Lo más visto

A destapar el fútbol

Real Madrid y Barcelona abren hoy las semifinales de la Copa del Rey en el Bernabéu.
Enlace copiado
A destapar el fútbol

A destapar el fútbol

Enlace copiado
La Copa del Rey vivirá hoy una jornada especial con el clásico entre el Real Madrid y el Barcelona, un duelo aparentemente desigual por el divergente momento de ambos equipos y vital para José Mourinho, el técnico blanco.

Con el Real Madrid a 15 puntos del Barcelona en la Liga española, la Copa del Rey, ya en semifinales, cobró importancia para los blancos. No solo les supone la oportunidad de ganar un título, sino de cobrar autoestima ante un Barcelona intratable hasta el momento.

Los pronósticos sitúan al conjunto azulgrana como favorito, pero lo ocurrido en los tres clásicos jugados hasta el momento en esta temporada obligan a minimizar cualquier augurio.

La paridad en los duelos entre ambos esta temporada es absoluta: una victoria del Barcelona, un empate y un triunfo de los blancos. De hecho, el Real Madrid triunfó en el clásico más importante hasta ahora, que supuso la conquista de la Supercopa de España para el conjunto de Mourinho.

Pero el devenir de la temporada puso a los blancos en una situación casi límite, fiados a lo que puedan obtener en la Liga de Campeones y la Copa del Rey.

Y nadie se sitúa en una posición tan incómoda como Mourinho, discutido ya por un amplio sector del estadio Santiago Bernabéu y perseguido por infinidad de rumores. Desde aquellos que le sitúan fuera del equipo blanco incluso antes de que finalice la temporada hasta los que hablan de un conflicto entre técnico y jugadores.

Pero nada de esto cobrará importancia una vez que comience un encuentro apasionante ante un Bernabéu lleno.

“El Barcelona no es el favorito. Es un gran equipo, pero nosotros estamos listos para esta eliminatoria aunque sabemos que es difícil. Año a año estamos mejor frente al Barça. Nosotros hemos trabajado muy bien esos duelos. Es el mejor partido del mundo. El ambiente en el Bernabéu estará muy caliente”, aseguró el delantero blanco Karim Benzema.

Si el Barcelona contó con sustanciales ausencias en defensa en el clásico jugado en la Liga española (2-2), esta vez es el Real Madrid el que acusa carencias en la zaga, contando a los sancionados Sergio Ramos y Fabio Coentrao, y el lesionado Pepe.

Aunque ninguna baja parece más relevante que la de Iker Casillas, quien afronta tres meses de ausencia tras romperse el dedo de una mano y se perderá su primer clásico desde 2002.

El Barcelona acude a la cita lleno de ambición y con todo su plantel a disposición, incluido el argentino Lionel Messi, autor de 33 goles en 21 jornadas de Liga española.

La gran novedad del equipo azulgrana podría estar en la presencia del chileno Alexis Sánchez, quien necesita un buen partido después del aluvión de críticas que está recibiendo durante toda la temporada por su bajo rendimiento.

Por lo demás, se espera la presencia en el Barcelona de estrellas como Piqué, Busquets, Iniesta y Xavi .

Eso sí, la portería quedaría para José Manuel Pinto, el arquero en la Copa del Rey, dejando a Víctor Valdés en el banquillo.

El Barcelona espera un Real Madrid atrevido, como expuso ayer Jordi Roura, segundo entrenador del equipo. “El Madrid siempre va a jugar al fútbol, cada cual con su estilo y sus características. Quiero pensar que el Madrid nunca va a jugar de forma marrullera (con mala intención)”, declaró.

Uno de los grandes focos de interés se centrará en el nuevo duelo entre Messi y Cristiano Ronaldo, quienes acuden a la cita en un momento espectacular de forma, tras el “póquer” y el “hat trick” anotados, respectivamente, el fin de semana.

Tags:

Lee también

Comentarios