Lo más visto

A uno del trébol

Solo Wimbledon le falta a Stan para tener el Grand Slam.
Enlace copiado
A uno del trébol

A uno del trébol

A uno del trébol

A uno del trébol

Enlace copiado
Con el trofeo de campeón del Abierto de Estados Unidos a su lado, Stan Wawrinka tuvo que darle respuesta a una pregunta que hace apenas tres años era inconcebible: ¿Podrá completar la colección de títulos de Grand Slam?

El del US Open, conquistado el domingo tras vencer en cuatro sets a Novak Djokovic, se sumó a los que el suizo obtuvo en el Abierto de Australia en 2014 y el Abierto de Francia 2015. Al menos una corona de Grand Slam en los tres últimos años por parte de un tenista que por mucho tiempo había estado a la sombra de su compatriota Roger Federer.

Si gana en Wimbledon de 2017, Wawrinka podría convertirse en el octavo hombre en la historia en coronarse en las cuatro grandes citas.

“¿Lo tuyo es un plan sistemático para ganar títulos de Grand Slam?”, lo cuestionó un periodista. Y Wawrinka sonrió ante la interrogante.

“¿Y qué? ¿Me estás diciendo que el año próximo solo tengo que enfocarme en Wimbledon? No existe un plan”, declaró Wawrinka. “El único plan es exigirme al máximo para ser el mejor tenista posible. No soy tan bueno como para decir: ‘Ok, me propongo ganar un Grand Slam este año’. No”.

Pero lo cierto es que a Wawrinka hay que tomarle en serio por ostentar un récord perfecto en sus últimas 11 finales disputadas en el circuito, con un 3-0 en las definiciones de Grand Slam. La última final que perdió fue en junio de 2013.

Y el césped de Wimbledon está en su mira. No por nada contrató a Richard Krajicek, el holandés que se coronó en el All England Club en 1996, como su asesor en la última temporada de torneos sobre césped. La idea es mejorar la volea, esencial para esa superficie, y así complementar su excepcional revés de una mano y su saque.

“Está muy lejos. Falta demasiado para ponerse a pensar sobre Wimbledon”, afirmó Wawrinka. Pero en el fondo, el Grand Slam lo llama.

Lee también

Comentarios