Lo más visto

"Vinimos cruzando fronteras, no queriendo violar la ley, simplemente por necesidad. Vinimos a trabajar"

Un salvadoreño con TPS habla de que perder su estatus significaría perder su trabajo y "como regresar a las sombras" pero que la lucha sigue para lograr que el Congreso de Estados Unidos apruebe una solución permanente antes de septiembre de 2019.  
Enlace copiado
Captura de pantalla tomada de Vox.

Captura de pantalla tomada de Vox.

Enlace copiado

Cuando faltan solo cuatro días para que venza el plazo para que 190,000 salvadoreños puedan renovar una última vez su Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés), Nelsy Umanzor, un beneficiario, habla de que lo que "más preocupa" a los compatriotas en Estados Unidos es "regresar 18 años atrás" y ya no poder trabajar legalmente.

Fue en 2001 que la administración de George W. Bush dio TPS a El Salvador. Diferentes gobiernos de Estados Unidos han renovado el estatus para los connacionales a lo largo de los años, pero en enero pasado la presidencia de Donald Trump decidió dejar de hacerlo. 

Trump terminó el TPS de El Salvador con un aviso de última prórroga que vencerá el 9 de septiembre de 2019. Desde el 18 de enero, unos 125,000 salvadoreños han acudido a renovar ese estatus. No está claro si el resto aprovechará de aquí al lunes para re-registrarse por 18 meses más. 

"Eso sería como regresar a las sombras", dijo Umanzor a Vox. "Vinimos cruzando fronteras, no queriendo violar la ley, simplemente por necesidad. Vinimos a trabajar".  

Ahora Umanzor tiene temor de volver al estatus irregular.

Tiene tres hijos y contó a Vox que los ha llevado al Congreso en diferentes ocasiones para demostrar a los legisladores el impacto humano de terminar con el TPS.

El connacional dijo que ha trabajado junto a otros inmigrantes para lograr que el Congreso apruebe una de las cinco propuestas de ley que ofrecerían una solución permanente a inmigrantes como él. También relató que cuando sus hijos tengan 18 años, irán a votar.  

"Con el TPS las ventajas que tienes es que puedes trabajar adonde sea, hasta en la Casa Blanca, si quiere. Podemos sacar adelante a nuestras familias, también podemos contribuir a este país con nuestros ingresos. Todo el trabajo que nosotros realizamos. La idea era venir por poco tiempo, pero ya llevamos bastante tiempo de estar acá", dijo Umanzor a Vox.  

Umanzor relató que su preocupación comenzó, incluso, desde que a principios del año pasado escuchó que el entonces secretario de Seguridad Nacional, ahora Jefe de Gabinete en la Casa Blanca, John Kelly, dijo que las personas con TPS debían de buscar el retorno a sus países.  

"No dejé de pensar en las palabras de John Kelly, y desde allí empecé a preocuparme porque el estatus nuestro ya estaba en la cuerda floja", recordó para Vox.   

"Teníamos fe de que el TPS continuaría y ahora estamos viviendo una realidad que no es la misma. No se sabe qué va a pasar el otro año, regresa a las sombras, como comenzar de nuevo", finalizó el salvadoreño. 

Estados Unidos otorgó el TPS a El Salvador a raíz de dos terremotos ocurridos en 2001. Actualmente, 13 países tienen aún el beneficio migratorio, que la administración da a inmigrantes que no pueden retornar a sus naciones de origen debido a desastres naturales, conflictos bélicos, o epidemias. 

Trump también ha dado por cancelados los TPS de Nicaragua y Haití.  El estatus de los hondureños será revisado nuevamente en unos meses.  
 

Tags:

Lee también

Comentarios