Lo más visto

Solicitantes de asilo son regresados a México

La práctica que han denunciado migrantes y activistas no es congruente con las leyes de inmigración de Estados Unidos.
Enlace copiado
Denuncia.  Activistas e inmigrantes han denunciado la práctica de oficiales de la Patrulla Fronteriza que no se apega a la ley.

Denuncia. Activistas e inmigrantes han denunciado la práctica de oficiales de la Patrulla Fronteriza que no se apega a la ley.

Enlace copiado
Inmigrantes y activistas han denunciado en las últimas semanas que los oficiales de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos han estado enviando a inmigrantes que llegan a la frontera a pedir asilo de regreso a México. Bajo las leyes actuales del país, la práctica cae en una ilegalidad.

“Un extranjero ilegal que llega a la frontera no es elegible para aplicar a una admisión o un permiso y debe ser removido luego de una inspección de un oficial de inmigración. Si en dicha inspección el extranjero indica una intención de aplicar para un asilo bajo la sección 208 o un temor de persecución, el oficial debe referirlo a una entrevista”, dice la sección 305 de la Acta de Inmigración y Nacionalidad (INA, en inglés), que está disponible en la web.

“Hemos escuchado de oficiales que simplemente les dicen a los inmigrantes que Estados Unidos ya no está aceptando a centroamericanos y los mandan de regreso a México”, dijo en un correo electrónico a LA PRENSA GRÁFICA Amy Fischer, directora de políticas del Centro de Refugiados e Inmigración para la Educación y Servicios Legales (RAICES, en inglés), en San Antonio, Texas.

San Antonio Express News, The Washington Post y otros medios estadounidenses citan casos de inmigrantes centroamericanos a los que oficiales de la Patrulla Fronteriza enviaron de regreso a México sin haber cumplido con el procedimiento que ordena la INA. Estos inmigrantes solicitaron asilo.

“Oficialmente, sabemos que hay un aumento de gente pidiendo un asilo en puertos de entrada y los oficiales de la Patrulla Fronteriza están enfrentando dificultades para mantenerse al paso de este incremento”, reconoció Fischer.

Para palear este flujo en la frontera, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó el miércoles pasado –por medio de una orden ejecutiva– que el secretario de Seguridad Nacional contrate a 5,000 agentes más para cuidar la frontera. Además, ordenó construir más centros de detención. Al final de la administración del expresidente Barack Obama se habían habilitado centros temporales para inmigrantes. Estas instalaciones siguen abiertas.

Fischer dijo: “Los centros de detención provisionales tienen condiciones atroces”. Agregó: “Algunos puertos de entrada están implementando hacer un sistema de ‘lotería’ para manejar el aumento (de inmigrantes irregulares). También están procesando gente diciéndoles que regresen al día siguiente, pero esta sigue siendo una forma de eludir la ley y de poner a los peticionarios en riesgo de traficantes de personas y carteles del narcotráfico”.

Según la ley, luego de que un inmigrante se presenta en la frontera a un oficial de inmigración y solicita asilo, este debe de referirlo para que pase a una entrevista de miedo creíble, la cual le puede favorecer o no. Este proceso se sigue a través del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS, en inglés), explicó la experta.

“Bajo nuestra ley, los oficiales de Estados Unidos no pueden devolver a alguien que ha pedido asilo o ha expresado un temor de regresar hasta que esta persona haya completado el proceso del miedo creíble... Adicionalmente, bajo las leyes internacionales, existe la misma obligación”, aseveró.

En leyes internacionales es el artículo 22, sección 8, de la Convención Americana, la que dicta que “en ningún caso el extranjero puede ser expulsado o devuelto a otro país, sea o no de origen, donde su derecho a la vida o a la libertad personal está en riesgo de violación a causa de raza, nacionalidad, religión, condición social o de sus opiniones políticas”. Estados Unidos es signatario de esta convención.
 

Tags:

Lee también

Comentarios