Lo más visto

Trump aprovecha muerte de jugador de NFL para defender su plan migratorio

El presidente presiona a los demócratas, luego de que indocumentado fuera acusado de provocar muerte de Edwin Jackson. 
Enlace copiado
El presidente se aprovecha de otro caso aislado.

El presidente se aprovecha de otro caso aislado.

Enlace copiado

Los indocumentados son el primer frente en la batalla legislativa sobre migración, pero algunos de ellos no ayudan mucho a su comunidad.

El presidente Donald Trump aprovecha muy bien esos débiles eslabones para apuntalar su proyecto migratorio y presionar a los demócratas para que lo aprueben.

Esta mañana, el mandatario republicano se refirió a la muerte de Edwin Jackson, jugador de los Colts, quien murió el domingo pasado, luego de que un conductor ebrio lo arrollara cuando bajaba de su Uber, en Indiana.

Esa historia pronto dio un giro poco favorable para la comunidad de indocumentados y de los inmigrantes en general: el principal sospechoso es Manuel Orrego-Savala, originario de Guatemala, dos veces deportados, quien inicialmente mintió sobre su nombre.

Aunado a ello, el inmigrante  registró 0.239 grados en la prueba de alcoholemia, cuando el límite de alcohol en sangre establecido en Indiana es de 0.08.

“Es tan vergonzoso que una persona indocumentada en nuestro país matara al jugador de @Colts, Edwin Jackson. Esta es solo una de muchas tragedias prevenibles. Debemos lograr que los demócratas sean duros en la frontera, y con la inmigración ilegal, ¡RÁPIDO!”, escribió el presidente en un primer mensaje, luego dio las condolencias a la familia.

“Mis rezos y mis mejores deseos para la familia de Edwin Jackson, un gran joven cuya vida fue estúpidamente tomada. @Colts”, agregó el republicano.

El Congreso se mantiene en una encrucijada legislativa sobre el presupuesto, el cual está condicionado a una reforma migratoria para proteger a los “Dreamers”, aunque hay al menos cinco propuestas que siguen a la de la Casa Blanca, que ofrece el camino a la ciudadanía a 1.8 millones de jóvenes, a cambio de $25,000 millones de dólares para la construcción del muro y seguridad en la frontera.

Aunado a ello, el presidente Trump quiere terminar con las Visas de la Diversidad y lo que llama “inmigración en cadena”, es decir, la reunión familiar, restringiéndola a esposos e hijos de estadounidenses.

Además del caso de Orrego-Savala, el gobierno federal ha destacado el caso de Luis Bracamontes, quien mató a tiros a dos agentes del área de Sacramento, California, en octubre de 2014.

El caso más importante es el de José Inés García Zárate o Juan Francisco López Sánchez, un mexicano que fue acusado de matar a Kate Steinle, quien murió de un disparo en julio de 2015 en un muelle en San Francisco.

El gobierno federal utilizó el caso para justificar la llamada “Ley Kate” (H.R.3004), que fue aprobada por la Cámara de Representantes en junio pasado, para aumentar las penas de los inmigrantes que reingresan al país después de ser deportadas, pero principalmente, porque esas personas cometan delitos contra estaounidenses.

Tags:

Lee también

Comentarios