Trump suelta responsabilidad del DACA en manos de un Congreso dividido

El Gobierno de EUA dio el anuncio oficial sobre el fin del programa de los “soñadores”. Al menos 30,000 jóvenes salvadoreños sufren.
Enlace copiado
Indignación instantánea.  El anuncio del cierre de DACA provocó protestas a lo largo de Estados Unidos. Universitarios dejaron las aulas para manifestarse. Además, varias concentraciones se dirigieron a la Casa Blanca y a las oficinas de Inmigración de Washington.

Indignación instantánea. El anuncio del cierre de DACA provocó protestas a lo largo de Estados Unidos. Universitarios dejaron las aulas para manifestarse. Además, varias concentraciones se dirigieron a la Casa Blanca y a las oficinas de Inmigración de Washington.

Anuncio.  El fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, ofreció ayer una rueda de prensa sobre la terminación de oficial de DACA.

Anuncio. El fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, ofreció ayer una rueda de prensa sobre la terminación de oficial de DACA.

Trump suelta responsabilidad del DACA en manos de un Congreso dividido

Trump suelta responsabilidad del DACA en manos de un Congreso dividido

Enlace copiado
Por medio de su fiscal general, Jeff Sessions, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer de forma oficial el fin del programa conocido como DACA, que salva de la deportación a 800,000 jóvenes que llegaron como niños indocumentados. La administración ha decidido, sin embargo, dejar abierta una brecha de seis meses para que el Congreso ofrezca una solución para la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés).

Pero este es un acuerdo que no será fácil. El expresidente Barack Obama firmó la orden ejecutiva para instalar DACA en 2012 como último recurso ante las trabas que encontró en la Cámara Alta del Congreso el “Dream Act”, una ley dirigida a dar alivio a estos jóvenes. Obama se decantó por tomar en sus manos la ayuda a los jóvenes “dreamers”.

“Si mantuviéramos esta amnistía ejecutiva de Obama, sería objetada como DAPA”, sostuvo ayer Sessions. DAPA fue un programa que Obama quería destinar para los padres de los “soñadores”, pero que nunca entró en vigor porque fue bloqueado en las Cortes por estados republicanos.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) deberá de comenzar ahora con la cancelación del memorándum que autorizaba este programa. El Servicio de Inmigración (USCIS, en inglés) dejará de aceptar hoy las aplicaciones.

Los permisos de trabajo que vienen con el DACA permanecerán vigentes hasta su fecha de expiración. Además, el permiso de viaje que solía funcionar solo bajo ciertas circunstancias específicas quedó también cancelado.

La secretaria interina del DHS, Elaine Duke, ha comenzado el proceso para hacer un “cambio ordenado” que conlleve a un programa en el que el Congreso pueda actuar por DACA. “Este sería el camino responsable si nosotros queremos fortalecer el derecho en Estados Unidos y la Constitución”, dijo ayer Sessions en conferencia de prensa transmitida en vivo por varios medios. El fiscal no tomó preguntas.

El cierre de DACA afecta a más de 30,000 jóvenes de nacionalidad salvadoreña. Casi un 80 % de los beneficiados es de origen mexicano. El tercer país más afectado es Guatemala, con más de 22,000 “soñadores”. Le sigue Honduras, con más de 21,000. Corea del Sur, Perú y Brasil tienen poco más de 8,000.

Ambas cámaras del Congreso (Cámara de Representantes y del Senado) tienen hasta marzo de 2018 para encontrar una salida de común acuerdo para el beneficio migratorio que recién acababa de cumplir cinco años.

Un posible acuerdo debería primero ser aprobado por la Cámara de Representantes, para pasar luego al Senado, que fue donde el “Dream Act” “murió” en 2012.

La embajadora de los Estados Unidos en El Salvador, Jean Manes, dijo ayer a periodistas que todavía no tenía la información completa sobre el cierre de DACA.

No obstante, sostuvo que “el presidente Trump está tratando de hacer que el Congreso tome las acciones necesarias en nuestra ley de inmigración, que todos sabemos que se necesita una reforma”.

“Estamos mirando que el presidente está tratando de ordenar nuestra ley de inmigración y hay un proceso de revisar todos los programas que no son parte de la ley de inmigración”, aseguró.

En un breve mensaje en su cuenta de Twitter, el presidente Trump instó ayer al Congreso a “hacer su trabajo”. Su Gobierno defiende que DACA es inconstitucional por naturaleza, pues no fue sometido al Legislativo.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter