Voluntaria de Cuerpos de Paz de EUA: El Salvador me hizo una mejor persona

Mary Wittelsberger comparte su historia como voluntaria y de cómo haber servido en El Salvador cambió su vida, hasta que el Gobierno de EUA dio la orden a Los Cuerpos de Paz de retirarse del país debido a la escalada de violencia.
Enlace copiado
Voluntaria de Cuerpos de Paz de EUA: El Salvador me hizo una mejor persona

Voluntaria de Cuerpos de Paz de EUA: El Salvador me hizo una mejor persona

Voluntaria de Cuerpos de Paz de EUA: El Salvador me hizo una mejor persona

Voluntaria de Cuerpos de Paz de EUA: El Salvador me hizo una mejor persona

Enlace copiado
La estadounidense Mary Wittelsberger es voluntaria de Los Cuerpos de Paz de Estados Unidos y compartió su historia en una columna vertida en el medio estadounidense Fusion.

Ella sirvió dos años en El Salvador, pero tuvo que regresar a Norteamerica tres meses antes de que terminara su servicio cuando el 11 de enero se anunció que  el programa en el país sería suspendido.

Ella escribe en la plataforma del medio internacional que  tres semanas después de ese anuncio, ella y 47 de sus compañeros fueron evacuados de El Salvador debido a los niveles de violencia. Estados Unidos también ha renovado su alerta de viaje al país centroamericano.

"Mi vida ha vuelto a la normalidad..." escribe, pero añade que a veces extraña tanto a las familias salvadoreñas con las que vivió esos dos años que aún llora al recordar al niño con el que jugaba en uno de esos hogares. "Cada vez que alguien me pregunta acerca de mi tiempo en El Salvador, recordar su risa es todo lo que puedo hacer para no llorar", escribe en Fusion.

"¿Qué pasa cuando tu vida se parte en dos realidades?. Instantaneamente extrañas la otra parte. Yo construí una vida en El Salvador y ahora está en pausa", relata la estadounidense.

"¿Qué pasa cuando te sacan de un país porque es inseguro, pero dejas a otros atrás?". Ella también cuenta que a veces siente culpa al recordar que la gente de este país con el que se encariñó tanto tiene que cruzar todo un desierto para emigrar y huir de las condiciones de violencia de las que Estados Unidos la "salvó".

"Las personas que conocí en El Salvador son diferentes. No son malas. Son trabajadoras y buenas", redacta.

Ella vivió con dos familias en San Miguel y con otra en Chalatenango, que le abrieron las puertas y expresa que aprendió mucho de esas familias. Además hizo muchos amigos a los que describe como personas fuertes y amables.

"Estas personas me acogieron, a una extraña, en su país, comunidad y hogares, y querían conocerme. Me hicieron sentirme amada y apreciada. Aún me hacen sentir así hasta este día", finaliza Wittelsberger.

Tags:

  • mary wittelsberger
  • cuerpos de paz
  • estados unidos
  • el salvador

Lee también

Comentarios

Newsletter