Lo más visto

Trump sujeto al Congreso para tomar acción en inmigración

Mucho se ha especulado, pero la realidad es que necesitaría aprobación del Congreso para la mayoría de sus planes.
Enlace copiado
Cambio de discurso.  Como candidato, Donald Trump dijo que deportaría a 11 millones de personas, como presidente electo bajó a unos “dos o tres”.

Cambio de discurso. Como candidato, Donald Trump dijo que deportaría a 11 millones de personas, como presidente electo bajó a unos “dos o tres”.

Trump sujeto al Congreso para tomar acción en inmigración

Trump sujeto al Congreso para tomar acción en inmigración

Enlace copiado
La victoria de Donald Trump como presidente electo de Estados Unidos ha generado expectativa entre la comunidad inmigrante. Hay incertidumbre y preocupación entre los que están en ese país sin documentos y también en los jóvenes que actualmente están beneficiados con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, siglas en inglés), ya que Trump dijo que revocaría las órdenes ejecutivas del presidente Barack Obama.

Sin embargo, la abogada de inmigración Annaluisa Padilla recomendó a estas personas “guardar la calma y esperar a ver qué es lo que en verdad pasará” con la presidencia del magnate. Incluso podría llegar a matizar más sus planes, ya que inicialmente había dicho que deportaría a 11 millones de indocumentados. En su primera entrevista como presidente electo dijo que deportaría solo “a unos 2 o 3 millones” de indocumentados que tengan un récord criminal.

“En primer lugar hay que tener en mente que el presidente Trump no podrá disponer a hacer su voluntad. Siempre está sujeto a las decisiones del Congreso estadounidense”, explicó Padilla, presidenta electa de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, siglas en inglés). Si va a proponer nuevas leyes o llevar a cabo planes de gran impacto nacional, necesitaría el aval de las dos cámaras y “eso es algo que toma tiempo”.

Por lo que la letrada dijo que es comprensible que las comunidades estén atemorizadas, pero que todavía hay mucho tiempo. No es así de fácil aprobar una acción federal y encima de eso podrían pasar meses antes de que Trump pueda accionar en inmigración.

Otro bache en el camino de los planes migratorios de Trump sería el dinero, explicó Padilla. Primero, porque sería un gasto de muchos millones; segundo, porque para expandir el presupuesto también necesitaría la aprobación del Congreso, según las leyes estadounidenses. Además, si planea hacer uso del dinero que ya tienen destinadas las instituciones, también está sujeto a terceros. Cada deportación vale unos $12,500.

En todo caso, Padilla expresó: “Los abogados de inmigración estamos listos para luchar por nuestros clientes y dar la pelea”. Reconoce que “siempre ha habido una oposición” con respecto a los inmigrantes, así que enfrentar al presidente Trump no sería un problema que traiga algo nuevo. Por lo tanto, esperar a ver los primeros movimientos de su mandato y estar asesorados es la clave para los inmigrantes.

Con respecto al fin de las ciudades santuario, Padilla explicó que Trump tampoco podría solo “ponerles un fin”, como contempla uno de los puntos del plan que expuso durante la campaña. En Estados Unidos cada ciudad se rige por sus propias leyes.

Con DACA sí hay una situación más compleja, ya que es una orden ejecutiva, lo que significa que Obama la aprobó sin el aporte del Congreso. Eso facilitó su aprobación, pero también la deja vulnerable ya que “con solo una pluma” Trump podría terminarla.

Miedos del TPS y crisis en países de origen

Consultada sobre la expectativa en el Estatus de Protección Temporal (TPS, siglas en inglés) para los casi 200,000 salvadoreños en Estados Unidos, Padilla consideró: “De nuevo, hay que esperar porque la renovación de un estatus temporal se hace conforme a las consideraciones del Gobierno de Estados Unidos”.

Esbozó que también entran en acción otras instancias del Gobierno y se decide con base en un informe que es presentado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, siglas en inglés).

Sin embargo, el cuidado en este punto es que un presidente también es libre de cambiar a un secretario de Seguridad Nacional, por lo que Trump podría prescindir del actual secretario, Jeh Johnson, que recientemente consideró que las causas que originaron en un primer momento el TPS seguían vigentes, aunque temporales, en El Salvador.

La presidenta electa de AILA reconoció también que una llegada masiva de inmigrantes podría causar “una nueva crisis en los países de origen de estas personas” si estos gobiernos no están listos para recibir a un gran número de retornados a la vez.

Todavía no está claro a cuántos inmigrantes podría realmente deportar Trump. Además de “2 a 3 millones” deja un abismo en el margen de error. El número de indocumentados con un historial criminal no llega a los 3 millones.

El Instituto de Política Migratoria estima que alrededor de 820,000 de los inmigrantes con historial criminal son indocumentados, dentro del universo de 11 millones de personas en situación irregular.

Tags:

  • estados unidos
  • inmigracion
  • presidente electo
  • donald trump
  • tps
  • deportaciones
  • daca

Lee también

Comentarios