Trump solicita $44,100 millones para aplicar leyes de inmigración

En su proyecto de presupuesto también recorta el 28 % a USAID. Busca redireccionar fondos al DHS para combatir la inmigración irregular.
Enlace copiado
Trump solicita $44,100 millones para aplicar leyes de inmigración

Trump solicita $44,100 millones para aplicar leyes de inmigración

Enlace copiado
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo pública su propuesta para presupuesto del año fiscal 2018. Este detalle pretende hacer recortes profundos en agencias que manejan gastos medioambientales y en educación para poder costear más “inversión” en defensa, permitir la aplicación de su decreto en leyes migratorias y para construir un muro de concreto en la frontera con México.

Además, disminuirá la cooperación internacional encausada en la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, en inglés) que tiene proyectos en El Salvador.

Para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) –que maneja la aplicación de las leyes migratorias dentro de Estados Unidos, la protección fronteriza y el trato a inmigrantes irregulares–, Trump pidió un aumento del 7 %.

En total, Trump ha solicitado hasta $44,100 millones para proteger la frontera y para “mejorar la integridad del sistema de inmigración”.

Por “integridad del sistema de inmigración” Trump entiende la construcción de un muro físico en la frontera sur con un costo de $1,500 millones, según el documento del presupuesto, que –en el detalle del DHS– está dirigido a llevar a la ejecución una orden ejecutiva en inmigración firmada el 25 de enero pasado.

Esta orden busca aplicar todo el peso de la ley a los inmigrantes irregulares que ya estén dentro de Estados Unidos, así como deportar lo más pronto posible a los que se presenten en la frontera de forma ilegal.

Serán destinado $314 millones para contratar y entrenar a 500 agentes nuevos para la Patrulla Fronteriza (CBP, en inglés), y 1,000 agentes más para Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés).

“Este nuevo personal mejoraría la integridad del sistema de inmigración añadiendo capacidad para prohibir a los extranjeros cruzar la frontera de forma ilegal, al igual que identificar y remover a los que ya están en Estados Unidos y entraron de forma ilegal”, según se lee en el detalle del presupuesto en inglés, publicado en la web de la Casa Blanca.

El plan también solicita unos $1,500 millones adicionales a lo existente para el año fiscal 2017 destinados para “expandir la detención, el transporte y la remoción de inmigrantes ilegales”.

En el panorama general, el departamento que más aumentará su presupuesto será el de Defensa, con un robustecimiento del 9 % o de $52,000 millones en relación con el año fiscal 2017, que cubre desde el 1.º de octubre de 2016 hasta el 30 de septiembre próximo.

Trump dijo en febrero que esto es para que “Estados Unidos empiece a ganar las guerras de nuevo”.

Para pagar todos estos incrementos, la agencia que más sufrirá será la de Protección al Medio Ambiente (EPA, en inglés), con una reducción de hasta el 31 %. El Departamento de Estado enfrenta un recorte de un 29 %; los de Agricultura y de Trabajo, un 21 %; y el de Salud, un 18 %.

Además, el de Educación perderá al menos un 14 %. Los de Transporte y Vivienda, un 13 %, Interior tendrá una disminución del 12 %. Energía, Negocios, Tesoro y Justicia, entre el 6 % y el 4 %.

La NASA perderá un 1 %. El presupuesto total es de $1.15 billones y debe ser aprobado por el Congreso, de mayoría republicana.

Menos gasto en ayuda internacional

Trump también planea recortar el gasto de USAID, creada por el expresidente John. F. Kennedy en 1961. La agencia, que tiene presencia en El Salvador, perdería un 28 % o $10,000 millones.

Casi de inmediato a la presentación del presupuesto, la bancada demócrata reaccionó diciendo que tales recortes podrían dañar las relaciones con América Latina, donde la nación norteamericana tiene importantes proyectos de cooperación.

La comisión de asuntos exteriores del Congreso advirtió que esta reducción debilitaría la influencia que se tiene en la región.

En palabras de Trump, “el presupuesto busca reducir o terminar el financiamiento directo para organizaciones internacionales cuyas misiones no estén a favor de los intereses de las políticas internacionales de Estados Unidos”.

“Estos pasos para reducir la asistencia internacional dejan fondos libres para prioridades críticas aquí, en casa, y poner a América primero”, de acuerdo con lo publicado por la Casa Blanca.

El presidente republicano tiene como eslogan de su gobierno el “América primero”, con lo que prometió a sus votantes “hacer a Estados Unidos grande de nuevo”.

LA PRENSA GRÁFICA solicitó una aclaración a la embajada de Estados Unidos en el país para definir de qué forma el recorte a USAID afectaría los proyectos de cooperación vigentes, pero no se obtuvo una respuesta inmediata.

“Para mí, este es un terrible retroceso”, dijo a agencias internacionales Elliot Engel, de la cámara baja. Engel advirtió que cesar estas inversiones arriesgaría el combate al crimen organizado en Centroamérica.

Actualmente USAID se encarga de programas enfocados en la juventud, como estrategia en contra de la migración irregular.

Los demócratas se mostraron cautelosos de que estas medidas puedan desencadenar una nueva ola de menores migrantes no acompañados.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter