fuera del trabajo.

Intimidar a los migrantes es una estrategia que tiene efectos hasta fuera del trabajo.

Enlace copiado

Edwin Coreas es un salvadoreño de 28 años que vive y trabaja en Estados Unidos. Llegó como indocumentado, pero eso no lo detuvo de mantenerse activo. Coreas denunció a un exjefe suyo porque no quiso pagarle salarios atrasados ni devolverle sus herramientas, según relató Karla Sánchez, esposa de Coreas.

En una especie de represalia, de acuerdo con lo expuesto por las organizaciones que defendieron al salvadoreño, el exjefe denunció a Coreas ante el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) para que lo deportaran.

Coreas fue arrestado frente a su casa, justo cuando se iba para el trabajo. Gracias a la lucha de toda una comunidad, salió libre y no le hallaron antecedentes criminales.

Su caso es un ejemplo nítido del ánimo que la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos ha enardecido y fortalecido.

“Significa un recrudecimiento de las condiciones de vulnerabilidad y desprotección de la población migrante y sus familias, y un alto riesgo de deportaciones masivas hacia los países de origen”, advirtió Joachim Schueletter, representante de la fundación de origen alemán Friedrich Ebert Stiftung (FES) para El Salvador, Guatemala y Honduras.

La buena noticia es que los inmigrantes tienen muchos aliados.

Leticia Salcedo ha dedicado 20 años a organizar y ayudar a los inmigrantes trabajadores. Ella es dirigente del Sindicato Internacional de Empleados en el sector Servicios (SEIU, por sus siglas en inglés). “Los estados donde hay ciudades santuario se han unido, preparándose para el ataque que ya se ve venir”, explicó Salcedo.

Por ahora, solo California se ha declarado estado santuario. En el resto de la unión norteamericana hay unas 15 ciudades santuario más, amigables con inmigrantes.

Salcedo habló de los proyectos “I, America” (Yo, Estados Unidos) y “Know Your Rights” (Conoce tus derechos), enfocados específicamente en derechos laborales.

“Hicimos toda la lista de preguntas: qué deben hacer si llega ICE, si los detiene en las calles, si tocan a sus puertas... Les explicamos que pueden ejercer sus derechos y que no deben contestar preguntas, ni dar su nombre, ni presentar ID (identidad), ni dar ningún papel, porque eso los puede incriminar”, explicó la dirigente del SEIU.

Policía migratoria busca intimidar

En ocasiones, la fuerza y brusquedad de los agentes de ICE deja poco margen para reaccionar. De ahí que las organizaciones insistan en educar y asociarse.

Pero la preocupación de la SEIU y la FES es la protección de los derechos de los trabajadores y cómo construir una red amplia de apoyo.

“ICE se ha enfocado precisamente en las ciudades santuario. Van a estas ciudades y usan a la prensa para decir: ‘Mira, esto estamos haciendo’, para intimidarlos, que tengan miedo, que no salgan a trabajar”, denunció Salcedo.

Intimidar a los migrantes es una estrategia que tiene efectos hasta fuera del trabajo. “Vemos estas redadas y rumores, acciones de ICE que están diseñadas para generar pánico en las comunidades que no tienen un componente necesariamente laboral”, advirtió por su parte Alberto Fernández, director de vinculación latina en Working America y autor del informe “Migración Laboral y lucha social en la era Trump. El caso de Guatemala, El Salvador y Honduras”. Este informe lo publicó la FES en ocasión del encuentro migración y trabajo decente que celebraron en El Salvador.

“Los desafíos que están por venir para la población centroamericana son enormes”, comentó Fernández. “Esta política, aunque un tanto errática, está encaminada a crear más temor. Son las redadas selectivas”, destacó Fernández. En una sola redada, ICE puede arrestar a más de 100 personas, especialmente cuando van a los sitios de trabajo. Ahora, el riesgo es que los sindicatos no tienen una relación fluida con el Departamento de Trabajo, como sí la tenían cuando Barack Obama era presidente de Estados Unidos, observó Fernández.

“Hemos hecho bastante trabajo para educar a los miembros, y asegurarnos que están activos políticamente, para asegurar que estamos trabajando con alianzas comunitarias para resistir los esfuerzos del presidente al atacar nuestras comunidades”, destacó además Salcedo.

 

E-VERIFY
Una de las propuestas más recientes es que todos los trabajadores tengan que pasar, de manera obligatoria, por el E-Verify. Este es un proceso en el que se puede verificar en línea el estatus.

 

 

Lee también

Comentarios

Newsletter