Lo más visto

AMO DEL AIRE

EDUARDO POMA LLEVA YA 43 AÑOS COMO PILOTO Y LOS QUE VENDRÁN.
Enlace copiado
AMO DEL AIRE

AMO DEL AIRE

Réplica. La aviación ha sido una pasión de la familia Poma a lo largo de décadas.

Réplica. La aviación ha sido una pasión de la familia Poma a lo largo de décadas.

AMO DEL AIRE

AMO DEL AIRE

Enlace copiado
Cuando a Eduardo Poma se le pregunta qué significa para él la aviación, la primera palabra que sale al vuelo es pasión. Y es que desde muy pequeño comenzó a tener contacto con los aviones cuando su padre lo llevaba al aeroclub ubicado en Ilopango.

Poma segura que la aviación le ha permitido descubrir un mundo diferente en el que no existen los límites. “Abre muchos horizontes en relación con los que no vuelan. Uno puede ir más fácil a otros lugares y aterrizar donde ni siquiera llegan los carros”, detalló.

Poma pilotea un Fouga Magister CM 170 de fabricación francesa de 1963 que adquirió hace 22 años. “Cuando vuelo el avión es mi traje. Me ha dado muchas satisfacciones. Es increíble que después de años y años y muchas horas de vuelo y experiencias uno llega a conocerlo tan bien”, apuntó el piloto, presente en los show aéreos y quien no será excepción en la realización de un nuevo evento el próximo fin de semana.

Uno de los lugares preferidos de don Eduardo para volar es Alaska. Cuenta que en ese país la mayoría de personas se transporta en avión cuando viaja al interior. “Uno puede volar por horas sin ver una casa o una persona. Está uno solo con la naturaleza. Esa libertad es la que me apasiona”, explica.

Para el show aéreo 2017, Poma es uno de los cinco salvadoreños que darán un espectáculo en el aire a los más de 40,000 salvadoreños que se espera lleguen al aeropuerto de Ilopango.

Cada vez que don Eduardo se alista para un show, cuenta que se enfoca en la rutina que realizará. “La repaso una y otra vez. A la hora de volar uno no puede improvisar, no se puede hacer eso”.

ENTREGA

Poma planea seguir en la aviación “al menos 20 o 25 años más, los que Dios quiera darme”. Por el momento no piensa en el retiro y además combina su pasión en el aire con la restauración de aviones.

El piloto nacional compra aviones que algunos ya dan como chatarra y se da a la tarea de restaurarlos. En el hangar del aeropuerto de Ilopango tiene tres que están en ese proceso; además de tres más a los que está haciéndoles mejoras y que ya están reparados.

“Para mí es una satisfacción dejar un avión como nuevo cuando ya lo han considerado chatarra. Son aviones que tienen un significado, han sido trascendentales en la historia”, comentó el experimentado pilot, a las puertas de un nuevo evento el fin de semana.

Lee también

Comentarios