Lo más visto

Trump: O paran el tráfico de drogas o cortamos ayuda

El presidente amenazó a los países que permiten el tráfico de las drogas que tienen demanda en Estados Unidos. También se quejó de los inmigrantes de El Salvador.
Enlace copiado
Trump: O paran el tráfico de drogas o cortamos ayuda

Trump: O paran el tráfico de drogas o cortamos ayuda

Enlace copiado

El presidente Donald Trump reclamó a países suramericanos por producir la droga que se consume en Estados Unidos, y a los centroamericanos –El Salvador incluido– por servir de corredores para los estupefacientes. Colombia y Perú fueron mencionados como los principales productores de cocaína, que después pasa por Centroamérica y México.

Donald Trump critica de nuevo a El Salvador: "no son nuestros amigos"

Las drogas sintéticas, como el fentanil, llegan a Estados Unidos desde China. México y Colombia, en tanto, producen heroína.

En una reunión con altos funcionarios de Seguridad Nacional, Trump se quejó de que los controles flojos en la frontera permiten que los criminales y las drogas entren al territorio con facilidad. “Ustedes ven los números y se dan cuenta de dónde vienen. Ellos están viniendo desde El Salvador, Guatemala, Honduras y México, toda la zona. Entran e inundan nuestro país”, se quejó Trump.

Psicólogos alertan de que Trump es un peligro para EUA y el mundo entero

Las naciones que permiten estas redes de narcotráfico no están en la lista de amigos para Estados Unidos que gobierna Trump.

“Están viniendo, nos están inundando desde El Salvador, Guatemala, Honduras y México...  Y lo hemos hecho parar, pero las leyes hacen que sea muy difícil”. 
Donald Trump, presidente de EUA

“Estos países no son nuestros amigos, ¿saben? Pensamos que son nuestros amigos y les enviamos enormes montos en cooperación. No voy a mencionar nombres en este momento, pero veo a estos países y veo los números. Les mandamos ayuda en grandes proporciones y ellos están enviando drogas a nuestro país. Se están riendo de nosotros. No soy partidario de eso. Quiero cortar la ayuda. Quiero parar la cooperación. Si ellos no pueden detener las drogas –porque a ellos les resultaría mucho más fácil que a nosotros. Ellos dicen ‘Oh, no podemos controlarlo’. Genial, ¿se supone que nosotros lo hagamos?”, dijo el presidente en la reunión que sostuvo con autoridades del Departamento de Seguridad Nacional y del Departamento de Justicia.

Trump convirtió el combate a las drogas en una de las prioridades de su administración. El presidente se mostró insatisfecho con el “trabajo” que hacen México y Colombia para combatir y eliminar el tráfico de drogas.

En octubre pasado, el gobernante de la nación norteamericana declaró una “emergencia de salud pública” por el alto consumo de opiáceos entre los estadounidenses. Así, se liberaron fondos estatales y federales para enfrentar el problema.

Pero en el discurso que Trump dio ese mismo día, aceptó que es la demanda de los estadounidenses la que propicia que la droga se produzca en Suramérica y luego se distribuya pasando por Centroamérica.

¿Todos los inmigrantes son criminales?

En el guion que siguieron durante la reunión del 2 de febrero, que fue ante la prensa de Estados Unidos, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, el director interino de Inmigración, Thomas Homan, y el presidente Trump espetaron una y otra vez que los “agujeros” o vacíos en el sistema de inmigración son responsabilidad del Congreso y que esto ha permitido que familias de El Salvador, Honduras, México y Guatemala sigan “inundando” la frontera para pedir asilo y llenar al país de criminales.

“Estos países no son nuestros amigos, ¿saben? Pensamos que son nuestros amigos y les enviamos enormes montos en cooperación. No voy a mencionar nombres”.
Donald Trump, presidente de EUA

Homan sostuvo que una vez estos inmigrantes se presentan a la frontera a pedir la protección humanitaria, se aprovechan del sistema, porque en cuestión de días recuperan la libertad. “Los jueces ordenan que no podemos detenerlos por más de 20 días”, dijo Homan, haciendo una interpretación exacta de la Ley de Inmigración estadounidense. Sin embargo, en la práctica eso no siempre sucede.

A finales de 2016 un grupo de madres centroamericanas –algunas salvadoreñas– encerradas junto a sus hijos en el Centro de Detención de Berks (Pensilvania) lideró una fatídica lucha por su libertad. Abogados reclamaron que Inmigración y Protección de Aduanas (ICE, en inglés) habían mantenido en detención a menores de hasta un año de edad junto con sus madres, hecho que viola el Acuerdo Flores para la protección de los menores migrantes. El acuerdo establece el límite de tiempo legal de detención de familias de la que se quejó Homan.

La administración Trump dice que los menores de edad no acompañados llegan a Estados Unidos para hacerse pandilleros, y propone revisar los beneficios que tienen. Pero los niños salvadoreños que viajan bajo condiciones irregulares afirman que la violencia es lo que los ha obligado a migrar.

Cerrar “agujeros”
El presidente Trump y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, estuvieron de acuerdo en que el Congreso cambie la legislación actual para evitar que más inmigrantes indocumentados sigan llegando a la frontera sur.  Esto es necesario,  aseguraron, porque la gran mayoría de indocumentados  llegan para unirse a la MS-13.   
 

Lee también

Comentarios