Lo más visto

Más de Deportes

A un alto precio

Barcelona sacó un valioso empate 2-2 ante PSG, pero sufrió por un gol sobre la hora y las lesiones de Messi y Mascherano.
Enlace copiado
Enlace copiado
El París Saint-Germain dejó abierta la eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones al empatar 2-2 en la ida ante el Barcelona en un encuentro atropellado y con un final loco. El partido tuvo poca calidad y el Barcelona tampoco mostró su mejor versión, aunque el talento de Lionel Messi, que luego saldría lesionado, le permitió irse al descanso con triunfo parcial.

Zlatan Ibrahimovic igualó a los 79 minutos con un gol en fuera de juego, Xavi hizo el segundo tanto visitante tras un penalti dudoso cometido a Alexis Sánchez y Matuidi puso el empate definitivo en el descuento con un disparo lejano seguido de un error de Víctor Valdés.

Fue un empate más amargo que dulce para el Barcelona, a pesar de la teórica bondad de su resultado. Principalmente porque perdió a Messi y Javier Mascherano por lesión. Es decir, peligra la vuelta para el crack azulgrana y el equipo se podría quedar sin centrales.

El Barcelona jugó confundido durante la primera media hora, que recordó a buena parte de su partido jugado en Milán durante la anterior ronda. Fue un equipo plano, sin profundidad, que actuó andando y que se olvidó de que el objetivo de este juego es tirar al arco para hacer goles.

A cambio, el PSG tuvo las ideas mucho más claras. Como se esperaba, esperó atrás para lanzar contraataques apoyado en la movilidad de Ezequiel Lavezzi, la velocidad de Lucas Moura y el talento de Ibrahimovic. El error del equipo francés en esa primera mitad fue perdonar.

Pero mientras el conjunto azulgrana tenga a Messi, siempre podrá vivir más tranquilo. A los 38 minutos, Dani Alves puso un sensacional pase con el exterior sobre el desmarque del argentino, que decidió con un disparo cruzado.

El resumen de la primera parte fue simple: el PSG perdonó y Messi no lo hizo. Lo peor para el Barcelona fue la lesión de “ la Pulga”, quien fue sustituido al descanso por un problema muscular, algo inédito en el argentino durante los últimos años.

La segunda mitad mostró las carencias del PSG, al que le costó mucho crear juego. Apenas pudo recurrir a los balones parados para crear alguna oportunidad.

A cambio, el Barcelona vivió muy cómodo con su posesión de balón, que le sirvió más para defenderse que para atacar. Aunque también tuvo ocasiones, pero Alexis Sánchez volvió a mostrar su enorme crisis de confianza fallando dos claras.

La falta de ambición del Barcelona le costó dejar vivo a su rival y este lo aprovechó. A los 79 minutos llegó el primer gol local: un remate de Thiago Silva al palo y el remate posterior de Ibrahimovic a gol en claro fuera de juego.

Luego, más problemas para el Barcelona: también perdió a Mascherano, lesionado. El equipo azulgrana también tiene a Puyol en la enfermería, por lo que se quedó sin centrales para acompañar a Piqué.

Pero al rescate del Barcelona acudió Salvatore Sirigu. A los 89 minutos, el arquero del PSG salió a destiempo y atropelló a Alexis Sánchez en el área, lo que se tradujo en un claro penalti que transformó Xavi. El encuentro siguió y en plena locura llegó un tanto más. Lo consiguió Matuidi en la jugada final, con un disparo aparentemente sencillo que se le coló a Valdés. El PSG celebró el empate: dejó abierta la eliminatoria y el Barça jugará la vuelta previsiblemente sin Messi y con Piqué como único central de primer nivel.

Tags:

Lee también

Comentarios