Lo más visto

Más de Departamento 15

“Tuve que vencer la discriminación; se burlaban cuando intentaba hablar inglés”

“Estaba frustrado porque me costaba adaptarme y no paraba de tocar puertas. Fui a los medios de comunicación en español a dejar mi hoja de vida y nunca me llamaron”.
Enlace copiado
“Tuve que vencer la discriminación; se burlaban cuando intentaba hablar inglés”

“Tuve que vencer la discriminación; se burlaban cuando intentaba hablar inglés”

“Tuve que vencer la discriminación; se burlaban cuando intentaba hablar inglés”

“Tuve que vencer la discriminación; se burlaban cuando intentaba hablar inglés”

“Tuve que vencer la discriminación; se burlaban cuando intentaba hablar inglés”

“Tuve que vencer la discriminación; se burlaban cuando intentaba hablar inglés”

Enlace copiado
Gesell Tobías, un periodista salvadoreño con 15 años de experiencia en los medios de comunicación, sabe qué significa enfrentarse a la discriminación.

En 2005 decidió dejar su trabajo como redactor de deportes en un periódico para emigrar a Estados Unidos, sin imaginarse todo lo que viviría antes de cumplir sus metas. Asegura que se fue de un día para otro.

"El primer año que viví en Estados Unidos, yo deseaba regresarme a mi país. Fue muy duro y tuve que pagar el derecho de piso para poder salir adelante. En El Salvador, yo regresaba de mi trabajo y ya me esperaban con comida. Aquí nadie te espera con frijoles”.



Gesell asegura que vencer la barrera del idioma fue frustrante, tanto para ordenar en una cafetería como para solicitar trabajos. “Tienes que depender de otra persona que te ayude porque nadie te entiende, te hacen sentir tonto, te discriminan por no hablar el inglés y ese fue mi mayor obstáculo”

Su primer empleo estuvo lejos del periodismo: aceptó la plaza de repartidor de material de fontanería; luego fue mesero en un restaurante boliviano y un año después entró a un call center. “Estaba frustrado porque me costaba adaptarme y no paraba de tocar puertas. Fui a los medios de comunicación en español a dejar mi hoja de vida y nunca me llamaron”.

Al tiempo que trabajaba, Gesell aceptó colaborar ad honorem con revistas de contenido nostálgico. Luego participó en producciones de pequeños programas que eran transmitidos en Washington y en el que hizo equipo con un camarógrafo panameño, quien meses más tarde, le daría una  noticia que le cambiaría su vida.

“Con mi compañero de equipo nos perdimos la pista cuando él consiguió trabajo. Meses después, él me contactó y me dijo que andaban buscando a periodistas para la Voz de América (VOA). Yo no sabía qué era, pero acepté y me fui a la entrevista. Gracias a Dios me dieron un trabajo de medio tiempo para actualizar la web y un día me propusieron aparecer en cámara”.

Desde 2008 a la fecha, Gesell es reportero de VOA y ha viajado a diferentes países para dar cobertura a hechos importantes. Recientemente informó todos los detalles de las convenciones demócratas y republicanas en Estados Unidos.

Asegura que las historias que más lo impactan es el drama que viven los inmigrantes que hacen de todo por cruzar la frontera. “He entrevistado a personas que han sido víctimas de violaciones, han dormido en la calle sin nadie que les ayude, pero que han logrado salir adelante”.
 
Ahora, Gesell sabe que todo sacrificio ha valido la pena. “Todo se lo agradezco a Dios, a mi mamá que me crió sola y luego llegó el único hombre al que considero mi papá, aunque ya me cuida desde el cielo; ellos se quedaban hasta sin comer para darme dinero y que yo no perdiera clases en la universidad. Todo se lo debo a ellos”.

 Gesell mantiene firmes los consejos que recibió cuando apenas era un estudiante: “Si piensas ser estrella, estás equivocado; ser periodista no es un trabajo de 8 horas. Si quieres llegar lejos, debes ser el mejor. Si buscas ser rico, entonces no tienes vocación”.

Tags:

  • gesell tobías

Lee también

Comentarios