Lo más visto

Más de Departamento 15

Trump quiere pagar a México el "trabajo sucio"

Se trata de pagar $20 millones para que sea el vecino el encargado de expulsar a inmigrantes.
Enlace copiado
Dura realidad.  Los indocumentados quedan en el limbo entre el sistema migratorio de México y Estados Unidos; mientras ambos países discuten cómo expulsarlos, ellos se esfuerzan por obtener asilo y ponerse a salvo.  La nueva iniciativa del gobierno de Donald Trump es hacer a México responsable de deportar a los inmigrantes centroamericanos.

Dura realidad. Los indocumentados quedan en el limbo entre el sistema migratorio de México y Estados Unidos; mientras ambos países discuten cómo expulsarlos, ellos se esfuerzan por obtener asilo y ponerse a salvo. La nueva iniciativa del gobierno de Donald Trump es hacer a México responsable de deportar a los inmigrantes centroamericanos.

Enlace copiado

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha planteado pagar a México $20 millones para que expulse a miles de inmigrantes indocumentados, informó ayer a Efe el Departamento de Seguridad Nacional. "Esta propuesta es parte de un esfuerzo multidisciplinar para atajar la crisis en nuestra frontera sur", aseguró a Efe la portavoz de ese Departamento, Katie Waldman.

La administración de Trump planteó al Congreso utilizar $20 millones de los fondos de asistencia al extranjero y utilizarlos para ayudar a México a financiar el transporte y proceso de deportación de al menos 17,000 personas que se encuentran en su territorio de forma ilegal.

"Estamos trabajando estrechamente con nuestros compañeros mexicanos para combatir el aumento de las detenciones en la frontera, con un 38 % más de familias arrestadas en agosto, para asegurar que quienes tengan peticiones legítimas tengan las protecciones apropiadas", argumentó la portavoz.

La propuesta llega después de que en los dos últimos años Trump haya reiterado una y otra vez que se construirá un "gran muro" en la frontera sur y que será México el que pague por este.

México ha expresado claro y fuerte que no será el que pague por el hermoso muro del presidente vecino.

De acuerdo con la portavoz estadounidense, la medida propuesta buscaría aliviar los flujos migratorios que llegan a Estados Unidos por la zona limítrofe meridional.

Por su parte, fuentes legislativas también confirmaron este jueves a Efe la iniciativa presentada por el Ejecutivo.

El proyecto aportaría recursos a México para la deportación de los inmigrantes irregulares que se encuentran en este país norteamericano, que en muchos casos sirve como una parada de tránsito para quienes quieren acceder a Estados Unidos.

La iniciativa llega después de que la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, se reunió ayer con el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Luis Videgaray, en Washington, tal como informó la diplomacia del país latinoamericano en Twitter.

"Dieron continuidad a los trabajos en materia de cooperación migratoria y seguridad entre ambos países", reveló la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En un comunicado, el director de la organización sin ánimo de lucro estadounidense Foro Nacional de Inmigración, Ali Noorani, consideró que la propuesta "no es política, es desesperación".

Este nuevo paso se enmarca en un contexto en el que el Gobierno ha tratado de impulsar distintas estrategias para reducir la inmigración, incluidas las políticas de "tolerancia cero" y separación de familias con menores, que buscaban un efecto disuasivo.

Condenan intenciones

"Sería completamente inadmisible que un país con los recursos que tiene Estados Unidos transfiera sus obligaciones internacionales para proteger vidas humanas y creara un muro de inhumanidad junto a México", dijo en una reacción Érika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional dijo que varios políticos mexicanos se habían negado ya al trato de Estados Unidos, pero recordó que "no hay garantía de que los fondos asignados para deportaciones no sean usados, y estas promesas verbales necesitan ser acompañadas de acciones concretas".

"Los fondos propuestos para deportaciones se incluirían en la Iniciativa Mérida, un paquete de cooperación internacional de Estados Unidos a México que se actualiza de manera anual en el Congreso de Estados Unidos", dijo Amnistía ayer.

La organización recordó que esta sería la primera vez que estos fondos hermanos se usan para las deportaciones de inmigrantes que han llegado, muchas veces, huyendo de la violencia en sus países de origen y buscan solo protección.

"En lugar de enfocarse en una cooperación internacional que atiende a la crisis de derechos humanos en la región, México y Estados Unidos continúan discutiendo maneras de aumentar las detenciones y deportaciones", manifestó Amnistía Internacional.

La organización recordó también que estas "familias y personas" están huyendo "de países azotados por la violencia, como El Salvador, Nicaragua, Venezuela y Honduras, sin mencionar a personas refugiadas de otros países del mundo".

Tags:

Lee también

Comentarios