Lo más visto

Águila, un ave errante

Águila se mostró gris y dejó serias dudas antes del inicio del torneo, al perder ayer con Santa Tecla
Enlace copiado
Águila, un ave errante

Águila, un ave errante

Águila, un ave errante

Águila, un ave errante

Enlace copiado
Con goles de Gerson Mayén y Léster Blanco, Santa Tecla desnudó ayer la pobreza de un Águila que no mostró si tiene idea de a qué juega, a una semana del arranque del torneo.

Aún ayer era pretemporada, pero a falta de una semana para el torneo esta versión del Águila preocupa, ya que si no salió goleado fue por obra y no gracia de Josué Coreas. Obrero para tapar pero sin gracia en la jugada en que, prácticamente, regaló el segundo gol al rival.

Santa Tecla fue mejor. Desde el primer minuto le quitó la pelota al Águila y la hizo su posesión.

Tan solo pasaron dos minutos y Léster Blanco probó los guantes de Coreas con un buen cabezazo en el área, pero el portero reaccionó mejor al despejar con una mano. Luego, pasó un cuarto de hora y Joel Almeida seguía tranquilo en su arco, viendo en primera fila el dominio de Tecla, que con poco le bastaba para someter al cuadro oriental en su propio campo.

Nicolás Muñoz respondió con un disparo flojo, suave, demasiado fácil para el portero mexicano. De los extranjeros nuevos de Águila no se tenían noticias: estaban perdidos.

Claras las cosas por ese inicio de encuentro, se reflejó quién sabe a lo que juega y quién no, porque Santa Tecla tomó el protagonismo, a diferencia de Águila, que dependía mucho de individualidades como Nico, quien por sí solo tampoco podía dañar la retaguardia de los pericos.

Un aviso de los tecleños llegó a la media hora del encuentro con un disparo fuerte desde fuera del área por parte de Juan Barahona, quien obligó a Coreas desviar el balón a tiro de esquina.

Una escapada de Santos Ortiz y un centro que bañó a la zaga del Santa Tecla, pero no encontró ningún compañero para rematar fue el único intento emplumado. Pero, como respuesta, los pupilos de Corti tuvieron dos claros intentos más. Primero, Maldonado remató alto y a las gradas; después, Ricardinho disparó a quemarropa a Coreas, que volvió a sacar una gran atajada.

Descontrol y gol

Águila era un caos. Más dedicados en reclamar al árbitro sobre una mano en el área de los pericos que en producir fútbol. No sumaba ni cuatro pases seguidos, porque buscaban la individual, y casi siempre la perdía con el rival.

Y así como el mínimo esfuerzo nunca tiene recompensa, tampoco la suerte es eterna. Por eso mismo y por la superioridad de Santa Tecla, el equipo perico abrió el marcador a los 61 minutos, con anotación de Gerson Mayén, quien se encontró una pelota en el área grande que envió Ricardinho desde la banda derecha. Mayén se barrió para mandar el balón al fondo y hacer justicia al trámite que había tenido el juego.

Aunque parecía difícil que Águila jugara peor, lo consiguió. Producto de eso Santa Tecla creció y sentenció el resultado. Léster Blanco anotó de cabeza el segundo tras un buen servicio aéreo de Juan Barahona tras una horrible salida de Coreas. Motivos para preocuparse. Y muchos en el nido.

Lee también

Comentarios