Alianza tira el torneo

Un pálido equipo capitalino no pasó del empate con Dragón y se alejó de las semifinales.
Enlace copiado
Carrera. Johnny Ríos, de Dragón, evita la escapada del aliancista Jorge Drovandi.

Carrera. Johnny Ríos, de Dragón, evita la escapada del aliancista Jorge Drovandi.

Alianza tira el torneo

Alianza tira el torneo

Enlace copiado
Segundo partido del Alianza con Rubén Alonso y la victoria sigue sin llegar. El cambio de entrenador sigue sin dar frutos para los paquidermos, que ayer empataron a un gol con el Dragón, un equipo que se les paró bonito sin necesidad de entrenar toda la semana anterior debido a la deuda salarial que sufre la plantilla.

Alonso tenía la oportunidad de demostrar que con 11 hombres en la cancha sí podía hacerle frente al partido y montó su estrategia hacia adelante. Un solo contención, Érick Molina, rodeado de ofensivos como Gustavo López, Matías Córdoba y Jorge Drovandi, para dejar a Jonathan Philippe y Rodolfo Zelaya en punta.

Si la idea era asfixiar al Dragón, lo consiguió porque al visitante, huérfano de alguien que le maneje la pelota en la media, le costó alejar a los albos de su área y al 6’ Córdoba ya había obligado una estirada de Meme González, con un disparo cruzado que el meta mandó a tiro de esquina.

Hacía mella que el cuadro mitológico había pasado muchos días sin entrenar, pero su primer gol lo encajaría por la viveza de Zelaya, en el cual Alonso confía ciegamente, y quien le respondió con la jugada del 1-0. En el 14’ el delantero perseguía un pase largo y cuando se metió en el área sintió el asedio de Johny Ríos a sus espaldas, por lo que decidió vender una supuesta falta y el árbitro Ismael Cornejo vio penalti donde otros solo vieron una buena actuación. Zelaya ganó el pleito por ver quién cobraba la pena máxima y marcó su primer gol del torneo.

Con esa diana el partido se abrió a favor del cuadro blanco. El Dragón tenía pocas opciones hacia el ataque y Zelaya había ganado confianza con su gol, lo que generaba confianza en su sistema de juego. Corría, pedía la pelota, gambeteaba y trataba de sorprender con otras faltas simuladas cerca del área. Pero lo que comenzaba a ser una virtud para el cuadro anfitrión se hizo cansino con el pasar de los minutos.

En el 40’ Alonso tuvo que realizar su primer cambio obligado al lesionarse el defensor central juvenil Olivier Ayala. Entró Edson Meléndez y aunque no mermó el rendimiento defensivo albo, el segundo tiempo exigiría más aplicación.

Lo anterior porque el equipo esmeralda se soltó tras el descanso y al 55’ Rómmel Mejía se tuvo fe para probar a la portería alba. Se zafó de un débil marcaje de Córdoba y luego se quitó a Ramón Martínez de Paz, hasta que vio un claro y disparo a ras de césped, metió la pelota pegadita al poste derecho de la meta que defendía Iglesias, para un frío y certero 1-1.

Con la paridad el Alianza estaba obligado a gastar cartuchos, pero ninguno dio resultado. Tuvieron tantos ellos como Dragón, pero ninguno acertó, así que todo acabó en empate y la silbatina para el equipo blanco. Hoy más mito que nunca.

Tags:

  • Alianza
  • Dragon
  • LMF
  • Fito
  • Clausura
  • 2015

Lee también

Comentarios

Newsletter