Lo más visto

Más de Deportes

40 años después

Hoy se cumplen 40 años del primer juego de liga en el Cuscatlán, entre el campeón Platense y Juventud Olímpica.
Enlace copiado
40 años después

40 años después

Cierre.  El partido estelar de la doble jornada programada para el 19 de octubre de 1975 en el estadio Cuscatlán cerraba con el juego Alianza-UES, que terminó suspendido por lluvia.

Cierre. El partido estelar de la doble jornada programada para el 19 de octubre de 1975 en el estadio Cuscatlán cerraba con el juego Alianza-UES, que terminó suspendido por lluvia.

Sin tregua.  El 19 de octubre de 1975, Platense derrotó 2-1 a Juventud Olímpica en el primer juego en el Cusca.

Sin tregua. El 19 de octubre de 1975, Platense derrotó 2-1 a Juventud Olímpica en el primer juego en el Cusca.

40 años después

40 años después

40 años después

40 años después

Enlace copiado
El 19 de octubre de 1975 no es una fecha común para el fútbol salvadoreño. Ese domingo marcó la historia del balompié cuscatleco y, por qué no decirlo, de toda Centroamérica. En esa fecha se jugó el encuentro entre Platense, vigente monarca en esa época, y el Juventud Olímpica. Fue ese el primer partido de liga que registra el fútbol nacional en el césped del estadio Cuscatlán, el más grande y moderno de la región en esa época y que abría sus puertas, aún sin haber sido terminado, a la exigente afición cuscatleca que llenó esa tarde el escenario deportivo para ser testigo de un hecho que marcó a un país.

La historia de ese partido es sencilla: nació cuando la FESFUT reprogramó, con la anuencia de CLIMA (Clubes de Liga Mayor A) y a petición formal de Estadios Deportivos de El Salvador S. A. (EDESSA), dueño del nuevo estadio Cuscatlán, para que se jugara el doble choque correspondiente a la jornada 25 del torneo 1975-1976 entre Platense-Juventud Olímpica y Alianza-UES inicialmente programado en el Flor Blanca (hoy Jorge “Mágico” González).

La noticia del cambio de sede de esta doble jornada se regó como pólvora entre los pasillos futbolísticos, más cuando se sabía que esa mole de cemento que comenzó a construirse a mediados de 1970 y que se erigía de manera silenciosa en la colonia Montserrat recibiría por primera vez, con sus inconclusos graderíos como testigos, un partido de liga.

El partido fue transmitido en vivo por Canal 4 de televisión cuando los juegos de liga se lograban observar de manera diferida.

Por esa doble programación se cobraron precios populares para ingresar al nuevo coloso deportivo: desde 50 centavos de colón en las gradas del sector general (llamado después “Vietnam”), pasando por 75 centavos de colón para sol preferente (aún no terminaban de construirse las zonas altas de sus graderíos), cuatro colones sombra, siete tribuna y 10 colones en platea. Niños y damas pagarían medio boleto en sombra, tribuna y platea.

DOBLE A MEDIAS

Los encuentros entre Platense-Juventud Olímpica y Alianza-UES fueron programados para jugarse a la 1:30 y 3:30 de la tarde, lo que generó un descomunal e inusual tráfico sobre la angosta autopista Sur (de dos carriles en esa época).

Un poco más de 30,000 aficionados se aglomeraron para contemplar los novedosos cuatro pisos de palcos privados (la atracción mayor del estadio Cuscatlán) y el césped, único en su clase en la región.

Platense, campeón de liga un año antes, se medía al Juventud Olímpica, equipo que retomó la categoría y parte del plantel del desaparecido Negocios Internacionales (NEIN) y que disputaron un año atrás la final de liga que Platense ganó en penaltis.

El torneo de liga de la temporada 1975-1976 estaba conformado por 12 equipos. Platense llegó a ese histórico partido en el estadio Cuscatlán con 30 puntos, empatado con FAS en la segunda casilla del grupo uno, el cual lideraba el Águila, de San Miguel, con 34 unidades.

Por su parte, Juventud Olímpica era último del grupo dos con 14 unidades y se debatía en la zona del descenso junto con el ANTEL (13) y Municipal Limeño (11) de Santa Rosa de Lima.

Bajo la conducción del árbitro José Leonidas Rogel, el partido (que terminó 2-1 a favor de Platense) se desarrolló con un fútbol vertiginoso por ambas escuadras, que rápidamente llevaban peligro sobre las porterías del uruguayo Albert Fay en Platense y del nacional Gualberto “Pulpo” Fernández en el rival.

Llegó el minuto 36 de juego y una descolgada por la banda derecha de Jaime Castro permitió que su centro perfecto fuera rematado sin caer la pelota a la grama por Rafael “Gancho” Búcaro para cruzar a Fernández y abrir el marcador; un gol que el propio Búcaro, 40 años más tarde, recuerda con lucidez.

“Fue una pelota que mandó Castro y que no pensé mucho para rematar, aproveché que ‘el Pulpo’ no salió a cortar el centro y se la crucé”, recuerda Búcaro. “Nunca pasó por mi mente en ese momento que era un gol histórico, me di cuenta al final del partido lo importante que era ese gol”, acotó.

Ese tanto en la portería norte del Cuscatlán marcó historia, por lo que significaba para el fútbol nacional convertir el primer gol en un estadio soñado para los futbolistas a mediados de la década de los setenta.

“Cuando entré a ese estadio recuerdo que primero me marcó llegar a la cancha, nunca habíamos estado en unos camerinos así, con una escalinata tan empinada que mareaba bajarlas desde el camerino a la cancha”, recuerda Búcaro (ver entrevista en página 6).

Tags:

  • estadio
  • cuscatlan
  • 40 años
  • edessa
  • bucaro

Lee también

Comentarios