Lo más visto

Más de Departamento 15

Trump toma DACA como “rehén” para pedir reformas

En una lista de condiciones, exige reducir la migración por vía legal, complicar con burocracia los procesos de refugio y asilo, fondos para el muro con México, entre otros. Abogados advierten que DACA es ahora como un “rehén”.

Enlace copiado
AP/LA PRENSA  Un canje. La administración de Donald Trump estaría intentando realizar un canje por el futuro de DACA. Desde que anunciaron el fin, miles de manifestantes han expresado su descontento.

AP/LA PRENSA Un canje. La administración de Donald Trump estaría intentando realizar un canje por el futuro de DACA. Desde que anunciaron el fin, miles de manifestantes han expresado su descontento.

Enlace copiado

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió el domingo al Congreso una larga lista de condiciones que solicita para encontrar una solución al estatus migratorio de alrededor de 800,000 jóvenes que llegaron como niños inmigrantes indocumentados al país, conocidos como “soñadores”.

The Washington Post, The New York Times y The Hill enumeran, como parte de los “deseos” de la administración, la construcción de un muro en la frontera sur, la contratación de 10,000 agentes migratorios, el endurecimiento de las formas para solicitar asilo y privar de fondos federales a las ciudades que se nieguen a perseguir a los inmigrantes irregulares.

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, en inglés) criticó los “principios y las prioridades en inmigración” que fueron hechos públicos por la Casa Blanca el domingo por la noche. El mayor conglomerado de letrados en materia migratoria en Estados Unidos tildó al paquete como “destructivo”.

En un comunicado de prensa, AILA sostuvo que la Casa Blanca también pide “quitar a los menores no acompañados que huyen hacia la seguridad en Estados Unidos de las protecciones de la ley contra el tráfico de personas de 2008”.

En su pliego de exigencias, Trump también demanda “restringir el acceso al sistema de petición de asilo de una forma que le cierra las puertas a quienes huyen del conflicto y la persecución”, dijo AILA.

Además, con estas medidas obligarían a los jueces en cortes migratorias a que aceleren los casos y “criminalizaría” a quienes se quedan con una visa de turista más tiempo de lo permitido.

De la misma forma, el gobierno federal pide reducir de forma “drástica” la migración legal. Este punto retoma una iniciativa que dos congresistas republicanos presentaron hace meses. El “Raise Act” limitaría las opciones que tienen los ciudadanos estadounidenses para reunirse con sus familiares que aún viven en sus países de origen. Las categorías quedarían limitadas a los cónyuges y a los hijos.

El 5 de septiembre pasado Trump anunció que el tiempo para la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) había terminado.

Nuevas emisiones para el programa de los “soñadores” ya no están siendo aceptadas por el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS, en inglés).

Luego, el 5 de octubre pasado venció el plazo para que miles de jóvenes inmigrantes, de más de 20 países, pudieran renovar su permiso de DACA.

El Congreso tiene hasta el próximo 5 de marzo para aprobar una ley que mantenga la protección a los beneficiarios de DACA, entre los que hay 30,000 salvadoreños; de lo contrario, estos jóvenes se enfrentarían a un “peligro real de la deportación”, en palabras que expresó la presidenta del Caucus Hispano (Congreso), Michelle Luján Grisham.

De acuerdo con AILA, las peticiones del gobierno central están haciendo de DACA un “rehén.

Miembros del Partido Demócrata reaccionaron condenando el paquete de medidas que Trump hizo público el domingo.

El congresista por Illinois, Luis Gutiérrez, deploró las medidas en un comunicado de prensa.

El congresista Gutiérrez, de Illinois, dijo que la lista del presidente no es más que “políticas migratorias recicladas del Partido Republicano”, entre las que también se menciona “reducir la migración legal a la mitad” en los próximos 10 años.

Además, el congresista demócrata Steny Hoyer, miembro de la Cámara de Representantes, declaró en un comunicado que “algunos” en la Casa Blanca están “determinados a atacar cualquier oportunidad de un acuerdo entre republicanos y demócratas dentro del Congreso que permita a los ‘soñadores’ quedarse en el país”.

El representante de Maryland acotó que es despiadado usar a estos inmigrantes como “piezas para apostar”.

El conflicto dentro del Congreso de Estados Unidos por aprobar una ley para este grupo de inmigrantes está activo desde hace más de una década.

DACA fue implementado por medio de una orden ejecutiva de 2012, firmada por el expresidente Barack Obama. Trump y la mayoría de republicanos defienden que solo el Congreso tiene el poder de aprobar futuras reformas en inmigración.

El ministro de Relaciones Exteriores salvadoreño, Hugo Martínez, anunció hace unos días que se mantienen las gestiones por los alrededor de 30,000 salvadoreños que están bajo la protección del DACA. Estos esfuerzos se llevan al lado de las conversaciones por una prórroga del Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés), un beneficio que la gestión Trump tampoco quiere renovar.

El precio de una ley 
Este es un resumen de lo que el presidente pide a cambio de una ley que salve a DACA. 

SEGURIDAD FRONTERIZA 
Construcción de muro  
 El presidente no cede en su plan de levantar una barrera física en la frontera sur. 
Deportar a los menores 
Facilitar la deportación de menores no acompañados que son detenidos cruzando la frontera. 
 

Menos asilos y refugio Reformar el sistema de asilo para imponer requisitos más rigurosos.


INMIGRACIÓN POR VÍA LEGAL
Más trabajadores a EUA 
 Reformar el sistema de residencia legal para que favorezca a trabajadores capacitados encima de quienes tienen lazos familiares. 
 
Cambio a ciudadanos
  Limitar las peticiones familiares de residencia permanente a las parejas e hijos menores de edad.
 
Sin la lotería de visas 
Eliminar la lotería de visas para beneficiar a inmigrantes de países con índices bajos de inmigración a EUA.     

SEGURIDAD 
EN EL INTERIOR 
“Ciudades santuario”
Aumentar los castigos contra las “ciudades santuario” que se rehúsan a cooperar y compartir información con autoridades federales de Inmigración.

Agentes y mano dura
 Contratar a 10,000 agentes más para el ICE y 300 fiscales federales. Tratar con mano dura a la gente que se queda después de que sus visas expiran.

Lee también

Comentarios